6 pilares para el equilibrio vital

Mantener el equilibrio entre los distintos aspectos de nuestra vida es una conditio sine qua non para considerarnos seres felices. No desarrollar adecuadamente algún aspecto importante lleva necesariamente al desasosiego, a la sensación de que andamos mal, de que nos falta algo. Puede que no seamos conscientes de ello, o que no lo queramos reconocer abiertamente. Pero en última instancia, un desequilibrio de esta naturaleza nos hace infelices.

La buena noticia es que alcanzar el equilibrio está en nuestras manos. Requiere dedicación y trabajo duro, por supuesto, pero depende enteramente de nosotros. Nuestra obligación es identificar, de forma sincera y sin tapujos, qué cosas exactamente son importantes para nosotros, y empezar a trabajar en ellas. Es lo que se llama desarrollo personal. (Este blog es precisamente el resultado de mi propio proceso de desarrollo personal.)

Después de leer un montón sobre desarrollo personal en libros y blogs, he llegado a la conclusión de que cualquier persona debería trabajar en las siguientes áreas para matenerse en equilibrio y sentirse feliz:

1. Hogar y familia. La familia es la palanca material y emocional que usamos continuamente para avanzar en la vida. Cuando perdemos el trabajo o sufrimos una pérdida dolorosa, ahí está la familia. Cuando llegamos cansados después de un día duro de trabajo, ahí está muestro hogar. Cuidar a nuestra pareja, hijos, padres, mascota… y mantener un hogar agradable y cómodo, es lo que hace posible que esa palanca sea cada vez más fuerte y nos lleve cada vez más lejos.

2. Salud. Los genes y nuestra naturaleza ya se encargan de complicarnos las cosas… ¿por qué hacerlo nosotros todavía más difícil? Mantener un peso adecuado, estar en buena forma física (y, por qué no, tener un cuerpo atractivo), no fumar ni beber alcohol en exceso, comer equilibradamente, descansar lo suficiente… Todo ello contribuye a mantenernos equilibrados y libres de preocupaciones. Además, nos permite tener una vida más larga y, en casos extremos, ahorrarnos mucho dinero en médicos y medicinas.

3. Trabajo (profesión). El trabajo es importante, no tanto por el dinero que podamos llegar a ganar, sino porque pasamos un tercio de nuestra vida trabajando, ya sea como asalariados o para nuestro propio negocio. Hacer algo que nos guste, que nos haga sentir bien, debería ser nuestro primer objetivo. Alcanzar la excelencia (y por añadidura, el dinero) debería ser el segundo. La consecución de ambos prácticamente garantizan una vida profesional plena y satisfactoria.

4. Finanzas. De tener unas finanzas ordenadas depende, no solo nuestro bienestar y el de nuestra familia, sino nuestro futuro. No hay nada que introduzca más desequilibrio a nuestras vidas que las deudas, el no poder adquirir un bien necesario, la preocupación de qué pasará si perdemos el trabajo, o de si vamos a seguir viviendo igual de bien cuando nos jubilemos.

5. Entorno. Y si unas finanzas ordenadas son un seguro para nuestro futuro, conservar el medio ambiente y procurar una sociedad más justa es el mejor seguro para el futuro de nuestros hijos y nietos. Cuidar los recursos naturales y la naturaleza misma, ayudar a los que necesitan, involucrarnos con movimientos sociales en los que creemos… Todo ello nos convierte en seres responsables y comprometidos, y nos hace sentir bien con nosotros mismos.

6. Productividad. La productividad es la herramienta con la que conseguimos apuntalar los otros 5 pilares. Sin productividad es muy difícil avanzar. Es como tratar de encontrar una dirección en una ciudad que no tiene los nombres de las calles. Desarrollar técnicas y hábitos productivos nos ayuda a trabajar de forma ordenada, constante y segura hacia nuestras metas, ya se trate de alcanzar una buena forma física, mejorar nuestra relación de pareja o ascender en nuestra empresa.

