La matriz de la autogestión

Conduciendo con control y perspectiva

“Yo soy el dueño de mi destino; yo soy el capitán de mi alma”William Ernest Henley (1849-1903) Poeta inglés.

Artículo original escrito por Jero Sánchez. Sígueme en Twitter.

Cuando David Allen publicó su libro Getting Things Done, supuso toda una revolución. En un sólo libro parecían estar reunidos todos los principios importantes sobre productividad, hasta el punto de que muchos pensaron que GTD era, por fin, el método productivo definitivo. Sin embargo, con el tiempo empezaron a hacerse patentes algunos defectos y a arreciar algunas críticas. GTD se centraba demasiado en el día a día, y muy poco en el verdadero propósito de la productividad: definir y cumplir nuestros objetivos.

Así que Allen se puso a trabajar otra vez y publicó un nuevo libro titulado Making It All Work –algo así como Haciendo que todo funcione. En realidad, este libro aporta poca cosa realmente nueva al lector atento de GTD, y tal parece que fue escrito simplemente para responder a las críticas del primero –razón por la cual es posible que no haya visto la luz en español, al menos que yo sepa. Aún así, introduce un concepto muy interesante que no se menciona en GTD, y que merece la pena comentar: la matriz de la autogestión.

La productividad es igual que conducir un coche. Se trata de dos cosas: tener el control –de nuestros compromisos diarios, del aquí y el ahora–, al mismo tiempo que mantenemos la perspectiva –ser conscientes de a dónde vamos, para tomar las mejores decisiones en cada momento.

Ahora imagina que dibujamos una matriz donde el eje X –horizontal– representa el control, y el eje Y –vertical– representa la perspectiva. Si tratáramos de representar nuestra posición en dicho cuadrante, la peor posición sería sin duda el primer cuadrante –abajo a la izquierda–, pues significaría que tendríamos poco control y poca perspectiva. Seríamos lo que Allen denomina una víctima, constantemente reaccionando a las circunstancias. Yo diría que una gran mayoría de las personas se encuentran en este cuadrante. Trabajan un montón de horas, de forma poco eficiente, y sin una dirección clara.

Algunos “iluminados” se dan cuenta de que necesitan ganar control sobre sus actividades diarias, y comienzan a moverse hacia la parte inferior derecha del cuadrante. Es el caso de muchos principiantes de GTD. Empiezan a crear listas como locos y experimentan con distintos programas de ordenador para organizarlas. Recopilan y procesan como autómatas. Tienen todo muy bien organizado. Se convierten en lo que David Allen llama microgestores o implementadores. Estas personas consiguen hacerse en auténticos expertos de la burocracia y la técnica, pero sin crear valor a cambio.

Por otra parte, algunos se convierten en visionarios y comienzan a ascender hacia la parte superior izquierda del cuadrante. Tienen una excelente perspectiva de las cosas y saben perfectamente lo que quieren en la vida. Pero sin control, frecuentemente se comprementen a muchas más cosas de las que pueden acometer, y sufren continuamente de estrés por ello.

Finalmente, unos pocos comprenden la importancia de equilibrar el control y la perspectiva. Hacen un esfuerzo consciente por ascender al mismo tiempo que se mueven hacia la derecha en la matriz, ubicándose en el cuadrante superior derecho. Los que lo consiguen se convierten en capitanes y comandates de su propia vida. Siempre enfocados en lo importante, al mismo tiempo que mantienen el orden a su alrededor. Obivamente, esta es la posición ideal para cualquiera.

Como puedes ver, la matriz de la autogestión resulta un concepto tremendamente útil para saber donde estamos productivamente hablando, y empezar a tomar acción. La buena noticia es que ganar control y perspectiva es sólo cuestión de desarrollar ciertos hábitos que cualquier puede aprender. En los próximos artículos iremos viendo cómo. ¡Estate atento!

Y tú, ¿en qué cuadrante de la matriz de la autogestión te encuentras? Compártelo con nosotros en un comentario.

14 comentarios

  1. Un gran aporte. Si me permites un par de matices:

    -David Allen remarca en MIAW que estar en cualquiera de los cuadrantes no es bueno ni malo per se, y que probablemente todos fluctuaremos en el tiempo entre uno y otro, también dependiendo de la situación (en algún otro lugar de MIAW cita el ejemplo de los pilotos de combate o los deportistas de élite como ejemplos de profesionales que pasan la mayor parte del tiempo entrenándose para combatir/competir “desde las tripas”, desde lo aprendido, pero de forma cuasi-automática; algo similar ocurre con muchas profesiones, por ejemplo, un músico al ejecutar una obra musical no lee igual la partitura la primera vez que se enfrenta a ella que a medida que va aprendiendo la pieza en cuestión).

