Reduce tus relaciones sociales para cumplir tus objetivos

Fiesta

Foto por dpstyles (via Flickr)

Artículo original escrito por Jero Sánchez. Sígueme en Twitter.

Vivimos en una generación en que la cada día hay que ser más sociales, conocer más gente y, por supuesto, “cultivar” esas relaciones como se merecen. Al fin y al cabo, somos animales gregarios, y estamos hechos para relacionarnos unos con otros. En este sentido, la tecnología no ha hecho más que facilitar el asunto, permitiéndonos mantener redes de contactos de cientos, y hasta miles, de personas. Algo absolutamente impensable para una persona promedio a mitad del siglo XX. Twitter, Facebook y otros servicios hacen que esto sea muy sencillo, incluso para los niños.

Conste que no tengo nada en contra de las relaciones sociales, todo lo contrario. Me considero un gran conversador y disfruto mucho de la compañía de mi familia y mis –pocos y muy escogidos– amigos. Sin embargo, tengo muy claro que mantener una vida social más allá de un cierto umbral tiene un costo muy elevado que no estoy dispuesto a pagar.

Tener cientos de conocidos es algo muy atractivo, si no fuera por un pequeño detalle: mantener todos esos contactos implica tiempo y recursos personales que podrías utilizar para otras cosas más importantes. Constantemente oigo a mi alrededor a muchas personas quejarse porque no tienen tiempo para empezar a hacer ejercicio, dedicar más tiempo a su familia, empezar ese proyecto personal que llevan posponiendo desde hace años, o cualquier otra cosa que consideran importante. Y acto seguido aceptan la primera invitación que les hacen para ir a una fiesta, o simplemente se enfrascan por horas en Facebook o Twitter.

Si hacemos un ejercicio de honestidad y contamos las personas que realmente aportan algo valioso a nuestras vidas, estoy seguro de que no saldrán más de 20, entre familiares y amigos. Esas son las personas a las que querrás dedicarles tiempo de calidad. Claro, habrá muchas más personas con las que pasas buenos ratos y con las que te reúnes más o menos a menudo. Sin embargo, en realidad no marcan una verdadera diferencia en tu desarrollo personal y emocional. Por tanto, no deberías pasar con ellas más tiempo del estrictamente necesario –en ocasiones, ninguno.

Sé que esto puede sonar un poco frío y calculador para algunos, pero creedme: dejará de pareceoslo en cuanto penséis en la cantidad de cosas importantes –me refiero a cosas que queréis y que nunca tenéis tiempo de hacer–, a las que renunciáis por mantener esas relaciones sociales.

¡Cuidado! No estoy diciendo que tengamos que recluirnos en casa como si fuéramos ermitaños, o cancelar todas nuestras cuentas en redes sociales. La idea no es ser antisocial, sino elegir mejor cuánto tiempo queremos dedicar a los demás –en lugar de a nosotros mismos y las cosas que nos importan– y, sobretodo, a quién queremos dedicárselo.

Y tú, ¿tienes tiempo para hacer las cosas que quieres? ¿Crees que dedicas demasiado tiempo a los demás? Comparte tu opinión en un comentario.

26 comentarios

  1. Pues mi experiencia es más bien la contraria. Echo de menos más interacción real con mis contactos. Se de su vida por facebook, pero me gustaría poder quedar con ellos con más calma. Tomarme un café tranquilo y hablar. Cuando lo hago, redescubro su amistad y eso nos ayuda mucho.
    Esto, claro está, no tiene nada que ver con los compromisos sociales forzados de los que hablas.

    • @Aitor:

      No dudo que te encantaría tener más interacción con la gente que conoces –aunque sea virtualmente. Pero, ¿realmente ello te ayudará a alcanzar tus objetivos? A lo mejor sí, siempre que esa interacción sea meditada y consciente. O puede que no, especialmente si te limitas a pasar 3 horas en Twitter enviando mensajes sobre por qué el árbitro no dio por válido el gol de Inglaterra contra Alemania ;-)

      En fin, estoy seguro que entiendes mi punto de vista. La idea es que las relaciones sociales pueden ser maravillosas, pero también pueden –y suelen– ser una sangría de recursos personales si no tomamos cartas en el asunto.

