Los hábitos y la productividad

“Cultiva sólo aquellos hábitos que quisieras que dominaran tu vida.” Elbert Hubbard (1856-1915) Ensayista estadounidense.

Hace unos días escribí sobre por qué debemos ser productivos. En aquél artículo básicamente expresaba la idea de que ser productivos es la única forma de conseguir realmente lo que queremos. El problema estriba en que no basta con saber por qué es necesario ser productivo, también hay que saber cómo serlo.

Alguno pensará: “Ah, ya se. Ahora es cuando este tipo va a hablar de GTD, o ZTD, o algún otro nuevo método sacado de la manga“. Pues no, a mi juicio no es el método el que marca la diferencia. He visto gente implementar sistemas de productividad mastodónticos, con más siglas, tecnología y software que una misión espacial de la NASA, y fallar estrepitosamente. ¿Por qué?

Ningún método de productividad es realmente efectivo si antes no cultivamos unos hábitos y eliminamos otros. De nada sirve tener una bonita lista de tareas priorizadas si nos distraemos con la primera mosca que pasa, o tratamos de hacer más de una cosa al mismo tiempo, o nos dedicamos a probar un nuevo software de productividad cada semana, o caemos continuamente en la tentación de hacer las tareas que nos resultan más agradables, en lugar de hacer las que sabemos que deberíamos estar haciendo.

En realidad, el método que empleemos no es más que el aceite que engrasa la maquinaria de la productividad, y generalmente es mucho menos importante de lo que algunas personas están dispuestas a reconocer. Claro que el método es importante, pero un método por sí mismo nunca será capaz de hacernos productivos. Antes de pensar en un método o en las herramientas para implementarlo, es necesario analizar y mejorar ciertos comportamientos que, de no modificar adecuadamente, se pueden convertir en auténticas bombas de tiempo bajo la línea de flotación de nuestra productividad.

Por mi parte, he hecho una recopilación de 9 hábitos que me han funcionado de maravilla para aumentar mi productividad, pero antes de enumerarlos me gustaría saber…

¿Qué hábitos te han funcionado mejor a ti? ¿Qué otros hábitos sientes que han sido un lastre contra los que has tenido que luchar? Deja un comentario con tu experiencia.

20 comentarios

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pues, la verdad sea dicha, mis hábito son inexistentes y ese es uno de los lastres en mi productividad global. Vale que en mi trabajo el día a día (con demasiados imprevistos y urgencias determinadas por jefes lejanos) se me come por los pies y apenas me deja tiempo para poner en marcha políticas productivas a largo plazo, pero has descrito con precisión mis fallos más clamorosos (me despisto, hago lo “agradable” antes que lo necesario, intento hacer varias cosas al mismo tiempo… un desastre).

    Me gustaría adquirir hábitos favorables y desarrollar un sistema de trabajo más eficaz y que me permita (aunque parezca mentira) estar más relajado en mi pusto laboral. Bueno, por eso soy un seguidor acérrimo de este blog, porque quiero mejorar :)

  3. La más importante creo que es la realización de una revisión periodica de todos los asuntos pendientes. Parecerá una chorradada, pero gracias a esta revisión he conseguido mantener y finalizar muchos proyectos personales.

    Y otro hábito que considero clave es: Madrugar (normalmente finalizo una de las tareas más importantes del día antes del primer café con los compañeros). Los días que, por cualquier causa no llego pronto a la oficina son muuuucho menos productivos.

    En aspectos a mejorar… demasiados. Pero por poner alguno: me cuesta demasiado decir NO, me distraigo demasiado facilmente con cualquier nueva idea, dedico demasiado tiempo a Internet…

  4. Para terminar mis tareas, lo unico que me ha funcionado es dedicar un periodo de tiempo largo a cada tarea, algo asi como dedicar todo el dia a terminar una sola tarea. El problema es que no siempre es posible hacer una sola cosa durante todo el dia y voy dejando detalles sin concluir.

    He buscado darle la vuelta a lo de las distracciones, este año la mayor parte de las distracciones en internet han sido lecturas sobre organizacion y finanzas personales. Es distraccion y es un obstaculo para terminar el trabajo, pero a la larga empiezo a aplicar lo que leo y obtengo una mejoria.

