La naturaleza de nuestro trabajo ha cambiado

Muestrario de sombreros

Foto por Nagyman (via Flickr)

Artículo original escrito por Jero Sánchez. Sígueme en Twitter.

Uno de los motivos por los que muchas personas no “rinden” lo suficiente, se sienten agobiadas por la gran cantidad de trabajo y, en resumen, no son productivas, es porque no se han dado cuenta de que la naturaleza de su trabajo ha cambiado. Ya no funcionan las técnicas tradicionales de organización, como tratar de agendar todo en el calendario. Para la mayoría de nosotros las cosas no funcionan como hace 20 años –y no me refiero a la tecnología, sino a la esencia misma del trabajo.

Como decía Peter Drucker, nos hemos convertido en trabajadores del conocimiento. Muchos de los proyectos que tenemos entre manos no tienen límites claros, y eso puede –y suele– generar cada día más y más trabajo. En definitiva, los modelos y hábitos de hace 20 años ya no son suficientes hoy en día.

Nuestros padres solían tener funciones muy bien definidas en las empresas en las que trabajaban. Sus obligaciones, y lo que se esperaba de ellos, raramente cambiaban a lo largo de los años –a menos que cambiaran de puesto. Sin embargo, las empresas actuales están en constante evolución, y esperan que nosotros también lo hagamos. Todo el tiempo cambian los objetivos, las prioridades, los compañeros, las técnicas y formas más efectivas de hacer las cosas… Ello implica que debemos ser mucho más flexibles a la hora de gestionar y ejecutar nuestro trabajo.

Por si esto fuera poco, nuestra forma de vida y la tecnología actuales permiten que entre en nuestro mundo un volumen de información muchísimo mayor que hace unas décadas, y que generemos un volumen de ideas y de compromisos aún más grande. Aquellos que sigan aferrándose a los métodos tradicionales de trabajo tendrán serios problemas para manejar esta situación, lo que finalmente se traducirá en altos niveles de estrés y, por supuesto, incapacidad para llevar a cabo las cosas que son verdaderamente importantes.

Ya no sirve programar el trabajo en una agenda –hoy las prioridades y los contextos cambian constantemente. No es suficiente con seguir un guión preestablecido –se espera que seamos creativos, aportando nuevas ideas y mejorando los procesos. Ni siquiera podemos conformarnos con ser buenos padres, esposos o hijos –nos hemos dado cuenta de que nuestro desarrollo personal es igual de importante que nuestros roles sociales.

Por todo ello, es necesario buscar un nuevo paradigma de la organización personal que nos permita gestionarnos en este nuevo mundo, de forma eficiente y sin estrés. Debemos encontrar un nuevo sombrero que ponernos a la hora de trabajar.

Afortunadamente para todos nosotros, ese sombrero ya existe, y se llama Getting Things Done (GTD), el método de organización y productividad personal ideado por David Allen.

17 comentarios

    • @blumm:

      Si te soy sincero, lo que sé de Drucker es por otros autores y lecturas sueltas de aquí y allá. Fue un autor muy prolífico. Por eso yo le tengo ganas a “The Essential Drucker” (2001), un compendio de todo su pensamiento de 1954 a 1999. En cuanto me lo cruce pienso comprarlo –quizá también te interese a ti como punto de partida de su obra ;-)

  1. Muy buen artículo y lo comparto plenamente.

    Blumm: Te recomiendo leer toda la obra de Drucker, no tiene desperdicio.

  2. Estoy de acuerdo con el enfoque, estoy de acuerdo en que el trabajo de hoy no tiene nada que ver con el de hace 20 años.

    Pero resulta de que GTD es bueno pero no nos hace dioses, con GTD podemos ser más productivos, no infinitamente produtivos.

    Y resulta de que no solo tenemos que ser productivos en el trabajo y ser buenos hijos, esposos y padres, tambien tenemos que ser buenos ciudadanos e informarnos del acontecer politico para votar a los mejores candidatos en las elecciones.

    Tenemos que ser buenos contribuyentes y saber como pagar los impuestos justos y además tenemos que saber porqué pagar esos impuestos, porque si no lo sabemos corremos el riesgo de hacer corajes porque pensamos que nos cobran algo injusto.

    Tenemos que ser buenos en el manejo de aparatos electronicos, y aprender a utilizarlos cada vez que cambie la tecnologia.

    Tenemos que saber de economia para entender porqué España desarrolla armamento o México exporta migrantes, solo por citar ejemplos.

    Mi conclusión es que sí tenemos que ser más eficientes, si tenemos que utilizar GTD u otro sistema de productividad, nuestros ingresos dependen de ello.

    Pero nunca podremos hacer todo lo que la sociedad espera de nosotros.