  2. Pues no estoy muy de acuerdo. ¿Es más importante tu trabajo/ objetivos que tu vida? ¿Cómo sabes de entrada que alguien nuevo no te va a aportar nada? ¿Tan autosuficiente puede uno llegar a ser que nada que los demás te pueden ofrecer te hará crecer?

    Si tienes algo que hacer hazlo, pero la vida son relaciones sociales y personales. Te ayudan a crecer, a mejorar y descubrir nuevos campos.

    El que no se relaciona se mantiene en su “campo de seguridad” para hacer sus cosas pero se quedará igual que está ni mejor ni peor, en cambio si te relacionas puede que descubras algo nuevo. No todo está en los libros, la vida es un libro abierto.

    • @Shinfu:

      Si tus objetivos personales tienen que ver con tener cientos o miles de contactos, entonces te doy la razón. Pero estoy seguro que tus objetivos personales –me refiero a lo que realmente te importa en la vida– será algo más que conocer a cientos de personas. Desde ese punto de vista, creo que sí, mis objetivos personales son más importantes que el número de contactos que tengo en el Twitter.

      Así que siento discrepar de tu opinión, pero no creo que la vida sean relaciones sociales y personales. Cuando mucho son sólo una parte de ella –a veces ni siquiera las más importante– de ella.

      Dicho lo cual, por supuesto que no debemos cerrarnos a conocer nuevas personas. Como dices, conocer gente nos permite crecer personal y profesionalmente. El problema es que muchos cultivamos relaciones que no llevan a ningún sitio, o participamos en redes sociales sin un propósito claramente definido dentro de nuestro plan de vida.

      En definitiva, seamos selectivos con las relaciones que buscamos y cultivamos. Entre otras cosas porque, si de verdad queremos relaciones valiosas, necesariamente tendremos que limitarlas en número –nadie puede atender como es debido 300 relaciones al mismo tiempo :-)

  3. Hola. Nunca escribo pero leo el blog y está muy bueno. Lo que me parece que lo que logran las redes sociales en cuanto a la profundidad de la relación humana, es muy poco (nótese por ejemplo la falta de discrepancias por ejemplo en Facebook y ni nablar de las limitaciones de Twitter). Yo ya lo he pensado y me desactivé hace tiempo de las mismas, previamente me había alejado del messenger y otros similares a causa de su excesivo insumo de tiempo. Hoy prefiero utilizar esos minutos diarios en una selección de pocos blogs. Aprovecho a saludarlos y felicito tanto a quien escribe este blog como a sus comentaristas. Muy útil.

    • @Mariano:

      Gracias por seguirme en silencio, y ahora por dejar tu comentario ;-)

      Creo que cada vez más personas como tú se dan cuenta del sinsentido de tratar de cultivar cientos de relaciones. Sencillamente no es posible. Es más, muchos de nosotros tenemos relaciones –no necesariamente virtuales– que son una carga más que un valor añadido. Esas también deberían desaparecer.

      Yo no quiero “amigos” que sólo me llaman para pedir consejo, o quejarse de la vida sin hacer nada para cambiar su situación; quiero amigos a los que poder aportar y que me aporten valor, que me ayuden a crecer, a aprender y, por supuesto, con los que puedo pasar buenos ratos. Lamentablemente, ningún mortal puede ser realmente valioso para cientos de personas –salvo por medios como un blog, que de todos modos tiene sus limitaciones en cuanto a relación social se refiere.

      Es por eso que digo que debemos limitar nuestras relaciones a un número más o menos pequeño, si es que realmente queremos reservar algo de nuestros recursos personales para avanzar en nuestros propios proyectos y objetivos.

  4. ¡Parece que este cambio de ritmo realmente te ayudó a ganar perspectiva! ;)
    Si, en general estoy de acuerdo.
    En el blog de David Allen una vez leí un post donde alguien de su equipo explicaba como hacer y organizar un archivo de “conocidos”.Con cuatro categorías de conocidos.No me acuerdo exactamente.Pero creo que esas 20 personas serian la primera categoria, o la primera y la segunda.La idea era tener una lista donde la gente que no vemos muy seguido tenga acciones siguientes relacionadas con ellos.De manera que podríamos hacer cosas con ellos sin usar demasiado tiempo y atencion.

