Los 3 pilares del cambio personal

Columnas

Foto por philos from Athens (via Flickr)

Artículo original escrito por Jero Sánchez. Sígueme en Twitter.

Muchas personas sienten que no son todo lo que podrían ser, que no explotan todo su potencial. Se sienten frustradas. En muchas ocasiones ni siquiera saben exactamente qué es lo que les apasiona, o cuáles son las fortalezas que podrían explotar. Saben que quieren cambiar, pero no saben cómo ni en qué.

En los últimos años se ha venido gestando una disciplina llamada coaching personal que, a pesar de las críticas recibidas, está consiguiendo ayudar a muchas personas a desarrollar su máximo potencial vital. Mediante la observación y la introspección, el individuo toma conciencia de sus fortalezas y debilidades, y de su capacidad y libertad para hacer elecciones. A partir de ahí, se fijará un plan de desarrollo personal, con una serie de objetivos claramente definidos que lo irán puliendo poco a poco. Pero, ¿cómo inducir en una persona todos los cambios que son necesarios a lo largo del proceso de coaching?

Partiendo de que el individuo ya ha pasado por la fase de introspección y concienciación –es decir, que ya se conoce, sabe lo que quiere y por qué lo quiere–, existen 3 pilares que a mi juicio son fundamentales para lograr el verdadero cambio personal:

1. Los hábitos. Definidos como el conjunto de comportamientos automáticos y casi inconscientes que nos definen. Aunque muchos comportamientos importantes deben ejecutarse en niveles superiores de consciencia, la mayoría de los cambios que debemos afrontar en un proceso de desarrollo personal son simples cambios de hábitos. Dejar de fumar, tomar más agua, leer regularmente, comer sano… son todos comportamientos casi inconscientes una vez han sido interiorizados.

Después del autoanálisis y la concienciación –el adquirir el genuino deseo de cambiar–, la capacidad de desarrollar nuevos hábitos es la parte más importante del cambio. Identificar los hábitos que nos sobran, y los nuevos que deberíamos desarrollar, es generalmente algo bastante intuitivo que puede determinar el propio individuo con un poco de ayuda.

2. Las técnicas. Cada hábito a desarrollar requiere del aprendizaje de sus propias técnicas o formas especiales de hacer las cosas. Las técnicas deben ser estudiadas de forma consistente, practicadas y depuradas a través de la experiencia. Por lo regular, y al contrario que sucede con los hábitos, una persona no puede adquirir este conocimiento por sí misma; necesitará de la ayuda de un libro, un mentor o un coach que lo guíe durante el aprendizaje.

3. Las herramientas. Por último, muchas de las técnicas necesitan de objetos físicos o, actualmente, sus equivalentes digitales, para poderse llevar a la práctica. Muchas veces es posible intuir las herramientas necesarias a partir del estudio de la técnica. Sin embargo, en no pocas ocasiones podemos beneficiarnos de la experiencia de otros que ya han pasado por ahí, y descubrir mejores herramientas, más avanzadas, o que simplemente se adaptan mejor que otras a ciertas técnicas.

Ahora podemos entender por qué muchas personas fracasan a la hora de realizar cambios profundos en su vida: generalmente sólo se enfocan en definir los hábitos, sin preocuparse de estudiar las técnicas que tendrán que emplear, o las herramientas más adecuadas que tendrán que poner en práctica. El desarrollo efectivo de nuevos hábitos –y más aún si se trata de sustituir un hábito no deseable–, pasa necesariamente por estos tres pilares. Ignorar uno de ellos nos llevará inevitablemente al fracaso.

Y tú, ¿tienes en cuenta los tres pilares –hábitos, técnicas y herramientas–, a la hora de introducir cambios en tu vida? Comparte tu experiencia con nosotros en un comentario.

14 comentarios

  1. Muy buen artículo Jero, creo que esta frase “que ya se conoce, sabe lo que quiere y por qué lo quiere” es crucial. La autoevaluación de capacidades es un paso muy importante para cualquier cambio. Si no nos conocemos y no sabemos lo que queremos o podemos hacer, ninguna técnica nos llevará a nada. Una vez encontrados los objetivos: hábitos, técnicas y herramientas.

  2. Mi estimado Jero,

    ¡Vaya que si me siento motivado con tus palabras! De hecho yo siento que entre lo que son tú y So, son mis coaches y dominan la técnica que busco alcanzar, me siento completo con el apoyo que obtengo de ustedes.

    He de confesarte que desde que leí el tema del Autofocus he incrementado mi productividad siguiendo los consejos que diste sobre su uso, creo que la sencilla razón es aprender de quienes tienen cierto camino recorrido.

    Me siento orgulloso de decir que gracias a tí cada día conozco más la técnica para hacer lo que me apasiona y busco la forma de mejorar en base a las herramientas que me has dado.

    Eres mi coach virtual, he dicho.

    Saludos de tu amigo

    Omar Carreño

  3. Hola Jero:

    Creo (es una petición :D ), que si pusieses un ejemplo quedaría el artículo redondo. Aportaría mucho el poder ver cómo cojea el intento de adquirir un buen hábito si no utilizas las técnicas o herramientas apropiadas.

    Un saludo y gracias por el blog.
    David.

  4. Gracias amigo, so una persona mitomana que he generado afectaciones a demas personas hasta mis padres han sido los mas afectado. Por eso que apartir de hoy pensare antes de opinar o hablar de cualquier tema.

  5. Genial artículo Jero. Lo acabo de leer y me parece un artículo muy práctico y motivador que requiere de mucha reflexión y meditación. Los hábitos, las técnicas y las herramientas…tres cosas indispensables. Yo también estoy tratando de buscar formas para el cambio de la vida, por eso tengo este sitio web: http://www.pensamientos.cc. He compilado frases y pensamientos para reflexionar. Dime que piensas!

    Saludos y felicitaciones!!

  6. Saludos Jero!
    muchisimas gracias por compartir esto!!! leer posts/articulos de reflexion me recuerda que es importante tomarse un tiempo de vez en cuando para meditar.

    Si puedes, visita mi blog de reflexion http://www.frasescelebres.cc/

    Espero que te guste!

    Muchas gracias! y felicidades!
    Saludos,
    Claudia

Deja un comentario