  5. Algo que ha mejorado considerablemente mi productividad es crear en mi correo electrónico una regla que aparta de la bandeja de entrada cualquier mensaje que no va a generarme una tarea. Lo aparto a una carpeta “misc”. Esa carpeta puede revisarse al final del día o incluso cada dos o tres días. Eso permite tener el correo electrónico permanentemente abierto, dado que sólo vas a recibir los mensajes realmente útiles.

  6. Pues yo voy a compartir un hábito concreto, sebcillo y pequeño pero que realmente mejora mi vida.

    veréis, a mñi no me molesta fregar los platos. pero no me gusta nada llegar a fregar y encontrarme con que tengo que vaciar el escurridor antes, me corta el rollo.
    Por otro lado, para que le microondas caliente el agua para mi taza de te hacen falta dos minutos y medio.

    Que suele ser loque tardo en vaciar el escurridor. Así se queda vacío para cuando me da por fregar.

    Ya sé que parece una tontería, pero ahora es algo que hago todas las mañanas y que me resulta un hábito d elo más satisfactorio…

  7. Yo soy un especialista en preparar un método de productividad y cuando voy a ejecutarlo irme por los cerros de Úbeda. Me han funcionado pequeños trucos como el de poner un calendario con el hábito e ir tachando los días en que lo cumplo, el hecho de ser una especie de juego-reto ayuda.
    Lo que más me descoloca son las interrupciones, internet y la multitarea que tendré que atajar tarde o temprano.

  8. Pingback: 9 hábitos para mejorar tu productividad « Método DeRose: Nuestra Cultura

  9. Pingback: 9 hábitos para mejorar tu productividad | Despertares

  10. Pingback: Anónimo

  11. @Amandil:

    Los malos hábitos que mencionas (no me gusta llamarlos fallos jajaja), son casi universales. Por eso los recogí como ejemplos. De hecho, no importa lo productivo que llegues a ser, siempre estarás es una lucha continua contra esos malos hábitos. Por supuesto, yo soy el primero que me distraigo con cualquier nueva herramienta o proyecto interesante que se cruza por mi escritorio ;-) Pero ser consciente de esos malos hábitos y conocer algunas técnicas ayuda mucho a mantenerlos bajo control.

  12. @MacWindu:

    Gracias por comentar y bienvenido a El Gachupas :-D

    Efectivamente, la revisión de los asuntos pendientes es un hábito fundamental, y forma parte integral de GTD. Pero no me quiero adelantar. Muy pronto llegaremos a ese tema en la serie “Mi sistema GTD”.

    En cuanto a madrugar, ¿qué quieres que te diga? Yo te escribo esto a las 7 de la mañana, y ya he desayunado y he ido al parque a hacer ejercicio con mi perro :-) Las primeras horas del día son las más tranquilas, y por ende las más productivas para mi, aunque reconozco que algunas personas son más productivas por la noche, quizá por la misma razón: son horas muy tranquilas que te permiten concentrarte mejor.

  13. @Hluot:

    Te entiendo perfectamente, a mi también me sigue pasando. Cuando me sorprendo “perdiendo” el tiempo de esa forma trato de recordarme a mi mismo que leer sobre cómo hacer no es hacer las cosas. A veces funciona… pero a veces la lectura es demasiado interesante ;-)

  14. @ivalladt:

    Interesante :-m Tengo una curiosidad… ¿cómo tienes construído el filtro? Quiero decir, ¿cómo sabes de antemano que un correo representa una tarea?

  15. @Rapunzell:

    Buen truco. La productividad se hace a base de hábitos pequeños pero consistentes. Y el tuyo es un muy buen ejemplo.

    Bienvenida de nuevo. Hacía algunos días que no te veí por aquí :-D

  16. @ManoloAM:

    Bienvenido a El Gachupas y muchas gracias por participar :-) (parezco Torrebruno jajaja)

    Como me dijo el otro día mi doctor, “eres un caso claro y manifiesto” de productivo improductivo (claro, él no se refería a la productividad, sino a mi rinitis alérgica) ;-) Los tres factores que mencionas creo que son universales. Yo he pasado por ahí, y aunque me duela reconocerlo, sigo pasando por ahí más a menudo de lo que quisiera reconocer. Pero hay algunas cosas que he descubierto que me ayudan a recuperar el buen camino cuando me descarrío. No es nada extraordinario, pero merece la pena mencionarlas para tenerlas en cuenta. Las veremos mañana.

    De nuevo, muchas gracias y sigue pasando por aquí. Vuestros ocmentarios son los que enriquecen este blog :-D

Deja un comentario