Qué son y cómo dibujar mapas mentales

Mapa mental

Foto por jean-louis zimmermann (via Flickr)

Artículo original escrito por Jero Sánchez. Sígueme en Twitter.

Son pocas las personas que se consideran productivas que no utilizan alguna variante de los mapas mentales para realizar su trabajo diario. Esta técnica, inventada por el doctor Tony Buzan, ha demostrado su validez en multitud de ámbitos, como la planificación de proyectos, la organización de ideas, el resumen de libros, o la preparación de presentaciones, por citar solo algunos ejemplos.

Los mapas mentales son, en esencia, un método de análisis que respeta la forma natural en que funciona nuestro cerebro. Nos permite organizar fácilmente los pensamientos según aparecen en nuestra mente, siguiendo las relaciones que existen entre ellos, lo que da como resultado un uso óptimo de nuestras capacidades mentales. Así que no sacar provecho de esta herramienta es como negarnos a utilizar el ordenador para nuestro trabajo diario.

¿Qué aspecto tiene un mapa mental?

Un mapa mental es un dibujo en forma de árbol –ver la imagen que ilustra este artículo– que representa un tema, como por ejemplo un problema a resolver o un proyecto que queremos llevar a cabo. Se puede comparar con un mapa de una ciudad, en el que la idea principal o tema constituye el centro del mapa, y de la que irradian las ideas más importantes relacionadas con la idea principal. A su vez, cada una de estas ideas de primer nivel se dividen en ideas secundarias, y así sucesivamente. Cuato más alejada del centro, más específica es la idea.

Para apoyar el aspecto visual, los mapas mentales hacen uso de dibujos, símbolos y colores. Psicológicamente, ello ayuda a memorizar y comprender mejor el conjunto.

Cuando se han añadido suficientes ideas, se puede decir que el mapa mental representa nuestro conocimiento sobre el tema central, tal y como está organizado en nuestra mente. Nos permite representar un montón de información relacionada en un esquema sencillo, orientarnos en un área específica de nuestro conocimiento, y todo ello en un dibujo fácil de consultar, leer y recordar. Y lo mejor de todo es que, conforme adquirimos nuevo conocimiento –fruto del aprendizaje o del razonamiento–, dicho conocimiento se puede integrar fácilmente al mapa por medio de nuevas ramas.

¿Cómo dibujar un mapa mental?

El proceso de dibujo, según el propio Buzan, consta de 7 pasos:

1. Empieza en el centro de la hoja. Es importante que empieces en el centro de la hoja para dejar total libertad a tu creatividad y desarrollar el dibujo en cualquier dirección.

2. Dibuja la idea principal. Sí, he dicho “dibuja”, no escribe. Una imagen vale más que mil palabras, es un centro de atención y estimula tu imaginación.

3. Utiliza varios colores. Como los dibujos, los colores estimulan la imaginación, y hacen más divertido todo el proceso.

4. Partiendo de la imagen central irradia las palabras clave. Conecta cada palabra o idea con la imagen central mediante líneas o ramas. Procura dibujar ramas cada vez más finas conforme te alejes de la imagen central. El uso de las ramas te permitirán darle estructura a tus pensamientos.

5. Utiliza líneas curvas para las ramas. Las líneas rectas son monótonas, mientras que las curvas o de formas diferentes llaman la atención y mantienen a tu cerebro despierto y activo –de forma parecida a como lo hacen los dibujos y los colores.

6. Escribe sólo una palabra por rama. Tener una sóla palabra clave por rama te dará mayor flexibilidad, permitiéndote más posibilidades de ramificación que una frase completa.

7. Usa muchas imágenes. No te limites a la imagen central. Añade imágenes en todos los lugares donde lo creas oportuno para dar más contundecia a las ideas y animar un poco el mapa.

¿Qué herramientas utilizar?

Lo ideal es utilizar un papel blanco grande y rotuladores de colores. Por supuesto, se pueden utilizar hojas normales tamaño A4 o carta, y un bolígrado –yo lo hago para muchos de mis mapas–, pero se pierde gran parte del valor.