    • @Catriel:

      No había oído hablar del archivo de conocidos, pero parece una idea interesante –no como forma de tratar a tus conocidos, sino como un medio de gestionar muchos contactos, ojo. Porque una cosa es tener pocas relaciones personales intensas y de calidad, y otra muy distinta es que no puedas conocer a muchas más personas, por razones de trabajo o simplemente porque te guste.

      Excelente aportación al tema :-)

  5. “La idea no es ser antisocial, sino elegir mejor cuánto tiempo queremos dedicar a los demás –en lugar de a nosotros mismos y las cosas que nos importan– y, sobretodo, a quién queremos dedicárselo.”

    Este post desde luego promete ser un foro de diferentes puntos de vista. El mio lo tengo muy claro, internet esta apartado a momentos muy puntuales de 15 minutos, como recompensa a tareas concluidas, o por la tarde-noche, para ver series o peliculas que ya no puedo ver desde que instalaron la TDT, y yo no me molesté en comprar el decodificador, ni intención para comprarlo.

    En cuanto a las relaciones sociales (que no redes sociales como Facebook o similares) son las que mas me aportan, compartir logros personales y comunes con amigos y familiares no tiene comparación.

    La frase del principio del comentario, creo que resume en algun modo el post y así lo has resaltado. A mi me ha recordado a la pelicula Wall-e, cuando los humanos de la nave estan satisfechos de sus vidas. Sin embargo el punto de inflexion en sus vidas se nota en un momento de contacto humano, aqui es donde son felices, y ahí es donde rompe el post. Mis amigos y familiares no rompen mis objetivos, somos una escalera mutua para conseguir los mismos.

    Un afectuoso saludo.-

    • @Elsapo:

      Creo que el ejemplo que pones de Wall-e no rompe mi post, más bien al contrario. Precisamente la idea que trato de transmitir es que debemos cultivar relaciones especiales, que tengan un sentido para nosotros. El problema es que no es posible tener más de un cierto número –generalmente pequeño– de relaciones de ese tipo. Como tú, yo dedico tiempo a cultivar mis relaciones con la familia y unos cuántos amigos –esos que, como dices, no sólo no rompen mis objetivos sino que los refuerzan. Pero al mismo tiempo trato de reducir al máximo el tiempo que “pierdo” con otras personas que no entran dentro de ese círculo.

      Por supuesto, eso no quiere decir que no puedan entrar y salir personas de ese círculo. De hecho lo hacen más a menudo de lo que nos imaginamos :-)

  6. Todo o casi todo en esta vida tiene un lugar y un momento… y en este caso un tiempo. Creo que cuando eres más jóven y estás en el insituto o universidad, estás deseoso de conocer gente, estilos de vida, sensaciones y experiencias nuevas, y todo es genial, la gente que conoces siempre te aporta algo y quieres conocer a más. Luego empieza tu vida “laboral” y una cierta independencia, y las prioridades comienzan (sin darte cuenta muchas veces) a cambiar, con lo que te vuelves más selectivo y lo que antes te aportaba algo ya no lo hace, deja de ser nuevo y pasa a ser más de lo mismo con lo que te apetece tener menos cantidad (de conocidos) y más calidad (de amigos); y todo esto te lo da vivir la vida y la experiencia. Con esto quiero decir que lo que a mi me parecía genial a los 17 ya no me lo parece a los 34 y lo que ahora me produce unas sensaciones y una forma de pensar, seguro que a los 60 no será igual. Yo ahora quiero tener los amigos de verdad justos para dedicarles todo el tiempo posible y no tener que decir: Mira a “tal” antes éramos muy amigos y no se por que perdimos en contacto…; y entiendo a la gente que facebook y twitter es un sitio para relaccionarse. TODO EN SU TIEMPO

    Salvo excepciones, claro ;)

    Un saludo

    • @Juan:

      Estoy de acuerdo contigo en que, cuando somos jóvenes, somos más vulnerables a caer en el exceso de relaciones sociales. El mundo se abre ante nuestros ojos, nos deslumbra y nos dejamos llevar –como los insectos nocturnos se dejan llevar por la luz de una bombilla. Sin embargo, algunas personas mantienen esa actitud toda su vida, quizá por su carácter extrovertido, o puede que tratando de cubrir una necesidad que no son capaces de cubrir por sí mismos.

