La necesidad de reinventarse uno mismo

“El cambio es la única cosa inmutable.” Arthur Schopenhauer (1788-1860) Filósofo alemán.

Artículo original escrito por Jero Sánchez. Sígueme en Twitter.

La mayoría de las personas raramente se plantea qué es lo que quiere de su vida y, como consecuencia, viven empujadas por la rutina, en su peor acepción. Desde que uno empieza a estudiar va tomando caminos que muchas veces no decide, y los recorre casi a ciegas. La familia, la gente que nos rodea y la sociedad en general nos van imponeniendo sus valores. Estudiamos lo que quieren nuestros padres o lo que está de moda, conseguimos un “buen” trabajo, nos casamos saliendo de la universidad, empezamos a pagar una hipoteca, tenemos hijos, nos vamos todos los meses de agosto a Benidorm… En fin, la vida “ideal” según muchos.

Pero, ¿qué pasa cuando te detienes un momento a pensar si eso es realmente lo que quieres? ¿Qué pasa cuando empiezas a definir formalmente tus valores y tu misión en la vida? Puede pasar que, de repente, te des cuenta de que no quieres estar hipotecado hasta los 65 años. Que no quieres vivir atado a las estaciones del año. Que no quieres hacer un trabajo rutinario de 9 a 5. Que de hecho quieres vivir sin deudas y retirarte a los 50 años.

En ese momento te das cuenta de que ha llegado el momento de reinventarte. De deshacerte de tu antigua vida y construirte una nueva.

Hace 6 años yo vivía en Madrid, en un piso de 110 metros cuadrados a las afueras de la ciudad –respetable para los estándares españoles–, del que debía más de la mitad. Tenía un trabajo de oficina muy cómodo, aunque algo monótono. Soportaba el calor inhumano en verano, y el frío extremo en invierno. Me dejaba medio aguinaldo en gas natural para la calefacción, y me hubiera dejado media paga de verano en luz para el aire acondicionado si lo hubiera tenido. No podía ahorrar sin reducir aún más mi calidad de vida. Perdía más de una hora por la mañana y otra hora por la tarde en traslados. Los domingos no podía hacer nada en la ciudad –salvo ir al cine o a un restaurante– porque todo estaba cerrado. No podía salir al centro en mi coche –mi único coche– porque no tenía dónde aparcarlo…

Bueno, podría seguir enumerando, pero creo que ya captáis la idea. Soportaba esas cosas y otras muchas con estoica paciencia, como la mayoría de los madrileños. Hasta que un día me di cuenta que no tenía por qué soportarlo más tiempo, que todo eso podía ser diferente si me lo proponía.

Este no es el momento para entrar en los detalles de mi historia –quizá en otra ocasión lo haga. Sólo diré que hoy vivo en Guadalajara (México), en un chalet de tres pisos, tres veces más grande que el piso que tenía en Madrid. Sin deudas de ningún tipo. Con ahorros. Con un trabajo como el que tenía en Madrid –pero al que llego en 20 minutos. Me puedo permitir el lujo de que una persona venga a casa 3 veces a la semana para que se encargue del aseo doméstico. Tengo infinitas opciones de diversión, de lunes a domingo, todos los días del año –bueno, excepto en Navidad–, y puedo ir a donde quiera y aparcar el coche sin problemas –lamentablemente, el transporte público en México no es demasiado bueno ni llega a todos los sitios como en Europa. La temperatura no baja de 15 grados en invierno, y no sube de 30 en verano. Y lo mejor de todo: por fin puedo tener un perro al que no tengo que tener encerrado en 80 metros cuadrados :-)

En resumen: tengo un estándar de vida muy superior al que tenía en Madrid, y estoy en mejor disposición que nunca de tener mi vida ideal –aunque aún me quedan algunos detalles en los que sigo trabajando.

Por supuesto, he sacrificado algunas cosas, pero haciendo un balance general puedo decir que he conseguido cambiar mi vida en la dirección que quería. No fue fácil, nada fácil. Requirió mucha planeación y una gran dosis de coraje para venderlo todo, dejar mi trabajo, mi familia y amigos, y enfrentar la incertidumbre de la nueva vida. Pero aquí estoy.

