Productividad online versus offline

Cielo, nubes y tierra

Foto por vsz (via Flickr)

Artículo original escrito por Jero Sánchez. Sígueme en Twitter.

Hace unos días leía un interesante artículo de Berto Pena titulado En busca de la aplicación de tareas “perfecta”. Sin duda, una buena exposición sobre las características que debe tener una buena herramienta de productividad. Pero junto a su argumento principal –con el que estoy completamente de acuerdo–, Berto propone 5 razones por las que él prefiere utilizar aplicaciones web.

La verdad es que últimamente se ha puesto muy de moda la productividad online o “en la nube”. Es una tendencia hasta cierto punto lógica, y no dudo de que puede ser útil para algunos, pero yo no la comparto. Sin ánimo de crear polémica, sino complementar y abrir el debate, hoy respondo uno a uno los 5 puntos de Berto, y explico por qué no me gusta y/o creo que no es necesario subirse a la nube. Ahí voy –con todo mi cariño Berto ;-)

Berto dice que defiende las aplicaciones web porque:

1. No están ligadas a un sistema operativo y hay un desarrollo común para todo el mundo.

Este argumento es uno de los que menos entiendo. Si tengo un ordenador con Windows, la verdad es que me importa poco si el programa puede correr además en Linux o Mac OS. Es cierto que puede suceder –y a veces sucede– que el programa por el que suspiras sólo está disponible en una plataforma que no es la tuya. Pero cada vez es más frecuente que los desarrollos se hagan en lenguajes como Java –que también es independiente de plataforma–, o que los fabricantes lancen varias versiones para las plataformas más comunes.

Hay muchas opciones disponibles para hacer virtualmente cualquier cosa en tu ordenador, en realidad muchas más que en la web. Las aplicaciones web amplían el espectro de posibilidades, pero no solucionan el problema de fondo. Si “esa” aplicación web es justo lo que necesitas, entonces estarás feliz. Pero si no, tendrás que esperar a que alguien cree la aplicación web que quieres o, paradójicamente, volver a tu ordenador.

2. Puedes acceder a ellas desde cualquier ordenador y dispositivo.

Este es el argumento quizá más polémico y que tiene más “chicha”. Así que vamos con cuidado.

En primer lugar, un gran porcentaje de nosotros cargamos –o podemos cargar sin muchos problemas– nuestro ordenador portátil a todos lados. La verdad es que, por mucho que podamos trabajar en la nube, siempre hay cosas que debemos hacer en nuestro ordenador. Así que, en lugar de acceder desde “cualquier” ordenador, podemos perfectamente acceder siempre desde “nuestro” ordenador. Como veis, la ubicuidad de la nube es de una utilidad relativa. ¡Qué hay más ubicuo que tener siempre contigo el ordenador, sin tener que buscar uno prestado que, para más inri, debe estar además conectado a Internet!

Por otro lado, muchos dirán que no necesitan tomar prestado un ordenador, que para eso tienen una BlackBerry o un iPhone: no sólo pueden trabajar en la oficina, sino en los traslados y cualquier otro sitio. Bueno, tienen razón. Pero hoy en día existen ordenadores portátiles realmente compactos y económicos. Si estás dispuesto a llevar a todos lados un iPhone –o ahora que están de moda, un iPad–, no veo por qué no llevar un ordenador portátil de 10 pulgadas, o incluso uno de tamaño normal, especialmente si utilizas un bolso, un portafolios o una mochila.

De todos modos, pienso que trabajar en los traslados es una necesidad que nos hemos creado nosotros mismos –como por ejemplo, el estar siempre localizables en un teléfono móvil… ¿De verdad es necesario que todo el mundo pueda acceder a Internet desde su iPhone, o lo hacemos simplemente porque podemos hacerlo?

Para los que pasamos el grueso de nuestro tiempo productivo sentados en una mesa, ya sea en casa, en la oficina o en reuniones, parece un poco absurdo dedicar los 30 minutos del transporte a seguir trabajando o leer blogs. Creedme, hay muchas cosas que podemos hacer sin herramientas digitales, igualmente importantes y productivas, como disfrutar del paisaje, escuchar música, conversar con otra persona o meditar, por citar sólo unas pocas.

