Neurobics para los traslados

(Este artículo forma parte de la serie Neurobics para toda ocasión. No te pierdas el resto.)

Artículo original escrito por Jero Sánchez. Sígueme en Twitter.

En el artículo anterior de la serie describimos 9 ejercicios neuróbicos que podemos hacer al empezar y acabar el día. Hoy vamos a revisar nuevos ejercicios, esta vez para los traslados desde casa a la oficina y viceversa.

Antiguamente, cuando no había mapas ni cartas de navegación, los viajes eran bastante “neuróbicos”. Los viajeros tenían que valerse de todos sus sentidos y permanencer alertas constantemente para mantener el rumbo y llegar al destino. Hoy las cosas han cambiado mucho. Trasladarse se ha convertido en una actividad muy rutinaria, quizá una de las que más. Así que bien vale la pena ver las distintas formas que tenemos de ponerle un poquito de sal :-)

Ejercicio #10. Prepárate a ciegas. Si utilizas un coche, cierra los ojos antes de entrar. Utiliza tu sentido del tacto para localizar la llave del coche. abrir la puerta, sentarte, ponerte el cinturón, poner la llave en el contacto y reconocer los controles de la radio, la calefacción, etc.

Ejercicio #11. Descubre nuevos caminos. Toma un camino diferente, si es posible uno que nunca hayas tomado. Circular por lugares desconocidos o poco familiares hace que tus sentidos se agudicen y permanezcas alerta. Puedes combinar este ejercicio con el ejercicio #13 para construir un nuevo mapa mental.

Ejercicio #12. Cambia el tacto de los controles. Reviste los controles principales –intermitentes, volante y palanca de cambio– con texturas diferentes. Puedes utilizar velcro, cinta adhesible de doble cara o fundas baratas para el volante, y pegar materiales con diferentes grados de aspereza. Otra posibilidad es intercambiar el coche con un amigo o familiar de vez en cuando. De esta forma, la conducción se hace diferente y estimula el cerebro neuróbicamente.

Ejercicio #13. Baja los cristales del coche. Trata de reconocer los distintos sonidos y olores de cada parte de la ruta, y asóciallos con los distintos elementos visuales que normalmente ya tienes relacionados.

Ejercicio #14. Usa guantes gruesos. Es una variante del ejercicio #12. La perder sensibilidad, te obligas a confiar en otros sentidos –cuidado de no hacer este ejercicio cuando las condiciones de la circulación no lo permitan.

Ejercicio #15. Asocia olores a lugares. Prepara 5 tarros con diferentes esencias contigo. En ciertos lugares (por ejemplo, semáforos), destapa siempre la misma esencia y aspira profundamente. Siempre que hagas este ejercicio procura destapar las mismas esencias en los mismos lugares para que se produzca la asociación.

Ejercicio #16. Asocia olores a música. En lugar de utilizar estimulación visual como en el ejercicio anterior, se puede utilizar estimulación auditiva, destapando cierta esencia al escuchar ciertos tipo de música, o mejor aún, ciertas piezas musciales.

Ejercicio #17. Juega con monedas. En los semáforos, agarra monedas sin mirar y trata de averiguar su valor facial simplemente con el tacto. También se puede tratar de clasificar otro tipo de objetos pequeños por tamaño, como tornillos, clips,  piedras, etc.

Ejercicio #18. Sé social. Siempre que puedas, trata de relacionarte con personas. Por ejemplo, en la gasolinera no pagues en la máquina, ve a la caja; compra el periódico al vendedor en lugar de en una máquina; haz muecas graciosas a los niños de otros coches.

Ejercicio #19. Comparte coche… y conversa. Además de ser beneficioso para el medio ambiente, se socializa. Una forma de hacerlo más interesante es que cada día uno cuente una historia o una noticia, y los demás reaccionen con sus opiniones.

Ejercicio #20. Deja que otros conduzcan. Si te trasladas en trasporte público, puedes realizar casi todos los ejercicios anteriores igualmente. Incluso puedes hacer otros ejercicios, como leer algo diferente de lo que lees normalmente, dibujar, grabar en vídeo lo que sucede al otro lado de la ventanilla, etc.

¿Practicas alguno de estos ejercicios regularmente? ¿Qué otras formas se te ocurren de estimular el cerebro durante los traslados? Comparte tu experencia con nosotros.

Foto por: Rita Mezzela

4 comentarios

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. ¡Huyy!

    Yo camino, pero lo hago tan en automatico que empezaré a seguir algunos de estos consejos.

    Saludar a la gente es algo que procuro hacer. Saber como se llaman las personas encargadas de la limpieza o el mantenimiento de los edificos donde trabajo es lo mínimo que recomiendo. Finalmente son compañeros de trabajo.

    • @Hluot:

      No se me había ocurrido, pero supongo que también se pueden hacer ejercicios neuróbicos caminando. Y conociéndote, seguro nos vendrás después con alguno nuevo de tu propia invención ;-)

  3. yo creo que caminando podemos echar un ojo a ver si hay pajaros alrededor, detenernos donde hayan flores y contemplarlas,verificar entre la gente cuales son las mas hermosas??? o esto no activa el cerebro :-(???

Deja un comentario