Reconozco que mi caso puede ser un poco extremo, y ni mucho menos pretendo decir que sea una solución para cualquiera. Pero lo que sí es cierto es que, si no hubiera realizado una introspección seria, si no hubiera definido mi visión y valores, si no hubiera tenido el coraje para actuar y la convicción para tomar las decisiones que tomé, jamás lo hubiera conseguido.

Tener la vida que quieres está en tus manos. Sólo tienes que querer alcanzarla.

Y tú, ¿te has enfrentado a tus valores y lo que realmente quieres en la vida? ¿Cómo lo has hecho? Cuéntanos tu experiencia en un comentario.

Foto por: a4gpa (via Flickr)

24 comentarios

  1. Efectivamente hay que ser valientes y tomar iniciativas de acuerdo a nuestros valores.La vida solo se vive una vez.
    Yo me puedo considerar afortunada pues realmente he ejercido un trabajo que me apasionaba y ahora que estoy pre-jubilada lleno mis horas con actividades que me gustan y las hago porque me apetecen. Además vivo en Barcelona que tiene muy buen clima.
    Saludos,
    Montse

    • @Montse:

      Estoy de acuerdo contigo. Muchas personas no necesitan tomar medidas drásticas para “reinventarse”. Incluso algunas siguen el camino adecuado casi de forma natural, sin un trabajo de análisis previo.

      Lo importante es que, si descubres que no estás haciendo lo que quieres, seas capaz de moverte en la dirección necesaria, en lugar de no hacer nada y quejarte de tu situación a todo bicho viviente –algo muy común en nuestros días, especialmente en España, y que me saca de quicio.

  2. Curioso.
    En 1998, buscando trabajo por primera vez se me presentó la oportunidad de irme a vivir y a trabajar a Guadalajara (Mexico), a un colegio privado del que no recuerdo su nombre. O un Liceo, no me acuerdo. Ha pasado el tiempo. La cosa se torció y aquí sigo, en una ciudad no muy agobiante, Jaén, y con un clima no muy extremo -sólo en verano-.
    Pero han de cambiar las cosas, es evidente, van a cambiar las cosas porque como dices, está en nuestras manos. Es cuestión de trabajar para ello.
    Gracias por el artículo, Jero.
    PD: Yo te hacía nacido allí mexicano, mexicano y ¡ándale!, eres español.

    • @Blumm:

      Jajaja sí, no eres el único que piensa que soy mexicano –una confesión: cuando empecé a escribir este blog me costaba un poco de trabajo volver a escribir como un español. De hecho, ya me encuentro un poco mimetizado con esta mi segunda patria, no lo puedo negar. Estoy en ese punto en el que ya soy “el” mexicano en España, y “el” español en México. Pero no me importa. Siempre he creído que la mezcla cultural, lejos de ser un obstáculo, te abre muchas puertas y te enriquece de una forma imposible de conseguir de otros modos :-)

      Por tus palabras me imagino que no estás del todo satisfecho con tu situación actual. No tengas miedo. En primer lugar sé honesto contigo mismo y plantéate lo que de verdad te mueve en la vida. A partir de ahí las cosas son más fáciles. El segundo paso, nada sencillo, es reunir el valor para tomar las decisiones que debes tomar. Es un proceso difícil la primera vez que lo llevas a cabo, pero créeme, en el fondo es mucho más sencillo de lo que parece.

  3. Hola:

    Reunir el valor de decir “yo no quiero esto” es dificil.

    En mi caso, sucedio con mi familia cuando tenia 16 años. Llego el momento de decir “si quieren un hijo, será el hijo que yo decida ser, no el que ustedes quieren”.

    Pleito de 2 años más tarde, entendieron el mensaje.

    Bien por tí, creo que todos debemos de hacer el analisis de si queremos lo que tenemos o si debemos hacer las cosas de otra forma.

    Saludos

    • @Hluot:

      Gracias por compartir tu historia personal. Es importante contar nuestras experiencias, porque aún hay mucha gente que no se anima a dar el paso. Espero que este artículo y vuestros comentarios ayuden a muchos a abrir los ojos.