3. Todas tienen versión móvil, no tienes que esperar a que saquen la versión para tal o cuál plataforma.

No veo la necesidad o la urgencia de estar siempre a la última con un software, si lo que tienes ya funciona bien. Estar pendiente de la última versión o funcionalidad del programa sólo fomenta el estar permanentemente jugando y probando herramientas, en lugar de estar haciendo.

En cualquier caso, cuando aparezca la nueva versión para tu plataforma, ya tendrás tiempo de evaluar y decidir si merece la pena el cambio. Pero siempre dentro de tu propio esquema productivo, no impulsado por la moda o los avances tecnológicos constantes y sin fin.

4. Con los (rápidos) navegadores actuales trabajar con ellas no supone una diferencia a estar instaladas en local.

Perdóname Berto, pero esto, más que una razón, es una justificación. En lugar de exponer una ventaja simplemente justificas que las herramientas web no son tan lentas como la gente cree. Esto no es una ventaja, es una desventaja explicada o justificada.

Ah, y ya que estamos, la verdad, en mi experiencia, la mayoría de las herramientas web siguen siendo más lentas que las herramientas instaladas en el ordenador –estoy pensando, por ejemplo, en Evernote con Safari 5 y un acceso de 4 Mb.

5. Tu lista de tareas siempre está actualizada con la última versión. Ni tan siquiera hay sincronización.

De nuevo, esto no es una razón. Con el ordenador siempre conmigo tampoco necesito sincronizar nada. ¿Dónde está la ventaja de utilizar herramientas web?

Creo que muchos utilizamos las herramientas web en combinación con dispositivos tipo iPhone porque están ahí, no porque realmente los necesitamos. Es como si compráramos un robot de cocina para hacer licuados, simplemente porque nos dicen que además puede hacer 37 cosas más. ¿Realmente necesitamos/queremos hacer esas 37 cosas más, o sólo hacer licuados?

En fin, tenía previsto completar estas respuestas con mis propias razones para no subir a la nube –la más importante de las cuales tiene que ver con la seguridad y la dependencia de un tercero para poder acceder a tus propios datos–, pero creo que el artículo ya me ha quedado bastante largo. Así que os emplazo próximamente a un nuevo artículo para continuar con el debate. Mientras tanto puedes ir respondiendo…

¿Utilizas herramientas offline o en la nube? ¿Crees que los argumentos de Berto son válidos? Comparte tu opinión en un comentario.

27 comentarios

  1. Pingback: Blog de Hardware » Blog Archive » Productividad online versus offline | El Gachupas

  2. Mi herramienta actual es “self-made”, así que es completamente offline.
    Por otra parte mi ideal sería una herramienta cuyo “núcleo duro” fuera offline (y multiplataforma, tipo Adobe Air) pero con opción de disponer de las “core functionalities” en la nube.

    • @José Miguel:

      Sin duda, en mi opinión, lo ideal sería trabajar offline, pero tener siempre la posibilidad de trabajar online en las pocas –poquísimas– ocasiones en que pudiera necesitarlo.

      La otra alternativa, que es lo que yo hago, es trabajar offline sincronizando con un dispositivo móvil que me sirve para dos propósitos: 1) tener un respaldo adicional, permanente y móvil de mi sistema, y 2) poder revisarlo fuera de casa y la oficina si es que lo necesito alguna vez.

  3. En mi opinión las herramientas en la nube no dan la misma experiencia que aplicaciones nativas. Una aplicación en la nube sa veces vale la pena para tener una alternativa si no estás usando tu propio ordenador.

    Por ejemplo, uso DropBox para compartir ficheros. Tengo la aplicación instalado en mis ordenadores en la oficina y a casa, y en estos ordenadores es muy fácil añadir ficheros: solo hay que arrastarlos a la carpeta de dropbox. Si quiero hacer lo mismo desde la versión web de Dropbox, tengo que navegar a la web de Dropbox, decir que quiero subir un fichero, buscar el fichero, etc.

    Otro ejemplo es Evernote, que tiene muchas opciones de `grabar`notas desde sus aplicaciones y muy pocas opciones en la versión web. También mi gestor de tareas preferido, OmniFocus, ofrezca gracias a su integración en el sistema operativo posibilidades que nunca serán posibles con una aplicación web.

