Tres aspectos claves de las I Jornadas de Innovación de ÓPTIMA LAB

Etiqueta Bio

Los pasados días 5 y 6 de septiembre tuvieron lugar las I Jornadas de Innovación de ÓPTIMA LAB, en El Escorial (Madrid). A ellas asistieron los que yo considero algunos de los mayores expertos españoles en productividad: José Miguel Bolívar, Antonio José Masiá, Paz Garde, David Sánchez, Cruz Guijarro, Jesús Serrano y Silvestre Segarra.

Por desgracia, me fue totalmente imposible asistir a ellas, principalmente por la distancia y los compromisos que tengo actualmente. Sin embargo, puede darle cumplido seguimiento en las redes sociales. Y la verdad, no me decepcionaron.

I Jornadas de Innovación de ÓPTIMA LAB

Del espíritu de estas jornadas, hay 3 aspectos que me parecen clave y que verdaderamente suponen una innovación en cuanto a la forma en que debe plantearse la productividad en las organizaciones.

Comunidades de Práctica

El primer concepto que me parece fundamental es el de la Comunidad de Práctica, o CoP (por sus siglas en inglés). Entorno a este blog yo vengo desarrollando, desde hace ya varios años, una comunidad de interés en productividad personal y GTD. Sin embargo, como consultor artesano que soy —un consultor al que le gusta hacer bien su trabajo porque le apasiona y por el simple hecho de hacerlo bien—, es importante ir más allá de la comunidad de interés.

Participar activamente en una comunidad de práctica me permite compartir mi experiencia en el uso real de la productividad personal, y en el desarrollo de las actividades propias de la consultoría. Y también, claro, beneficiarme de la experiencia de los demás miembros de la comunidad.

En este sentido, la idea de formar CoPs de consultores, por ejemplo, donde la información fluya y se comparta libremente, es una verdadera innovación, especialmente en una profesión, la de la consultoría, en la que generalmente se suelen formar círculos cerrados y exclusivos.

Al final, que los consultores se organicen en CoPs proporciona un inmenso valor añadido a sus potenciales clientes. Gracias a las CoPs, los clientes pueden beneficiarse de una comunidad de consultores artesanos reconocida por su ética, conocimientos y altos estándares de trabajo. Y también de lo que yo llamo experiencia expandida, es decir, de que la experiencia puesta sobre la mesa no es sólo la del consultor en turno, sino la de toda la comunidad que está detrás de él.

Enfoque en las personas

El segundo aspecto clave de innovación es el enfoque en las personas dentro de las organizaciones. Tradicionalmente, las organizaciones se han olvidado de la importancia que tienen las personas en los procesos de cambio. Y es un hecho que ninguna organización cambia si no hay un deseo sincero de cambiar por parte de las personas que las forman.

Por eso, cuando se intenta mejorar la productividad en las organizaciones —que es lo que a mi me toca—, hay que enfocarse en las personas. La mejora de la productividad personal de cada una de ellas influirá, con el tiempo, en la mejora de la productividad del grupo, mediante un proceso de “ósmosis” colectivo.

Enfocarse en las personas tiene varias consecuencias profundas, como la necesidad de abandonar las estructuras jerárquicas, ceder autonomía a los trabajadores, y dejar que se auto organicen de manera natural. Desde luego, algo que va en contra de los paradigmas empresariales actuales.

Redes productivas

El tercer y último aspecto de innovación es el denominado trabajo en red, o redes productivas. Las redes productivas, donde cada nodo es un ente autónomo y generalmente remoto, suponen un cambio sustancial con respecto al tradicional concepto de trabajo en equipo.

Para empezar, se requiere el dominio suficiente de la tecnología como para permitir la comunicación fluida entre los nodos. También es necesario que cada nodo pueda trabajar de manera autónoma, sin la supervisión de otros nodos. Pero sobre todo, es necesario que los nodos tengan la capacidad de participar en la toma de decisiones colectivas de manera rápida y ágil.

Para conseguir esto último es necesario hacer uso de uno de los conceptos a mi juicio más innovadores, lo que Paz Garde denomina toma de decisiones por consentimiento integrativo, que se contrapone a los tradicionales mecanismos de consenso grupales.

En el consentimiento integrativo surgen expresiones como “el que la propone, se la come”, que no por graciosas dejan de tener un significado profundo —en este caso, compromiso activo con tus ideas—; o la necesidad de trabajar con hechos relevantes, no simples opiniones personales, para hacer progresar el trabajo y los resultados de la red como un todo.

Tendré ocasión más adelante de escribir largo y tendido sobre este y los demás conceptos, porque de verdad que todos ellos merecen un tratamiento exhaustivo.

8 comentarios

  1. Muchas gracias Jero!
    Me ha encantado el post. Tendremos que incluir tu cara en esa foto con un poco de photoshop porque realmente estuvimos “enredados”
    Un abrazo!!! y espero verte pronto!!!

  2. Jero, como comenta el resto, estuviste muy presente. Además, nos debes un paso por la “cocina del infierno”, porque al ritmo que vamos en un par de meses vamos a tragar fuego directamente y además de artesanos seremos artistas.

    Gracias por ser partícipe de mi trabajo, sin duda ayudó a que todo saliese mejor. Por cierto, me hicieron exponer el primero… atajo de…. ;-)

    Un abrazo

Deja un comentario