Existen muchos programas de ordenador destinados a crear mapas mentales, algunos gratuitos como Freemind o Xmind, y otros de pago como Mind Manager. Todos ellos tienen algunas ventajas, como la facilidad para guardar, modificar y compartir los mapas con otras personas. Sin embargo, siento que limitan mucho el aspecto creativo y la imaginación a la hora de resolver problemas o planear proyectos complejos.

En mi caso particular, raramente utilizo un programa de ordenador. No suelo utilizar colores –no me resulta práctico–, y utilizo una técnica muy sencilla para dividir los mapas en varias hojas, de forma que no pierda la relación entre unas partes y otras, como expliqué hace tiempo cuando hablé del uso de mapas mentales para planificar proyectos. Me encanta trabajar sobre papel: mi mente trabaja mucho mejor.

33 comentarios

    • @Blumm:

      Casi todo el mundo que ha probado los mapas mentales con una mente abierta, luego ya no puede vivir sin ellos.

      Muchas gracias por el enlace –ha tenido una gran acogida entre los lectores.

  1. Pingback: Qué son y cómo dibujar mapas mentales

  2. Hola Jero, hace rato que no comentaba por aquí.

    Soy muy nuevo en el mundo GTD. Estoy comenzando a usar algunas herramientas, pero aún no utilicé mapas mentales para planificar mis proyectos.
    Creo que es una herramienta imprescindible para todo usuario de GTD, la cuestión es tomarse el tiempo para hacerlo.
    Mi preferencia, va por el lado del uso de papel, ya sea como medio para recolectar datos, procesarlos o archivarlos. Por eso, en la confección de mapas mentales, seguramente utilizaré papel y lápiz (aunque no reniego de la tecnología, :P).

    Saludos

    • @Gux:

      Pues bienvenido de nuevo, y no esperes tanto para volver a comentar ;-)

      Usar un programa de ordenador o papel es cuestión de gustos –no vamos a empezar una guerra religiosa aquí. Yo también prefiero utilizar papel, y eso que mi trabajo es casi 90% sobre el ordenador. Creo que el papel y el bolígrafo estimula mucho mejor la creatividad. Pero como digo, cada uno puede elijir la herramienta que mejor se ajuste a sus gustos y necesidades.

  3. Hola Jero,

    Aunque mi último trabajo -que fue aprobado por un férreo cómite- fue con boligrafo y papel (aún lo guardo cómo un excelente recuerdo de que un mapa mental puede llegar a ser muy valioso). He de reconocer que últimamente trabajo con The Brain (http://www.thebrain.com/) y estoy encantado.

    • @Lovazoval:

      Como le decía a Gux más arriba, el uso de software o papel y bolígrafo va en gustos. Lo importante es utilizar la potencia que nos ofrecen para ser más creativos y organizarnos mejor.

  4. Pues en esto sí estoy en blanco. Nunca he utilizado los mapas mentales, al menos no los he dibujado.

    Alguna vez alguien me trató de explicar como funcionaban para hacer resumenes de libros pero, o no entendí, o no me supo explicar, quedé en las mismas.

    Tal vez si empiezo a buscar información sobre el tema, agarre la onda y empiece a utilizarlos.

  5. Hola:

    En tiempos empecé a utilizar los mapas mentales, pero en cuanto el tema era algo complejo tenía que hacer dos mapas mentales (uno previo en el que no me cabían algunos datos y otro en el que ya podía ordenarlo para que cupiese, en DIN A3 siempre), y si el tema se complicaba más tenía que usar tu técnica de emplear más papeles en los que distribuía las ramas secundarias (perdiendo la visión de conjunto, muy importante en el mapa mental).
    Así que he dejado de usarlos. Ahora para estudiar utilizo esquema de llaves, que me permite ver un orden claro, no importa utilizar varias hojas y puedo ampliar el texto todo lo que pueda sin perder el espíritu de uso.

    Un saludo

    • @Manolo:

      Tienes razón en que representar un problema complejo de forma fragmentada no es muy práctico. Por eso, cuando me enfrento a problemas complejos como el que mencionas, divido el problema en subproblemas más pequeños, cada uno más o menos independiente de los demás, de forma que pueda representarlos en unas pocas hojas –con el fin de no perder la perspectiva. A mi me funciona muy bien.