    • @Jeroen:

      Como siempre, una muy buena aportación :-)

      La opción de DropBox es excelente para un sistema basado en archivos de texto como el tuyo. Sin embargo, tu comentario me recuerda otro problema que se puede presentar al tener todo “en la nube”, y es que en muchos lugares de trabajo –propio o de tus clientes–el acceso a ciertos sitios está restringido. Yo, por ejemplo, no puedo acceder a DropBox ni a Google Docs desde mi oficina. El problema no es simple; incluso si hoy puedes acceder a estos sitios, nadie te garantiza que mañana podrás seguir haciéndolo.

      Trabajar online no te permite tener un sistema de productividad estable en cuanto a herramientas y procesos de trabajo. Como no me canso de repetir, en esto de la productividad personal se trata de hacer, no de organizar. Y trabajar online te crea una tendencia a buscar cambios en tu sistema cada cierto tiempo, ya sea por cambio de versiones, aparición de nuevas aplicaciones o restricciones en los accesos.

  4. Buenas,
    Creo que es la primera vez que comento en tu blog, pero lo sigo desde hace un timpo, mi enhorabuena por al selección de temas y la calidad de los articulos.
    Después de los merecidos halagos, un comentario a tu comentario: “Este argumento es uno de los que menos entiendo. Si tengo un ordenador con Windows, la verdad es que me importa poco si el programa puede correr además en Linux o Mac OS.”
    La verdad es que a mi de todos los expuestos es el que más me cautiva. Muchos de nosotros no podemos elegir el S.O. del trabajo, pero en casa no queremos ni desembolsarnos el dinero, ni usar una copia ilegal. En este caso, repito, más extendido de lo que podría parecer, una solución online viene realmente bien.

    – Carlos

    • @csilvam (Carlos):

      Gracias por tu –primer– comentario. Es un placer ver como más y más lectores vais “saliendo del armario” ;-)

      Indudablemente, hay ocasiones en que las circunstancias nos empujan a una solución online como la más práctica. En esos casos, no hay nada que discutir.

      De todos modos, en cuanto a productividad personal se refiere, hay muchísimas opciones gratuitas. Y eso por no hablar de soluciones “self-made”. Yo, por ejemplo, tengo Mac OS en casa y Windows en la oficina. Lo que hago es sincronizar un teléfono Nokia con ambos –utilizando software estándar que no he tenido que comprar ni adaptar–, y me funciona de maravilla. No sólo mantengo dos copias offline de mi sistema en casa y la oficina, sino que tengo la opción de revisar algo en mi teléfono, si es necesario y en cualquier lugar.

      Reconozco que mi artículo ha quedado un poco “cojo”, porque la idea no era sólo comentar las razones de Berto Pena, sino exponer por qué pienso que es mejor trabajar offline. Esta segunda parte la tengo pendiente, y pronto publicaré un artículo sobre ello :-)

  5. Bueno, por alusiones :-)

    Te contesto lo más brevemente posible a tus razones (y las mías) porque en algunos casos no sé si me he explicado mal.

    1.- Muchas personas utilizan dos o más ordenadores. Por ejemplo Windows en el trabajo y Mac en casa y digamos Nexus One como móvil. La versión web es compatible con todos ellos y no hay que instalar nada en cada uno.

    2.- “Creer” o utilizar aplicaciones en la nube es cuestión de lo que tú necesites. Es una decisión personal/profesional. Si te va bien con lo que tienes, enhorabuena.

    3.- Hay aplicaciones disponibles para iPhone pero no para Android o Blackberry, por ejemplo. La versión móvil está disponible ya para todas. Me refería a eso y no a “estar a la última”.

    4.- Sí, es una justificación para quienes arguyen que trabajar en local siempre ha sido más rápido.

    5.- Sí es una razón (y creo que de peso) cuando tienes un ordenador en el trabajo, otro en casa, tu móvil y además no quieres cargar con tu portátil.

    El debate de nube o no nube es como el de Windows-Mac, Canon-Nikon o Playstation-Xbox. Siempre encontrarás gente que defienda unos y otros y todos tendrán razón. Porque al final es cuestión de lo que cada uno necesite o le valga.

    • @Berto:

      En primer lugar, es un auténtico placer leerte en esta tu casa. Muchas gracias por participar en el debate, de verdad :-)

      Indudablemente, trabajar online es útil –y en ocasiones imprescindible– para algunas personas. En eso no hay discusión. Sin embargo, pienso que muchos trabajamos online sin una verdadera razón o necesidad.

