Los hábitos vitales de Alex Bergonzini

Artículo original escrito por Jero Sánchez. Sígueme en Twitter.

La semana pasada pudimos disfrutar de los hábitos vitales de José Miguel Bolívar, toda una lección de sencillez y eficacia productiva. Hoy le toca el turno a otro de los grandes de la productividad en español: Alex Bergonzini.

Desde su blog GTD Bergonzini, Alex nos deleita con artículos sobre GTD y productividad desde un punto de vista menos teórico y más filosófico. A veces radical, otras transgresor y hasta pareciera anti-GTD, siempre ofrece puntos de vista muy interesantes y personales. Sin duda, una gran aportación a la comunidad.

Y sin más preámbulos, os dejo con los hábitos vitales de Alex. Espero que los disfrutéis tanto como yo.

Hogar y familia

Este es uno de los terrenos peligrosos dentro de sistema de productividad personal. Las diferencias de opiniones que existen en la gran bandeja de entrada que resulta la casa se convierte a veces en un auténtico campo de batalla, dónde el dios orden y el diablo caos entablan feroces disputas o al menos es así como lo veo yo, el resto de integrantes bajo techo no le dan ninguna importancia.

He comprendido que mi sistema de productividad es exclusivamente mío y no intento cambiar a los demás en pro de una necesidad propia de control. Ellos son felices en su forma de vivir en la casa e intento respetarlo sin llevarme las manos a la cabeza, es un equilibro que hay que aprender si no, se sucumbe con extremada facilidad.

Dedicar tiempo a toda la familia, escucharles, comprenderles y ayudarles en todo lo posible, sin esperar nada a cambio es mi única filosofía.

Finanzas

Llevo un estricto control de lo que entra y sale. Gracias a un soporte informático y al hábito de revisar las cuentas bancarias todos los jueves, puedo planificar las inversiones y los imprevisto.

Utilizo el sistema de pago a crédito, siempre y cuando no existan los intereses. Antes de pagar a crédito reservo una partida con el dinero suficiente para afrontar el pago, retirándolo de mi sistema financiero. Nunca realizo compras compulsivo, utilizo la regla de los 30 días. Lo apunto y lo agendo 30 días, si después de ese periodo me sigue interesando, lo adquiero.

Hago participe al resto de la familia de los gastos y de los ingresos, de esta forma todos son consciente de la economía, bueno, salvo Lucca con sus cuatro años :)

Trabajo

Yo no diferencio el trabajo como algo externo a la productividad personal. Trabajar es realizar las acciones que uno ha recopilado, procesado, organizado y revisado. El trabajo no tiene una ubicación especial, ni un momento del día para hacerlo. Hay que trabajar las cosas en el contexto más adecuado. Esa es mi clave. Si hablamos concretamente del trabajo como algo comprendido en los marcos corporativos, esto choca frontalmente con la idea empresarial. Aún así, intento hacer valer mis principios en ese tiempo profesional.

Bien estar

Igual que el año pasado, me he marcado unas metas físicas y mentales para desarrollar, es un proyecto más dentro de mi lista de proyectos, el cual está metido perfectamente dentro del sistemas. Por ello, realizo ejercicio físico de forma cotidiana, o al menos, cuando mi hijo no me lesiona. Sigo una dieta de comida que yo mismo me he marcado, he aprendido a conocer mis debilidades y por lo tanto intento no pecar en exceso. La mente suelo cultivarla ofreciéndome nuevos retos, la mantengo despierta hasta altas horas de la madrugada, que es el momento en el cuál puedo dedicar tiempo a los proyectos más personales. Un reto, es una necesidad de superación que debo cumplir.

Entorno

No estoy concienciado con el entorno y aunque suene así de duro, si que realizo mis pequeños actos para egoístamente ser más, un pequeño ahorrador que no un “activista verde” en potencia. De esta forma, reciclando el papel, el plástico, el vidrio y lo orgánico educo a mi hijo. Cambiando las bombillas por leds, reduzco mi factura de la luz. Llenando cubos de agua con el agua de la ducha, ahorro agua de la cisterna. Regresando a casa caminando en vez de en transporte publico bajo mi cuota de CO2 y ahorro un viaje en el bono de transporte. No soy consciente de salvaguardar el entorno y mucho menos dedicarle tiempo para hacerlo, pero supongo que él si que es consciente de todo lo que estoy haciendo por puro egoísmo ;)

Productividad

Mi productividad es muy sencilla, hacer lo mínimo posible. Un hecho contradictorio visto por muchos que piensan que haciéndose más productivos conseguirán realizar más acciones, procesar más información, conseguir muchas metas. Por ello, yo me centro en las fases previas, dónde filtro con extremada delicadeza todas las cosas.

Desechando muchas de ellas, delegando a las personas más adecuadas, estableciendo seguimientos, incubaciones, llenando el sistema de información. Sólo aquellas cosas que pasan por todos los filtros las llego a realizar con mis propias manos.

2 comentarios

  1. Me ha gustado mucho la entrevista. Gran claridad de ideas, algo de agradecer, y un compromiso por la coherencia y la flexibilidad. Me quedo con la definición de productividad “hacer lo mínimo posible”.
    Me está resultando muy interesante ver lo mucho que compartimos “los productivos”… :-)

    • @José Miguel:

      Totalmente de acuerdo. Alex siempre me ha parecido un tipo muy práctico y mente pre-clara :-)

      De verdad, me siento muy afortunado de contar con vuestra participación en esta serie. En lo personal, me está sirviendo para conoceros mejor, para sentiros más cercanos, casi como amigos de carne y hueso –algún día lo seréis, estoy convencido de ello :-)

Deja un comentario