Por qué ser productivos

¿Alguna vez has tenido sueños que te hubiera gustado cumplir, pero los has descartado por falta de tiempo o por parecer descabellados? Trabajamos muchas horas, pasamos el día ocupados, pero en realidad no sentimos que nuestra vida avance. A veces ni siquiera sabemos muy bien para qué hacemos muchas de las cosas que hacemos.

El problema es que es muy fácil comportarse como un autómata. Nos metemos en la dinámica diaria de reuniones de trabajo, llevar y traer a los niños del colegio, atender a tu pareja, pagar la hipoteca, preparar las vacaciones… y, sin darnos cuenta, ya estamos ocupados hasta las cejas, haciendo lo que se supone que debemos hacer, pero sin pensar en si eso es verdaderamente lo que deberíamos estar haciendo para alcanzar nuestros objetivos personales.

El problema se agrava aún más porque, en muchas ocasiones, ni siquiera tenemos muy claro qué queremos de la vida. En el mejor de los casos tenemos ciertas ideas de cómo nos gustaría que fueran nuestras finanzas, nuestra salud o nuestro entorno, pero generalmente son ideas vagas y a medio procesar, del tipo “me gustaría tener suficiente dinero cuando me jubile”, o “quiero estar en buena forma física”, o “me gustaría que el mundo estuviera en paz y poder vivir en un planeta limpio”.

La productividad nos ayuda a trabajar sacando el mayor provecho de nuestro esfuerzo para ser lo que realmente deseamos ser en cada aspecto de nuestra vida. Ser productivos significa definir nuestros objetivos más íntimos, desglosarlos en los distintos pasos que debemos dar para alcanzarlos, planificarlos en el tiempo, ponerlos en marcha, darles seguimiento y terminarlos.

Sólo después de ser verdaderamente productivos durante unas semanas o meses nos empezamos a dar cuenta de que sí hay tiempo para lo realmente importante, y que los sueños se pueden hacer realidad.

¿Crees que vale la pena ser más productivo? ¿Qué crees que te puede aportar? Comparte tus ideas dejando un comentario.

Foto por Stacy Braswell

Deja un comentario