      Por supuesto, cada uno es libre de hacer lo que quiera, y lo respeto –faltaría más–, pero trabajar online tiene muchas veces su precio en términos de complejidad –excesivo número de equipos–, seguridad e incomodidad, entre otros. El artículo sólo pretende abrir el debate y, por qué no, también los ojos a algunos lectores, sobre por qué trabajar online no es necesariamente la mejor opción como parece ser la opinión general en los últimos tiempos –de hecho no es la mejor opción en muchas ocasiones. Desde luego, no pretendo convencer a nadie de que todos deberíamos trabajar offline.

      Lamentablemente, como ya he mencionado anteriormente, el artículo ha quedado un poco “cojo” porque no quería extenderme. Próximamente publicaré el complemento, explicando “por qué es mejor trabajar offline”, que no es otra cosa que un titular bloguero para decir por qué pienso que en muchas ocasiones es mejor trabajar offline ;-)

  6. Hola:

    Yo no utilizo la nube porque prefiero tener a la mano mi información siempre. A la mano y siempre quiere decir que frecuentemente me encuentro en lugares sin internet.

    Pero estoy convencido del último punto del comentario de Berto Peña, esto es un debate donde cada persona defiende sus preferencias en función de sus necesidades o gustos.

    • @Hluot:

      Acabas de mencionar uno de los motivos que pueden hacer decantarte por una solución offline: no siempre tenemos acceso a Internet.

      En cuanto a la guerra entre online vs offline, no me gustaría que mi artículo cayera en esa categoría, entre otras cosas porque no es mi intención. Es cierto que el titular del artículo es agresivo, pero sólo es para captar la atención de vosotros, los lectores ;-)

  7. Al igual que Berto opino que nube-local es un debate de gustos y necesidades, no creo que ninguno de los dos bandos tenga más razón que el otro. De cualquier forma el artículo me parece interesante como contrapunto al de Berto.

    En mi caso estoy claramente en la Nube ya que, como argumentaron por ahí, no puedo escoger mi sistema operativo favorito (Linux) en el trabajo (donde desarrollo software para Windows por el momento) o en mi móvil (el Nexus One es un caprichito que por el momento me parece eso: un capricho). Por lo tanto la nube ha sido una gran solución.

    Sí que es cierto que podemos ir con el portátil a todos lados (sobre todo un Notebook) pero yo soy muy despistado. Si lo llevase SIEMPRE conmigo lo perdería, fijo. En cambio tenerlo todo en la nube me permite acceder desde cualquier punto a mis datos (cuando trabajo siempre hay un ordenador conectado a internet cerca).

    Sobre la seguridad y/o privacidad es algo que no me preocupa demasiado: los datos que dejo en la nube no son tan importantes como para que justifiquen mi desconfianza de terceros (de hecho dudo que tengan utilidad para nadie más que para mí). Y siempre procuro tener una copia local de todo.

    De hecho para mí el conjunto perfecto de software es Evernote + DropBox, que me permiten trabajar tanto en la nube como desconectado sin ningún problema. Lástima que los de Evernote no se hayan decidido a sacar una versión para Ubuntu, pero con la aplicación web no tengo queja.

    • @Chemo:

      Gracias por una descripción tan breve y precisa de cómo tu solución online funciona para ti :-) Estoy seguro de que a otros lectores les resultará muy esclarecedora.

      Está claro que al final cada uno debe sopesar diferentes criterios como comodidad, seguridad y gustos. Desde luego, Evernote + DropBox es una excelente opción –siempre y cuando no quieras mantener un sistema compacto, con información confidencia incluida, no tengas restricciones de acceso desde ninguno de los lugares donde te conectas, siempre tengas acceso a Internet, y no necesites hacer cosas que sólo puedes hacer en local.

  8. Justamente hoy, al llegar en la oficina, me dí con la situación de un corte de electricidad en todo el edificio. Entre las 9:00 hasta las 11:50 estuvimos sin luz. Y por lo tanto si Wifi, sin ordenador, sin nada. Lo único que funcionó de maravilla era libreta ecológica donde tenía anotado algunas ideas de la semana pasada. Así que me puse a trabajar con ella. Un momentito me preocupé de tener todo en la web del trabajo (no almazenamos nada en los ordenadores. Por si acaso.) Sobre todo porque en casa con dropbox me pasa lo mismo… así que: ideas en la libreta offline, elaboración online.

