Los hábitos vitales de José Miguel Bolívar

José Miguel Bolívar

Foto por Optima Infinito

Artículo original escrito por Jero Sánchez. Sígueme en Twitter.

Continuamos con esta interesantísima serie sobre los hábitos vitales de los expertos en productividad en español. En los dos artículos anteriores conocimos un poco mejor a Jeroen Sangers de El Canasto, y Berto Pena de ThinkWasabi. Hoy le toca el turno a José Miguel Bolívar de Optima Infinito.

Además de una impresionante carrera profesional en HP, y ahora en Life Technologies, lleva más de 5 años ejerciendo como coach y está a punto de obtener la certificación de la International Coach Federation. Es el creador y único editor del blog Optima Infinito, todo un referente dentro del mundo de la productividad para personas y empresas. Y actualmente está próximo a iniciar su carrera profesional como Coach y Consultor Artesano, en la que le deseo toda la suerte que se merece por su buen hacer.

Os dejo con los hábitos vitales de José Miguel, un ejemplo de que el éxito y la productividad no están reñidos con la sencillez y el “buen rollo” ;-)

Hogar y familia

Tanto la actividad profesional de mi mujer (coach) como la mía (teletrabajo el 70% del tiempo) nos permiten disponer de mucho tiempo para hablar, aunque con frecuencia sea en intervalos breves de tiempo (descanso para tomar un café…). Por la noche estamos en la misma habitación leyendo feeds, en Twitter… Con frecuencia intercambiamos comentarios sobre algo que nos ha interesado, gustado, etc., ya que no leemos los mismos blogs ni seguimos a la misma gente en Twitter. Compartimos muchas aficiones: pasear, cine, leer, salir a cenar sólos o con amigos, montar en bici de montaña, viajar, hablar, etc. y siempre que podemos nos gusta hacer actividades juntos. Además es mi coach habitual, incluso desde antes de formarse como tal, algo por lo que me considero especialmente afortunado.

Solemos desayunar, comer y cenar en familia a diario para que las peques puedan también participar de la conversación. Los fines de semana siempre reservamos un buen número de horas para hacer cosas en familia (jugar a la Wii o algún juego de mesa, dar un largo paseo, ir al cine o ver una peli juntos en casa, organizar una cena “especial” en casa o fuera…). Soy muy celoso con el tiempo de mi familia y rehuyo sistemáticamente compromisos familiares y sociales en fin de semana, con contadas excepciones (bodas y poco más). El fin de semana es sagrado para mí y no es que sea insociable, es que soy de sociedades pequeñas y próximas.

En cuanto a nuestra casa, es ante todo hogar. Hemos sacrificado en parte la estética por la funcionalidad y la comodidad. Somos fans de IKEA. Me gustaría que estuviera algo más ordenada pero con dos niñas pequeñas es algo difícil de alcanzar, así que estoy satisfecho con el “desorden controlado” existente. Mis hijas la llaman “la cueva” y son muy “caseras”, tanto o más que nosotros. No es fácil convencerlas para salir de casa e ir a sitios concurridos… Lo interpreto como que les gusta estar en su casa, lo cual me parece algo positivo. Lo que más me gusta de mi casa es la parcela. Tenemos varios frutales y nos gusta mucho hacer “la cosecha” en familia. También está genial cenar en la terraza por las noches en verano. Reconozco que me cuesta mucho salir de casa… :-))

Finanzas

No recuerdo desde cuando llevo control diario de mis gastos y los de mi familia, pero seguramente sean más de dos décadas ininterrumpidas. Sé exactamente en qué gastamos el dinero y dónde, al céntimo de Euro, y cuánto podría ahorrar adicionalmente si fuera preciso. Ahorro de forma regular en función de mis posibilidades, pero sin hacer del ahorro una obsesión. Me preocupo más por no incurrir en gastos innecesarios, sobre todo si van a ser gastos fijos, que por ahorrar. Para mí el ahorro es una consecuencia, no un fin. Tanto si hablamos de productividad económica como de ahorro, me parece que la reducción de costes es una opción simplista y peligrosa, ya que el recorrido se agota en seguida y uno comienza a cortar músculo en lugar de grasa. Prefiero aumentar el numerador, es decir, producir más por unidad de coste (haciéndolo mejor) o ganar un poco más de lo que estrictamente necesito para poder ahorrarlo.