¿Echas en falta algún aspecto importante que no haya mencionado? ¿Cómo trabajas los distintos aspectos de tu vida? Comparte tu opinión en un comentario.

Foto por Satendra Mhatre

10 comentarios

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Buenas! Ya quisiera yo haber tenido la lucidez de escribir esto. Creo que no te has olvidado de nada! :)

    Justo ayer repasaba mi blog y pensaba en si podría definir un tema específico para él, que se me hace muy ecléctico. Y hoy vienes tu y escribes exactamente lo que me estaba haciendo falta.

    Gracias!

    (vas directo a mi Facebook, Twitter y todo lo demás!)

  3. Ahora sólo falta decidir cuál de todas estas necesidades es la prioritaria en la toma de decisiones. Aunque eso choca de frente con la teória de GTD dónde nada es prioritario, si no el contexto o la situación.

    Un buen patron para que el lector encuentre su propios principios.

    Me recuerda a la pirámide de Maslow. :)

  4. Hola:

    Aunque esta implicito en tu post, yo mencionaria la filosofia, o sea, el conjunto de reglas, dognas, creencias que nos dicen que cosa esta bien y que cosa no.

    Puede ser un sistema filosofico o una religion o los valores con los que nos educaron, pero es importante tenerlos claros y definidos porque a veces empezamos a sentirnos frustrados sin saber porque y tardamos 20 años en enterarnos de que un “pequeño” detalle del sistema de valores lo hemos estado pasando por alto e inconcientemente nos culpamos de pecadores, falsos, cinicos, hipocritas u otro.

    Tener claro que cosa concivo como bueno y cual como malo es lo que yo utilizo para analizar cada situación y evitar arrependimientos.

    Saludos

  5. Pingback: La falsa dicotomía de las tareas. | Soy Emprendedor

  6. Completamente de acuerdo…todo cubierto en mi opinión, resaltando la importancia de la familia, de un hogar unido, sólido, con principios y con valores dependen los demás valores. Éxitos.

  7. @Natalia:

    ¡Qué placer verte por aquí! :-D

    Bienvenida y muchísimas gracias por tu comentario. Has conseguido ruborizarme jajaja, así que te voy a pagar con la misma moneda. Descubrí un vídeo tuyo en YouTube de una coreografía de yoga SwáSthya… ¡impresionante! No tengo palabras.

    Tu sitio también tiene material muy interesante, y ya estoy subscrito desde hace unos días. ¡Enhorabuena!

  8. @Bergonzini:

    Vaya, el Señor Bergonzini por aquí… ¡qué sorpresa! Seas bienvenido :-D

    Muy aguda tu observación :-) En realidad, estas columnas son una especie de áreas de responsabilidad genéricas en la terminología GTD. Es decir, todo el mundo debería incluir como parte de sus objetivos permanentes, al menos, estos pilares. Y como tales, deberían generar los proyectos necesarios que aseguren un desarrollo simultaneo de todos ellos (sin dar prioridades a unos sobre otros).

    De hecho, la diferencia fundamental entre la pirámide de Maslow y este modelo estriba en que, mientras que en la piramide de Maslow los niveles deben ser atendidos en un orden determinado, estas necesidades deben ser atendidas todas al mismo tiempo y de forma homogenea. Es como una mesa en la que, si falla una de las patas, la mesa completa se desquilibra y puede llegar a caerse.

    Espero que te sigas pasando por aquí a menudo y sigas aportando ideas tan interesantes ;-)

  9. @Hluot:

    Completamente de acuerdo con la importancia de la filosofía o la moral (yo no soy una persona religiosa, así que para mi la religión queda excluída, lo siento). Sin embargo, no veo tan claro que el conjunto de creencias de una persona sea un área a desarrollar, al menos no como lo pueda ser la salud, las finanzas o las relaciones familiares. Normalmente, cada uno de nosotros ya tenemos un conjunto de valores grabados a fuego en nuestro… ¿ser, alma? desde jóvenes.

    Quizá el trabajo no sea tanto de desarrollo, sino de “descubrimiento”, como bien dices.

Deja un comentario