    • @Valentina:

      Gracias por aportar tu experiencia, muy esclarecedora.

      Tu caso es un ejemplo más de por qué creo que es mejor trabajar offline. Si sólo trabajaras offline, y suponiendo que tienes un portátil, el corte de luz no te hubiera afectado en absoluto. Al trabajar de forma mixta, offline y online, el impacto fue mayor, aunque es cierto que no fue crítico –raramente el impacto llegará a ser crítico alguna vez :-)

  9. Tengo la impresión de que muchos de los comentarios que se vierten “en contra” de tener las tareas en la nube dan por hecho que si no tienes acceso a internet, no tienes acceso a los datos. Yo sólo valoraría soluciones que me permitieran las dos cosas (cito como ejemplos RTM+Google Gears y Evernote que son las que conozco, no sé si habrá muchas más). De esta manera, se minimiza mucho la posibilidad de quedarse “anticuado” por no poder sincronizar.
    Para mí no pasa por mi cabeza la posibilidad de llevar un portátil, netbook e incluso iPad a todos lados. Llevaría un Smartphone y estos tienen la posibilidad de sincronizar cada poco tiempo, de manera automática y los datos quedan en local en este dispositivo.
    Pero ya se ha dicho aquí en varias ocasiones: donde unos ven inconvenientes, otros ven ventajas. Que cada uno use lo que le venga bien.

    • @jarechu:

      Tienes razón, hoy en día hay muchas herramientas web que permiten tener “copias” offline. Sin embargo, la gran mayoría todavía no te dan esa opción.

      En cualquier caso, estoy completamente de acuerdo contigo en que al final cada uno debe evaluar las opciones disponibles y decidir según sus circunstancias y gustos. Lamentablemente, muchos de nosotros nos dejamos llevar por la moda y las nuevas tendencias, y ahora la moda está en trabajar online. Como explicaba más arriba a Berto, la idea del artículo no es convenceos de abandonar las herramientas online, sino de romper una lanza en favor de trabajar offline como una opción que, no sólo es viable, sino mucho mejor que trabajar online en muchas ocasiones.

      Gracias por tu aportación y espero que sigas participando en el debate en los próximos días :-)

  10. En primer lugar se agradece el debate y el intercambio de ideas, eso es lo que hace crecer.
    Creo que las opciones se usan según las condiciones que existan, en mi caso el sistema de productividad en oficina es offline, todo en el notebook ya que está basado en outlook y uso pst en disco duro. Para mis tareas en el ámbito personal estoy online con GTD agenda. Puedo pasar de un mundo a otro sin mayores complicaciones.

    Saludos

    • @Samuel:

      Sin duda, el debate y el intercambio de ideas es lo que nos hace crecer y aprender. Ese es el espíritu de este artículo en particular, y del blog en general –o esa es al menos mi aspiración.

      Gracias por participar y aportar tu experiencia :-)

  11. Llego tarde, lo se. Pero como soy nuevo, seguro que me lo permites. Enhorabuena por tu trabajo que sigo con placer.

    En un principio estoy basicamente de acuerdo con los motivos y razones que Berto nos dá. Yo trabajo en diversos ordenadores y plataformas y he preferido siempre buscar soluciones online y por supuesto herramientas como evernote, o dropbox. Sin embargo, es cierto que es que, de ser posible, uno prefiere trabajar offline.
    Mi experiecia ha cambiado desde que tengo el iPad. No me separo de el y eso hace que pueda llevar mi trabajo conmigo. Estoy abandonando la nube. Que gran invento este iPad. Estaba claro que los críticos eran miopes.
    Saludos Jero y felicidades
    Javier

    • @Javier:

      Aquí nadie llega tarde –respondo encantado comentarios de artículos de hace meses ;-) Por favor, no dejes de comentar siempre que lo creas oportuno, será un placer leerte y responder.

      Gracias por compartir tu experiencia. Te agradezco que nos hables del iPad, una herramienta que estoy seguro dará mucho que hablar en el mundo de la productividad personal. En mi opinión, el iPad tiene muchos inconvenientes como “sustituto” de un ordenador –no veo muy bien en qué nicho de mercado queda, aunque lo mismo se decía del iPhone y ya ves el éxito que ha tenido… ;-)

      Lo que sí está claro es que, como herramienta productiva, puede ser una auténtica revolución. Hay algunos aspectos que no me convencen todavía, pero estoy seguro que es un dispositivo que tendrá que evolucionar mucho en los próximos meses. Pero ese es otro tema, quizá para uno o varios artículos futuros.