  4. Buena tardes Gachupas… hace pco descubri este sitio viniendo desde otros blogs como yo oriento y otros q tu recomiendas… no habia querido comentar pero este post lo amerita…

    Me reflejo 100% en el por el salto q estoy proximo a dar en mi vida.. aunqe por hay todo el mundo t llame “loco” Y todo eso.. se q igual cada quien tiene derecho a enrumbar de nuevo su “propio” camino al final es tu vida… muy buen post y felcidades por tan buena pagina.. espero estar por aca seguidamente.. saludos desde venezuela…

    • @JUAN:

      Muchas gracias por tu comentario. Mucha suerte en tu próximo cambio de dirección en la vida –no porque pueda salir mal, sino porque tendrás que enfrentarte a obstáculos. ¡Animo y adelante!

      Yo también espero verte por aquí a menudo :-)

  5. Pingback: uberVU - social comments

  6. Siempre había sido de “ciencias puras” y en mi casa las carreras “de letras” estaban muy mal vistas, así que acabé en CC. Químicas como podía haber acabado en Agrónomos. El caso es que aquello no me gustaba demasiado pero se iba sacando adelante con esfuerzo razonable.
    Afortunadamente una conversación con un buen amigo, que estudiaba por aquel entonces Agrónomos, fue reveladora para ambos. Los dos dejamos nuestras respectivas carreras con drama familiar incorporado, él para estudiar Bellas Artes y yo Sociología.
    Es importante plantearnos constantemente si el rumbo en el que estamos nos lleva al destino deseado y, si no, corregir el rumbo sin temor.
    Yo estoy cansado de trabajar en empresas y llevo ya una temporada preparando el salto para trabajar por libre. Todos, menos mi familia directa, piensan que estoy loco, pero yo creo que la locura es malgastar la vida haciendo algo que no te llena.

    • @José Miguel:

      Me quedo con tu frase: “…todos piensan que estoy loco, pero la locura es malgastar la vida haciendo algo que no te llena”. Resumen perfectamente mi postura cuando tomé la decisión de dejarlo todo y cambiar de país. Y, ¿sabes una cosa? Ahora mis amigos –y algunos familiares– me envidian por mi posición actual. Yo trato de no ser muy duro con ellos, pero siempre les digo más o menos lo mismo: “lo que he conseguido no ha sido gratis”, o “si estoy aquí no ha sido quejándome de mi mala suerte y esperando a que llegara” :-)

      Gracias por tu aportación. Una prueba más –otra– de que nosotros, y solamente nosotros somos los dueños de nuestro propio destino. Sí, suena a frase lapidaria, pero es la cruda verdad –aunque muchos no estén dispuestos a aceptarlo.

  7. Pingback: Bitacoras.com

  8. Siempre he trabajado para otros, pero siempre he pensado en trabajar para mí. Ahora, con toda esta crisis y en paro, he convencido a mi pareja para montarme por mi cuenta. Estoy asustado y ella ha logrado entenderme, creo. Esta semana empiezo y me gustaría que dentro de un año pudiera decir que sigo en esto… pero si no lo intento… no me lo perdonaría.

    • @César:

      Si algo he aprendido a lo largo de los años es que los cambios con dirección firme siempre, siempre, son positivos. A menudo no nos atrevemos a dar un paso porque nos encontramos en nuestra zona de confort y tenemos miedo a lo desconocido. Yo he comprobado una y otra vez que, cuando reunes el valor y la convicción, y das el primer paso, después todo viene rodado con aparente facilidad.

      Mi fórmula personal: trabajar duro, ser realista y tener fé en uno mismo. A veces el camino no ha sido tan directo y libre de obstáculos como hubiera querido, pero tarde o temprano siempre he llegado a mi destino.

  9. Interesante tu historia, creo que nunca es tarde para hacer un alto y ver que haz hecho de tu vida y si es necesario reinventarse para empezar nuevamente, tengo una amiga que se queja de sus fracazos y no hace nada para levantarse y seguir adelante, reinventarse es una buena salida.

    • @Karla:

      O repitiendo una frase muy recurrente de Albert Einstein que más o menos dice: si haces las mismas cosas, obtendrás los mismos resultados.

      Definitivamente, si fracasas una, dos… tres veces, es porque algo de lo que haces no lo estás haciendo bien. En esos casos no te queda otro remedio que cambiar –reinventarte–, o estarás condenado a seguir fracasando. Desde luego, en mi caso particular, no acepto ni estoy dispuesto a escuchar las quejas de quienes no se sienten a gusto y no hacen nada para cambiar su situación.