Trabajo

GTD me ha salvado la vida profesional con frecuencia. Una cualidad mía que me gusta es la asertividad. Defiendo educada pero tenazmente mis puntos de vista y exijo algo más que opiniones para modificarlos. Además, mi respuesta por defecto suele ser “no” ante determinadas personas, y a partir de ahí negociamos. En todas las empresas hay un cierto porcentaje de vagos e/o incompetentes que se aprovechan de la buena voluntad y el trabajo de los que no lo son. La típica gente que te pide para mañana algo que les pidieron a ellos hace dos semanas y ha estado “durmiendo” en su bandeja de entrada desde entonces hasta hoy. Hay que ponerles a raya y a mí me encanta hacerlo :-)

Por otra parte, desconecto por completo al terminar la jornada, los fines de semana o en vacaciones. Lo llevo haciendo toda mi vida profesional, en distintos puestos y empresas, y jamás he tenido el más mínimo problema por desconectar el móvil. Creo que la gente que no sabe desconectar tiene un problema grave aunque no lo sepa.

Bien estar

Soy persona de aficiones sencillas. Me gusta la rutina y la necesito para recargar pilas y poder pensar con claridad. Suelo levantarme todos los días a la misma hora excepto fines de semana, en los que me gusta trasnochar y levantarme tarde (ahora que las peques no lo son tanto y ya lo permiten). Cuando el tiempo acompaña me gusta salir a montar en bici de montaña y, siempre que no llueva, un largo paseo en familia los domingos por la mañana.

Todos los fines de semana que puedo aprovecho para echarme una siesta. Paz, mi mujer, es una excelente cocinera muy preocupada además por la nutrición, así que disfrutamos no sólo de comida rica sino también variada y saludable. Un ejemplo de a lo que me refiero es que un día al salir del cole preguntaron a su madre “mamá, ¿qué hay de comer hoy?”, a lo que les respondió: “espinacas y pescado”. Mis dos hijas empezaron a saltar diciendo “¡Biennn!, ¡bienn!”, ante la mirada entre irritada y perpleja de otras madres que estaban por allí y habían oído la conversación.

Entorno

Me molesta la falta de sensibilidad ante la contaminación sistemática de nuestro planeta Tierra e intento minimizar mi contribución en la medida de lo posible. Me preocupa mucho más la contaminación del agua con metales pesados o la mala gestión de los residuos radiactivos que el cambio climático, el cual me parece otro montaje de los media como el de la gripe A, no por nada, sino porque la humanidad es un instante en la historia del planeta y creo que seguimos ignorando muchísimo más de lo que conocemos, lo que hace que estas supuestas teorías super-contrastadas no pasen para mí de ser meras conjeturas con poca sustancia.

Productividad

Para mí la productividad personal está vinculada a la naturaleza de lo que haces con tu tiempo. Ser productivo para mí no es hacer muchas cosas. Poder echarme la siesta el fin de semana o pasear los domingos con mi familia es consecuencia de mi productividad. La productividad personal como yo la entiendo consiste en maximizar el tiempo disponible para hacer lo que quieres y lo que te gusta a la vez que minimizas el tiempo que dedicas a hacer lo que debes o tienes que hacer. De los muchos métodos que conozco, el único que ha resistido la crítica y el paso de los años ha sido GTD. Creo que la razón es que sus principios son indiscutibles. Cuando alguien dice que no le ha funcionado GTD debería ser más humilde y reconocer que él (o ella) no ha estado a la altura de GTD, que le han fallado a GTD, no al revés. Estoy por conocer a la primera persona a quien comenzar a recopilar, procesar, organizar, evaluar y hacer las cosas de forma correcta, sistemática, habitual y aplicada a todos los ámbitos de su vida le haya hecho menos productivo de lo que era antes.

9 comentarios

  1. José Miguel me parece ante todo una persona muy equilibrada, que al fin y al cabo es lo que buscamos todos en el mundo del desarrollo personal. Me ha encantado la entrevista.

  2. Todo muy vien hasta que llegamos a lo del cambio climatico.

    Pero como es un post sobre habitos de vida, considero que es muy bueno.

    Me gusto mucho.

  3. El otro día le conocí. Esa impresión saqué yo. Es muy curioso, justo después de leer esto, hice una entrevista con un headhunter que me ofreció un trabajo de viajar 3 días -con sus noches- por semana a un sueldo “de crisis” según él. Lo rechazé.
    Hablar con tipos como él inspira mucho, también para decir que no a lo que no es higiénico personalmente hablando…

    • @ramonbalterra:

      Me alegra que este artículo te haya ayudado a tomar una buena decisión. Aunque no tengo el placer de conocer a José Miguel en persona –me hubiera gustado hacerlo en mi último viaje a Madrid en enero, pero las circunstancias no era propicias–, con esta entrevista lo siento un poco más cercano.

  4. Pues me lo he leído como una novela porque está muy bien escrito. Claro que también me he sentido como un poco “cotillo”, como si leyera “salsa rosa”. Pero lo he disfrutado, que es lo importante. Y mira que ya es raro a estas alturas dudar del cambio climático; seguro que las niñas lo verán de modo distinto ;).

Deja un comentario