Neurobics: ejercicios para el cerebro

“El cerebro no es un vaso por llenar, sino una lámpara por encender.” Plutarco (h. 50-h. 120) Historiador, biógrafo y ensayista griego.

Existe la idea (actualmente) errónea de que con la edad es inevitable la pérdida de facultades cerebrales, especialmente debido a la pérdida de neuronas. Esto no solamente no es cierto, sino que se ha demostrado que, con los ejercicios adecuados, es posible regenerar “circuitos” cerebrales que se consideraban perdidos.

Lo que más afecta a la pérdida de facultades cerebrales no es la edad, sino la rutina. Basándose en estos hallazgos, los doctores Lawrence Katz y Manning Rubin, autores del libro Keep your brain alive, han desarrollado una serie de ejercicios neuronales (neurobics) orientados al desarrollo de nuevos caminos por donde circulan las señales eléctricas del cerebro.

El cerebro procesa información o estímulos provenientes de los 5 sentidos, y basándose en esos estímulos construye una respuesta adecuada. La mayor parte de las veces utilizamos los mismos sentidos, de la misma forma, para hacer las misas tareas. La repetición hace que se “fijen” los caminos neuronales en el cerebro para producir siempre las mismas respuestas. Y eso es bueno, pues nos permite automatizar lo que hacemos, haciéndonos más efectivos.

El problema es que, según nos hacemos viejos, los caminos neuronales formados a base de repetición tienden a deteriorarse, y si no existen caminos alternativos, empezaremos a perder facultades. ¿Cómo funcionan entonces los “neurobics”?

La idea es romper las rutinas, es decir, forzar al cerebro a realizar las mismas tareas, pero con estímulos diferentes. Por ejemplo, para ducharte siempre tienes los ojos abiertos. Pues bien, trata de ducharte con los ojos cerrados y forazarás a tu cerebro a fiarse de los estímulos provenientes de otros sentidos, como el tacto y el oído. En poco tiempo sentirás como te resulta más fácil utilizar tus otros sentidos, e incluso notarás como se aguzan, de manera parecida a lo que le sucede a las personas que pierden la vista.

Al acostumbrar al cerebro a realizar la misma tarea con estímulos diferentes, estamos construyendo nuevos caminos neuronales. El cerebro tendrá así más de una opción para realizar la mismas cosas, lo que reducirá considerablemente la pérdida de facultades con la edad.

¡Pero cuidado! Como indican muy bien los autores, no todos los cambios de rutinas se pueden considerar “neurobics”. El cambio tiene que ser lo suficientemente profundo como para hacer trabajar al cerebro. El ejemplo que ponen es muy esclarecedor: si siempre escribes con tinta de color negro, cambiar a tinta roja no es un estímulo suficiente. Para que se convirtiera en un verdadero ejercicio neuronal tendrías que escribir con la mano izquierda (si eres diestro), o con la mano derecha (si eres zurdo).

El libro está plagado de ejercicios neuronales para todo tipo de situaciones cotidianas: para tu casa antes de salir a trabajar, para el trayecto a la oficina, mientras estás en la oficina, para ir de compras, etc. En total se describen 83 ejercicios diferentes, que son sólo la punta del iceberg. Una vez entendido el concepto, cada uno puede crear sus propios ejercicios neuronales a medida.

¿Ya conocías los “neurobics”? ¿Realizas este tipo de ejercicios habitualmente? ¿Qué ejercicios neuróbicos se te ocurren que pudiéramos practicar todos?

Foto por Mr. Mark

13 comentarios

  1. Recomiendo usar un día completo el mouse con la mano izquierda. No solamente no es fácil, sino que es un excelente estímulo para la atención.
    Gracias por tu trabajo
    Un abrazo

  2. Pues ya estoy utilizando el ratón con la izquierda, a ver si me vuelvo listo. De momento soy bastante más torpe que antes.
    He buscado un poco por internet, pero no he encontrado nada. ¿alguien sabe si el libro está traducido al español? Y si es que no, tampoco he encontrado la referencia del libro en inglés. ¿alguien lo sabe?
    Felicidades por el blog. No es fácil encontrar contenidos interesantes que no sean un vulgar corta y pega.

    Sabiopelotas

  3. Hola:

    Yo soy diestro y utilizo el mouse de zurda desde hace varios años, con el paso del tiempo no es importante la configuración de los botones porque adquieres la habilidad de pensar que tienes que hacer (y no hacerlo sin pensar) y el cerebro se ajusta sin problema.

    Pero les recomendaria que utilizaran el mouse un año con una mano y un año con la otra, sin importar la carga de trabajo, así si esfuerzan el cerebro y crean el habito.

    Existe la tendencia a que los días mas estresantes, se vuelva a la rutina para aumentar la eficiencia, hacer el ejercicio todo un año evita la tendencia.

    • @Hluot:

      La verdad, en cuanto llevas un día utilizando la mano no dominante te acostumbras. ¿No crees que un año es demasiado tiempo? Me refiero a que cuando manejas el mouse con la izquierda sin problemas, el ejercicio deja de tener dificultad y ya no se obtienen los beneficios.

  4. Pues en mi caso, la dificultad radica en el tipo de software que utilizo y el nivel de presión.

    Cuando se trata de procesadores de texto utilizo poco el mouse y si sucede lo que tu dices. Pero cuando empiezo a utilizar software para dibujo, el mouse es impresindible y se vuelve más grande la dificultad.

    Lo mismo con la presión, cuando empezaba en esto y estaba muy presionado trataba de manejar el mouse de diestra. Tarde varios meses en eliminar esa tendencia.

    Creo que tambien depende de que tan habil eres con las manos :)

  5. Hola!
    Me gustaria llegar en buen momento para ti…el libro en español se llama “Mente despierta”
    A mi me funciona muy bien salir ya que la idea es cambiar el comportamiento de la rutina :
    Usar el reloj en el pulso contrario al que normalmente uso.
    Vestirme con los ojos cerrados.
    Ver las fotos de cabeza para abajo.
    Gracias por estar ahi!

  6. @Orientar:

    ¡Genial! No recuerdo haber leído este ejercicio en el libro de los autores. Ya he cambiado de lugar el mouse. Desde hoy, el miércoles será el día de “el mouse con la mano izquierda” ;-)

    Claro, hasta que deje de ser estimulante. ¿Después que vendrá? ¿Manejarlo con el pie? :-p

    Muchas gracias por tu aportación y bienvenido.

  7. De acuerdo con lo de cambiar el mouse de mano, pero ¿cambiando la configuración de los botones o manteniendo la actual?

  8. @Sabiopelotas:

    Bienvenido y gracias por tu comentario :-D

    En la página oficial del libro informan que sí existe una versión en español, distribuida por Cúspide y RBA:

    http://www.neurobics.com/purchase_lang.html

    El libro en inglés lo compré en San Diego, California (USA), pero sé que también está disponible en Amazon.com.

    Gracias por tus felicitaciones. Me encanta que mis lectores se den cuenta del esfuerzo que uno le pone a esto. Desde el principio he tratado de que el blog no sea uno más, mucho menos un simple “corta y pega”. Imagino que eso significa que te seguiré viendo por aquí ;-)

  9. @Biel:

    Imagino que es mejor si no cambias la configuración, ya que te verás obligado a utilizar diferentes dedos que en la otra mano. Por ejemplo, si con la mano derecha usas el dedo índice para el botón izquierdo, con la mano izquierda utilizas el dedo anular. Es una forma de poner más dificultad al asunto.

    ¿Qué opináis los demás?

Deja un comentario