    -Por eso, tanto en el material adjunto a este comentario como en el libro, Allen remarca debiliades y fortalezas de cada uno de los cuadrantes.

    -Por lo tanto, la cuestíón no es tanto dónde estás, sino conocer tu situación y tu hoja de ruta, que, ciertamente y en la medida de lo posible habrá de tender hacia el cuadrante superior derecho.

    Saludos, y gracias nuevamente por seguir aportando.

    Más información en http://www.gtdiq.com/media/pdf/GTD-Which%20Quadrant.pdf

    También puede resultar de interés oir al propio Allen sobre control y perspectiva en Google: http://www.youtube.com/watch?v=Qo7vUdKTlhk
    .-= Lo último publicado por Rubén: rubengp: RT @Paulrios RT @visualizainfo #no_a_la_guerra #no_al_comercio_de_armas España, 8º país exportador armamento pesado http://urlcorta.es/19iy =-.

    • @Rubén:

      Estoy de acuerdo con Allen en que probablemente todos fluctuemos alrededor de los distintos cuadrantes con el tiempo, en función de nuestro estado de ánimo y las condiciones laborales, familiares y personales imperantes en cada momento. Lo que no comparto es que no es malo “per se” estar en uno u otro. Según mi modesta opinión, el estado ideal es el equilibrio entre control y perspectiva, de forma que te permita trabajar de forma eficiente sin perder de vista la dirección. Y eso es estar en el cuadrante superior derecho, o en algún punto cercano a él. No estar ahí es estar “incompleto” desde el punto de vista productivo.

      Otra cosa es determinas cuál es el camino más sencillo para llegar hasta ahí. Básicamente existen dos grandes rutas:

      1) Ascender y luego moverte hacia la derecha. Es la ruta que siguen los métodos de productividad descendentes como en de Stephen Covey, en los que primero determinas tu misión, valores, y luego vas aterrizando los objetivos y proyectos concretos en tareas diarias.

      2) Moverte hacia la derecha y luego ascender. La ruta preferida por los métodos ascendentes como el David Allen, en los que primero tomas el control de tu día a día, y luego vas integrando tu misión, valores y objetivos a medio y largo plazo.

      Qué ruta tomar depende de cada uno. Yo personalmente prefiero los métodos ascendentes como GTD, pues creo que es fundamental sentirte en control de tu vida antes de plantearte hacia donde ir.

      Muchas gracias por los enlaces. Sin duda son una aportación fantástica a la discusión y un excelente complemento al artículo :-)

  2. buen post…pero creo que el verso es de Walt Whitman…o al menos eso creía yo…de todas formas felicidades…voy a compartirlo!!

    • @Catriel:

      Interesante reflexión. En realidad, si dibujaras la cuadrícula en el suelo, te colocaras en el origen de ambos ejes, y miraras hacia adelante y el centro, verías precisamente el cuadrante de Capitán y comandante ;-)

  3. Creo que llegar a “iluminado” ya es un grado. Para llegar a “capitán” se necesitan muchas horas de navegación, de perder el rumbo y volverlo a encontrar.La matriz de autogestión nos puede ser útiles para tender a llegar a puerto (cuadrante derecha),pero nunca llegaremos porque en productividad siempre se puede mejorar. !Espero que pronto publiques más artículos sobre el tema!l
    .-= Lo último publicado por Montse: Empatía =-.

    • @Montse:

      Otra reflexión muy interesante, como la de Catriel. De nuevo piensa que el cuadrante superior derecho en realidad no tiene límites. Si extendieras su lado izquierdo hacia arriba, y su lado inferior hacia la derecha, obtendrías un cuadrante infinito en donde siempre podrías colocarte más hacia arriba y más hacia la derecha. Es decir, siempre tendrías la oportunidad de mejorar, justo como lo describes :-)

  4. Hola:

    Interesante la matriz. Segun yo soy más ordenado que visionario, pero en el test que recomendó Jeroen terminé al reves.

    No me estraña, soy adicto a sistematizar las cosas, a tener todo ordenado, pero tengo fovia viceral e irracional a hacer algo sin fijar mis objetivos antes.

    Gracias por ubicarme.

    • @Hluot:

      Uno de los aspectos más interesantes de esta matriz es que te permite analizar quién eres productivamente hablando. Yo fui durante mucho tiempo un microgestor, y cuando me empecé a interesar en la productividad personal fui enderezando la curva. Ahora quiero pensar que, idealmente, se parece más a una recta de 45 grados que atraviesa por el centro de la matriz –aunque reconozco que manternla ahí es un trabajo arduo y constante que no termina nunca :-)

Deja un comentario