    • @Hluot:

      Efectivamente, es imposible hacerlo todo. Cuanto más hagamos más tareas, proyectos y objetivos aparecerán ante nosotros. Por eso necesitamos un método que nos ayude a lidiar con ello, para decidir qué y hasta dónde vamos a hacer, y qué definitivamente no vamos a hacer nunca.

      En eso, GTD es definitivamente un ayuda invaluable.

  3. He de reconocer que me ha encantado el artículo, cuando llevas un tiempo leyendo sobre GTD parece todo evidente… pero quizás no lo sea tanto.

    Cuando he leído el comentario sobre “lo que la sociedad espera de nosotros” he recordado un caso en el que la aplicación de GTD y alguno que otro sistema de organización/colaboración “2.0″ ha supuesto más estrés (y todas sus consecuencias).

    Para mi el artículo y el libro de Allen van sobre “vivir mejor”. Adaptarse a lo caótico sin estrés y logrando objetivos…

    Quizás el problema sea que para ser feliz en el caos… primero tu elección ha de ser esa… el caos.

    Pero hay otras =D

    • @hmartinezlopez:

      ¡Exacto! Con este artículo he tratado de esclarecer el porqué de la importancia de utilizan un método de organización como GTD, especialmente para aquellas personas que apenas se inician en la productividad personal. Me encanta que te hayas dado cuenta del detalle :-)

      En cuanto al “estrés social”, por así llamarlo, creo sinceramente que nosotros tenemos más control del que pensamos. Hace poco escribía un artículo en el que expresaba la idea de que debemos reducir el número de nuestras relaciones sociales para tener relaciones de calidad –y por ende, mucho menos estrés. Nos vemos impelidos todos los días a cumplir con compromisos sociales que ni nos van ni nos vienen, pero está en nuestra mano decir no a todo eso. Te invito a leer y comentar:

      http://elgachupas.com/reduce-tus-relaciones-sociales-para-cumplir-tus-objetivos/

      En cuanto a la esencia del libro de Allen, estoy totalmente de acuerdo contigo. Como dice el propio Allen, GTD no se trata de hacer todo, sino de hacer lo importante, y ser conscientes y aceptar lo que no hacemos.

  4. Mi estimado Jero,

    Creo que es muy interesante la forma en la que explicas cómo ha evolucionado la forma de trabajo actual, a mí en ocasiones me parece desgastante estar 10 horas en una oficina, sin embargo, sé que es parte de la “modernidad”

    Muchas veces el ser productivo no es suficiente porque muchas cosas se ven influenciadas por las relaciones sociales dentro del trabajo y esto es otro punto a gestionar.

    Siento que poco a poco, lograremos mejorar el ritmo de vida.

    Un gran saludo, excelente artículo.

    Omar Carreño

    • @Omar:

      Muchas gracias por tu comentario. Sólo una apreciación: ser productivo abarca todo, el trabajo, las relaciones, etc. No podemos separarlo. Al final de lo que se trata con la productividad es de cumplir tus objetivos y metas, sean estas del tipo que sean. Si las relaciones sociales en tu trabajo no te aportan valor, elimínalas. Así de sencillo ;-)

  5. Definitivamente Drucker es el precursor de todo esto. Recomiendo a quien aún no lo lee , conseguir “El Ejecutivo Eficaz”, especialmente el capítulo relacionado a la gestión del tiempo.

  6. Creo que el termino productividad se esta quedando “inapropiado” para definir mas lo que es un estilo o forma de encarar la vida. Aunque ese termino tiene una conotacion mas relevante de lo que se piensa, pienso que se queda corto para describir lo que queremos conseguir: una vida mas placentera, sobre la que tener mayor control, mas aprovechada en aquellos contexto en los que somos o nos hacen felices.

    En cualquier caso, estoy de acuerdo con la linea del articulo. Necesitamos nuevos medios, herramientas,…, para afrontar nuestro presente cada vez mas exigente. Pero sobre todo necesitamos formacion desde las etapas mas precoces de nuestra educacion. Sin en base, solo “pequenos” salvavidas como los contenidos de especialistas como Allen, ducker, Jero y otros muchos que se dedican a ser profesionales de esto, nos podran ayudar a mantenernos a flote en nuestro dia a dia.

    • @David:

      Tienes razón en que la palabra “productividad” se presta a malas interpretaciones en el ámbito que nos ocupa. Por eso a mi me gusta más el término “gestión personal”, como el conjunto de hábitos, técnicas y herramientas que nos permiten sacar el máximo valor de todo lo que hacemos.

      Desde luego, nuestra vida sería más plena y satisfactoria si nos enseñaran estas cosas desde niños. Pero me parece que eso no va a suceder, al menos no en un futuro más o menos inmediato.

      Muchas gracias por tus palabras e incluirme en tu lista de “especialistas” ;-)

Deja un comentario