      Gracias por pasarte por aquí y dejar tu comentario Karla ;-)

    • @ninfasecreta:

      No entiendo el tono de tu comentario. ¿Que no he explicado cómo conseguí lo que tengo? El artículo lo dice claramente: 1) Pensar detenidamente qué es lo que quería –y también lo que no quería; 2) Definir formalmente –o sea, por escrito– mis valores y misión; 3) Hacer un plan, paso a paso –vender mis cosas, avisar a mi familia y amigos, comprar los billetes de avión, buscar dónde iba a vivir al llegar a México, pensar una estrategia para buscar un nuevo trabajo… 4) Coger al toro por los cuernos y hacer lo que tenía que hacer, aunque resultara difícil –por ejemplo, dejar mi trabajo y vender todo lo que tenía en España.

      Creo que para un artículo de menos de 800 palabras no está mal ;-) ¿Se te hace poca explicación, o es que piensas que las cosas sencillas de explicar no pueden funcionar? No te engañes, la mayoría de las veces el problema no está en la teoría, sino en reunir el coraje para hacer las cosas que tienes que hacer.

  10. si en verdad q es fascinante este tema y lo que mas me alienta esq dentro de mis planes esta el de volar y empezar de nuevo y esq nunca es tarde ni mucho menos imposible teniendo claro que facil menos pero esa es la idea y objetivo. felicidades y muchas gracias.

  11. En los ultimos 30 amos el cambio es lo comun y las personas que no se adaptan a los cambios se quedan atrapadas en el tiempo. El Cambi constante y en muchos casos violento empuja la necesidad de cambiar de actitud y comportamiento, teniendo como base la formacion, mucha lectura, sociabilizacion y coraje. Este ultimo aspecto es el mucha veces nos falla, tomar accion y eso fue la diferencia en su caso. Felicitaciones y que continue cosechando mas exitos. Lo tomare como ejemplo.

    Atentos saludos.

  12. En realidad el tener coraje a hacer algo distinto es lo que cuesta para seguir avansando.
    El como lograr ?, Como poder cambiar?, como hacer que esto se refleje en lo que uno realmente quiere,, el como lograrlo, nose?

    simplemente el miedo al cambio, el querer, mirar y lanzarse del precipicio para ver como caer…el querer hacer un mejor plan de vida?? nose ?

    haí estoy,, creo que en algun momento de la vida hay que cruzar el rio y saber que es para no lamentarnos toda la vida en el haber intentado algo nuevo…

    gracias a todos, el artículo y sus comentarios.
    como dijo A. Einstein “existe una fuerza mayor a la electricidad y el petroleo es la Voluntad.. bueno algo si me acuerdo.. saludos y gracias :)

  13. Hola buenas noches, quiero felicitarte por hacer este tipo de publicación, ya que me ha ayudado a entender mejor el concepto, de reinventarse ya que me dejaron de tarea en la universidad, de re inventarme pero aun no me quedaba claro, si no hasta que leí tu historia
    felicidades y eres un ejemplo a seguir…

  14. jero sanchez; te felicito por tu coraje y tus bolas, como decimos en Bs As. tenes lo que hay que tener. yo te entiendo y te envidio sanamente por tu desicion. vivo en Bs As y estoy podrido de esta ciudad y de su gente. Pero no me animo a cambiar porque soy fotografo y no se donde podria trabajar.
    yo quiero un cambio pero estoy estancado y no se por donde mierda empezar. tu mensaje me llego muy hondo y me dije ojala yo pudiera hacer lo que hizo este tipo.
    te felicito otra vez y me alegro mucho por tu nueva vida.
    saludos
    Ricardo

  15. Responder a @DUHAMER muchas veces esta necesidad de reinventarse surge por una crisis, este es mi caso tengo esta necesidad imperiosa de reinventarme y encuentro tu artículo sobre el tema con consejos mas que motivadores ya que hace pensar que uno va por el camino correcto, aunque para amigos, familia que uno a venido cultivando en el lapso de su vida es una locura , pero es una necidad reinventarse obliga una introspeccíon y salta el descontento de haber hecho poco y mucho por lograr, pero ahi esta la cuestion y el reto encontrar el camino correcto para lograr y espero encontrar mas consejos como este artículo para encontrar lo necesario para lograr reinventarme. saludos y exitos.

Deja un comentario