Una frase puede salvar muchos árboles

(Este artículo forma parte de la iniciativa Blog Action Day, que este año reúne a todos los bloggers del mundo que lo deseen para escribir en relación al “Cambio Climático”.)

Me da mucha tristeza observar que cada día se siguen imprimiendo cantidad de correos electrónicos, hojas de cálculo y otros documentos, sólo para verlos en la basura al cabo de 3 horas. Siempre pienso ¿de verdad le dieron algún uso productivo a ese papel?

No soy nada fundamentalista en estos temas, creedme, pero pienso que, para hacer nuestro trabajo, no es necesario imprimir muchas de las cosas que imprimimos. Lo peor es que, muchas veces, imprimimos sólo porque podemos hacerlo, como un acto reflejo. Luego nos damos cuenta que no nos hacía falta la copia impresa y la tiramos a la basura sin ningún pudor. O la enterramos en el archivo y nos olvidamos de ella para siempre :-(

Por eso, desde hace tiempo llevo poniendo una frase al final de todos mis correos electrónicos, que reza:

POR FAVOR, TENGA EN CUENTA EL MEDIO AMBIENTE ANTES DE IMPRIMIR ESTE CORREO

No sé el efecto que tenga esta frase en realidad, ni cuánta gente la lee y se sensibiliza con su mensaje. Sólo se que seguiré poniéndola en todos mis mensajes, con la convicción de que estoy contribuyendo, aunque sea humildemente, a reducir el impacto en el cambio climático.

¡Únete a la inciativa! Añade la frase al final de todos tus correos electrónicos. No te cuesta nada.

Y ya puestos, considera también reducir tu archivo de papel, o crear tus propias libretas ecológicas en lugar de comprarlas.

Foto por Petr Kovar

7 comentarios

  1. Estoy contigo. En mi empresa hace ya unos años que hemos optado por imprimir “lo justo” y manejar todo en pdfs y doc.

    Sin embargo sigue habiendo ocasiones en que es mucho más rápido y ágil trabajar determinados asuntos con papel. El “clic” e ir de pantalla en pantalla todavía no alcanza a la rapidez de tener en la mesa desplegadas las hojas.

    Pero poco a poco vamos avanzando.

  2. Cuando yo leía ese aviso al final de los emails, siempre me asombraba, del mismo modo que si hubieran escrito “no le dé lametones a la pantalla” .

    “Pues claro que no voy a imprimir este email. ¿para qué iba a hacer esto? Sería como transcribir una llamada de teléfono.”

    Luego trabajé con una señora, puesto medio/altode un empresón público, que cada mañana se imprimía TODO su correo electrónico, se lo plantaba en la mesa y los leía uno por uno. Igual que cuando lo que se pasaban eran circulares…

    El extremo Monty Python es el del jefe de una amiga, que le hacía invertir una buena parte de su jornada laboral en imprimir todos los mails y ARCHIVARLOS.

    Claro, desde entondes entendí por qué es necesaria la coletilla….

  3. Pingback: Blog Action Day: Iniciativa contra el cambio climático. « Blog y Rapunzell

  4. @Rapunzell:

    Sin necesidad de toparte con gente desequilibrada como la que mencionas, todavía hay muchos que siguen imprimiendo por si acaso…

    Créeme, la coletilla es necesaria. Mucha gente normal está demasiado ligada a las rutinas, o simplemente carecen siquiera del sentido común de un gasterópodo, y hay que recordárselo todo el tiempo.

  5. Me parece genial la idea, y tienes toda la razon que sucede una vez despúes de imprimir un documento

  6. Si, tienes toda la razón. Aunque la tecnología sigue avanzando cada año (hace poco me acabo de comprar un lector de libros electrónicos que funciona de maravilla), es cierto que todavía no hay nada que supere el tener todos los papeles que necesitas esparcidos por la mesa. Y esto que quede entre tú y yo, ahora que nadie nos lee: no creo que nunca llegue a haber algo parecido ;-)

    Pero aunque no se elimine el uso del papel por completo, siempre podremos reducir nuestro impacto significativamente.

Deja un comentario