    • @Aitor:

      No he probado Mind Manager –no quiero gastarme el dinero que cuesta, no es software libre y hay otras alternativas que de momento se ajustan a mis necesidades. Pero he oído otros comentarios igual de buenos que el tuyo. Por lo que veo, es una opción a tener en cuenta para los que queráis trabajar en el ordenador.

  6. gracias por el post!! esto es cuidar los detalles con los lectores.
    Lo menos que puedo hacer es suscribirme a tu blog :-)

    enhorabuena por los contenidos, está todo explicado de manera sencilla y clara, invita desde luego a la participación. Te los estás currando de verdad y espero que superes los objetivos que te has marcado.

  7. En principio usaba programas que se ejecutaban desde el ordenador para trabajar con mapas mentales. Hoy utilizo Mind42, es un creador de mapas mentales pero desde el browser, la ventaja es que puedo utilizar y ver mis mapas desde mi trabajo, casa, o donde existiera una conexión a Internet. Además pueden hacerse mapas de manera colaborativa con otros usuarios, si desas compartirlo. Lo recomiendo: http://mind42.com/
    .-= Lo último publicado por Jorge: Uso de las redes sociales =-.

  8. De nuevo, ¡gracias por el post! Si bien la tecnología del “lápiz y papel” supera a los sofisticados gadgets y mejora una conectividad inestable ;), comparto un Proyecto de Software Libre que tal vez interese a tus lectores: http://vue.tufts.edu/

  9. ME GUSTA LA INFORMACION ,LA CONSIDERO COMPLETA Y CLARA PARA CUALQUIER USUARIO QUE QUIERA APRENDER DEL TEMA,,GRACIAS

  10. Graciss, es realmente maravilloso contar con un apoyo como este, el trabajo de maestra requiere aplicar estrategias fascinantes para mis alumnos, me encanta. Dios les bendiga por com partir sus conocimientos

    • @Elizabeth:

      Es un placer poder echar una mano. El tema de los mapas mentales es realmente apasionante. Tanto que creo que voy a escribir algunos artículos más para profundizar en algunos conceptos importantes.

      Gracias por leer y por participar con tu comentario :-)

  11. excelente, siempre he pensado que los mapas mentales son de gran utilidad. Antes los utilizaba mucho en la universidad, pero seguiré haciéndolo. ¡Por supuesto!

    ÉXITO

  12. Pingback: Como organizarse con eficacia | Blog de Nicolás Suárez

  13. me gusto por que mas que palabras son imágenes que con eso puedes desarrollar mas fácilmente un tema Bien!!!!! eso me gusta

  14. me gusta mucho hacer mapas mentales.. peor tengo una duda.. el mapa mental es individual,? por que cuando yo ago mi propio mapa mental sobre algun tema y todos me entienden cuando lo explico,, mi licenciado de informatica quien nos esta enzeñando a hacerlos,, me dice que esta mal que hay ideas ordenadoras que estan como ideas que deberian estar mas alejadas,, o cualquier cosa, pero yo lo entiedo y hago que mi auditorio entienda,,, y no nose que hacer que pensar. ayudaaaaa,, ya hemos tenido muchas dicuciones con mi lic.gracias.

    • @Fredy:

      Los mapas mentales pueden utilizarse para lo que necesites, y una de las reglas básicas a la hora de construirlos es que no hay reglas.

      En mi humilde opinión, si alguien te dice que tu mapa mental está mal, es claro indicio de que no entiende lo que es un mapa mental. Puedes decírselo a tu jefe si quieres ;-)

  15. Soy estudiante de administracion y en busca d un mapa mental para tener una idea d como realizar me tope con estos. me parecen muy creativos y ingeniosos. realmente no tengo mucha creatividad pero con esto me puedo ayudar…..

    excelente trabajo. gracias.

  16. Hoy día con un tablet tienes lo mejor de los dos mundo (papel, software)
    Empece utilizando freemind gratuito y a la vista de su utilidad decidí invertir en ithoughts
    En una palabra. Imprescindible.

Deja un comentario