      En cualquier caso, un exceso de relaciones sociales siempre, siempre te resta recursos para dedicar a otras cosas que pueden ser más importantes. En realidad, sólo entiendo esta actitud si no tienes otras metas en tu vida que conocer mucha gente –y para ser sincero, si alguien me dice que sólo quiere conocer gente, pensaría que se está engañando a sí mismo y que nunca ha realizado un análisis serio de su misión y valores; pero ese es otro tema ;-)

  7. Hola

    Estoy totalmente deacuerdo contigo, no es posible tener cientos de amigos y darles el tiempo y dedicación a cada uno de ellos, mas sin embargo si tenemos una cuenta en Facebook grande, tiene que ser con objetivos claros (en mi caso he conseguido a la mayoria de socios y clientes por medio de Facebook) es necesario interactuar con la gente que hace el primer contacto, es decir, si yo comparto un post en facebook y alguien comenta ese post, yo respondo a ese comentario y de esta manera empezamos con la interacción con el PROPOSITO de entablar mas que una relación de amistad..mi proposito es crear confianza con el objetivo que esta persona me pregunte sobre mi negocio..
    En fin, las redes sociales son para socializar..
    Saludos
    Magali

    • @Magali:

      No confundamos el uso de Facebook o Twitter para contactar personas por motivos comerciales, con las auténticas relaciones personales. Por supuesto, todos podemos conocer –y de hecho conocemos– a cientos de personas. Pero ello no quiere decir que debamos dedicarles nuestro tiempo de igual forma a todos ellos.

      Por supuesto, el uso intensivo de las redes sociales me parece genial siempre que sea con un propósito en línea con tus metas personales –en tu caso, construir un negocio o, en mi caso, desarrollar un blog.

  8. Jero, me he explicado mal. No me refería a aumentar mi presencia online comentando goles :D, sino al revés, potenciar mi presencia off-line. Que se echa de menos el contacto 100% personal y en este sentido, aumentar el contacto con más gente es muy positivo, sin llegar a abrumar. Por ejemplo, no estaría de más conocer a una persona nueva cada día. Recomiendo un vistazo a este blog: http://www.keithferrazzi.com/ autor de “Never eat alone”

  9. Jero,

    Fíjate que estoy aprendiendo mucho de tí, creo que eres una de esas personas que poco a poco se van convirtiendo en mentores para una vida mucho más organizada.

    Creo que de las cosas que en verdad tengo que aprender es a no volverme tan dependiente de la gente, creo que poco a poco me he ido dando cuenta de que lo que realmente necesito es cultivar mi reciente matrimonio y muchas veces eso no se logra en comunidad.

    Me siento identificado con muchas cosas que plasmas en el blog y espero seguir creciendo y aprendiendo para llegar a tener un blog tan consolidado como el tuyo.

    Saludos

    Omar Carreño

    • @Omar:

      Gracias por tus palabras, una vez más. Créeme que yo aprendo de vosotros quizá tanto o más que vosotros de mi :-)

      Te animo a que continúes por el camino que has iniciado. Enfócate en la gente que tienes alrededor y disfruta de su contacto. ¡Por algo las has elegido!

      En cuanto a tener un blog consolidado, siento que todavía me queda mucho por hacer. Pero es cierto que la situación ha cambiado mucho desde que empecé –para bien, por supuesto. Tú también lo puedes conseguir. El secreto: trabajar con disciplina y constancia ;-)

  10. Hola Jero!

    Mi opinión es que se trata de una cuestión de la “cercanía” o la “intensidad” de las relaciones personales.

    Cuando Roberto Carlos dijo que quería un millón de amigos, su criterio para considerarte su amigo era que supieras cantar! No dijo que te iba a agregar en Facebook y que iba a comentar en todas tus fotos ;)

    Problemas surgen cuando uno intenta tratar a todas las personas por igual para que “nadie se ofenda” o cuando simplemente caes en exceso de relaciones banales. Como tu bien dices, no se trata de irse al otro extremo en donde eres un ermitaño, o que para que una conversación tenga valor debe llevar a descubrir la cura contra el cáncer. Todos necesitamos de vez en cuando comentar el arbitraje del mundial, que de hecho, sí deja mucho que desear.