  12. Lo que tiene que existir ¡ya! es una absoluta compatibilidad multiplataforma que permita las sincronizaciones entre diferentes dispositivos en diferentes plataformas con posibilidades de sincronización offline/online.

    Yo uso un portatil Windows7 (tengo varios PC sobremesa, todos Windows XP) y un iPhone.

    Para GTD utilizo Outlook, Things (para iPhone) y apps de apple para iPhone.

    Outlook no sincroniza con Things, pero sincroniza con las apps de Apple-iPhone, salvo las Tareas. Things sincroniza sólo con su homólogo de Mac. Somethings es aplicación de Things para la nube, pero sólo sincroniza con el Things para Mac… vamos, un sindios….

    Lo que necesitamos es trabajar sincronizados desde cualquiera de nuestros ordenadores (sean PCs con Windows, Macs, Linux o el próximo Chrome OS), o desde el ordenador ajeno que nos apetezca o tengamos a mano en cada momento, desde cualquiera de nuestros teléfonos (sean iPhone, Blackberry o Android), y hacerlo online u offline, por necesidad o por elección… Y QUE TODO ELLO VAYA SINCRONIZADO.

    Estamos en el siglo XXI pero para algunas cosas seguimos metidos en Altamira.

    • @Luis J.:

      No creo que el asunto de la sincronización sea tan crítico, excepto para un (pequeño?) porcentaje de personas que realmente necesitan movilidad y dependen de diferentes dispositivos. Para el grueso de la población tener un iPhone con el que poder enviar un correo desde la playa no deja de ser un pequeño lujo totalmente prescindible.

      En cualqueir caso, las cosas han evolucionado mucho en los últimos años, y seguro van a seguir haciéndolo en los venideros. Es cuestión de paciencia, como todo –y si no, ¿a qué esperas para unirte a un grupo de software libre para desarrollar los elementos que faltan? ;-)

  13. Buen artículo y muy variadas opiniones. Soy diseñador, y cuando desarrollo proyectos, necesito el ordenador sí o sí para los planos, 3D, etc. Así que no puedo trabajar con portatil, el SAI para esta máquina dura nada y menos, y si me quedo sin luz, me da igual no tener internet ni poder sincronizar.

    De momento utilizo dos aplicaciones, Dropbox (medio online y medio offline) sincronizando las carpetas de mi ordenador. Y luego uno para medir la productividad mía y de mis trabajadores, que se llama WorkMeter, y es un SaaS. En el caso del segundo, si no hay internet, el programa sigue monitorizando y cuando vuelve a haber conexión, envía y sincroniza los datos, tal y como haría Dropbox.

    Por cierto, WorkMeter, una aplicación que recomiendo para sincronizar a un equipo y sus tareas y productividad. Y están desarrollando las versiones para smartphones.

  14. Actualmente trabajo sobre una investigación referente al uso de las TIC haciendo un enfoque especial en la utilización de herramientas online para la creación de multimedia educativa. me ha servido de mucho los puntos de vista que aquín se plantean; y desde mi punto de vista me gusta mucho trabajar de manera offline, pero a la vez creo que debe reconocerse los meritos y ventajas que a la vez se ofrese al usar aplicaciones online, pues, digamos que de cierta manera no hacen un fomento a la piratería ya que la gran mayoria de nosotros (al menos yo si), usamos software con licencias bajadas de internet o con la utilización de cracks o keygens, y hacer uso de estos programas de esta manera y sin pagar licenciamiento es poco ético y lo se porque yo tengo algunos programas así, (sino es que todos), pero debemos admitir que para muchos es dificil pagar una licencia de cientos o unos cuantos miles de pesos solo para lo poco que podemos utilizar. además la gran ventaja y la que mejor me ha gustado es que aunque la perdida de información en la base de datos no está obsoltea, tampoco lo está en nuestras pc, pues cuantas veces hemos sufrido un inconveniete con nuestros datos respaldados en la pc? pues desde mi punto de vista la ventaja de acceder a nustros datos de manera offline desde cualquier pc, celular, o dispositivo con acceso a internet es una enorme ventaja la cuál considero muy beneficiosa para la mayoría de los usuarios.

Deja un comentario