    En lo personal durante una época perdía mucho tiempo en el chat. En uno de mis empleos lo usábamos como parte del trabajo y se convirtió en un banquete de contactos de todo el mundo, unos hablando de trabajo, otros no, etc. Años después, ahora mis contactos están clasificados: Amigos cercanos, Familia, Profesionales/Negocios y “Todos los demás”.

    Al final es como la comida. Sólo porque comer es bueno no quiere decir que nunca pares de comer para hacer algo más!

    Saludos!

    • @Víctor:

      Como siempre, sintética y muy acertada tu observación. Efectivamente, al final no es más que una cuestión de cuán intensa o cercana queremos que sean nuestra relación con cada persona que conocemos. La idea de mi artículo es que sólo podemos/debemos tener relaciones intensas con unas pocas personas. Intentar cultivar relaciones cercanas con mucha gente no sólo no funcionará, sino que nos restará energía para alcanzar nuestras verdaderas metas.

  11. Una vez mi hermano me invitó a una red social, me di de alta, esbocé un perfil, subí una foto de mis tenis y después de cuatro meses de no utilizarla, la abandoné.

    Simplemente no es mi forma de conocer personas. Prefiero ir a un parque y empezar a platicar con un perfecto desconocido que comunicarme por algún servicio de internet.

    En alguna ocasión leí que el 70% de información de una conversación es lenguaje corporal, gestos con la cara, movimientos con las manos, inclinación de cuerpo y cabeza, etc.
    Si esto es cierto, el lenguaje corporal no existe en internet y lo que se escribe y lee es el equivalente al 30% de lo que se podría comunicar frente a frente.
    Mi conclusión sobre esto es que prefiero platicar durante 2 horas con una persona que pasar 6 horas frente a la pantalla leyendo lo que escribe.

    Estoy totalmente de acuerdo, es mejor tiempo de calidad que cantidad de tiempo.

    • @Hluot:

      Como tú mismo te diste cuenta, las redes sociales simplemente no son para ti –no encajan en tus objetivos y metas personales. Así que me parece perfecto que no las utilices.

      Efectivamente, las redes sociales no son buenas para transmitir emociones u otro tipo de comunicación no verbal –por eso, cuando muchos utilizamos las redes sociales para crear relaciones profundas terminamos fallando estrepitosamente. Sin embargo, su aparente punto débil es al mismo tiempo su punto fuerte. Cuando tu objetivo es comunicar información a un gran número de personas, no hay nada como las redes sociales.

      En resumen, las redes sociales son una excelente opción, siempre que sepas por qué, cuándo y cómo debes usarlas. Como todo en esta vida, debemos utilizar cada cosa para lo que es :-)

    • @So:

      La verdad, nos han enseñado desde niños a que no está bien ser “antisocial”, hasta el punto de que no querer responder el teléfono, no escribir cada semana a tus amigos, o renunciar a usar el Messenger, está muy mal visto. Pero la realidad, le guste o no a la gente, es que todo tiene un límite. Y la tecnología no ayuda mucho a establecer ese límite.

      No te sientas mal. Probablemente yo también sea considerado un antisocial por muchos ;-)

  12. “Por supuesto, eso no quiere decir que no puedan entrar y salir personas de ese círculo. De hecho lo hacen más a menudo de lo que nos imaginamos :-)”

    Por tal como me respondes malinterprete el objetivo del post. Gracias por la aclaración. Comparto ese punto de vista. Me ha encantado como me has cerrado la respuesta y va a las firmas de cuando le mando correo a mis amigos. Gracias.

    • @elvis:

      Las redes sociales roban mucho tiempo, pero no me refiero sólo a ese tipo de socialización. Las relaciones personales sin contenido también son una pérdida de tiempo –cumpleaños del primo del amigo, o bodas por compromiso, por nombrar solo algunos… ;-)

Deja un comentario