III y IV Jornadas OPTIMA LAB: una forma de trabajar que se consolida

‘OPTIMA LAB’ by Antonio José Masiá

OPTIMA LAB es una red productiva que ayuda a personas y organizaciones a ser más efectivas para lograr sus resultados por medio del aprendizaje basado en la experiencia y nuevas metodologías centradas en las personas

Finalmente, tras dos Jornadas de arduo trabajo –las III en Elche en junio y las IV en Las Matas (Madrid) este mismo mes de septiembre–, en la que no solo participamos los nodos de OPTIMA LAB, sino dos de los mejores profesionales artesanos españoles en marca y lo 2.0, como son Juanjo Brizuela y Naiara Pérez de Villareal, dimos a luz una frase que constituye la verdadera esencia de nuestro propósito como red. Ha sido una “criatura” que no sólo ha estado gestándose en el tiempo transcurrido desde junio a septiembre, sino que llevaba haciéndolo desde mucho antes, al menos desde el verano de 2014 en que me incorporé a OPTIMA LAB de pleno derecho.

Si algo hay que destacar especialmente de la redacción de ese propósito, yo destacaría el término red productiva, por el impacto que estoy seguro va a tener en el mundo organizacional, y lo innovador del concepto. Debo reconocer que antes de unirme a OPTIMA LAB no había oído nada sobre el asunto, y que este poco más de un año que llevo siendo nodo ha supuesto una de las experiencias… no, la experiencia más transformadora que he tenido en mi vida profesional, y aún diría personal.

El trabajo productivo en red va más allá del concepto teórico. Todos los que formamos parte de OPTIMA LAB lo demuestran todo el tiempo: Antonio José Masiá, Cruz Guijarro, David Sánchez, Enrique Gonzalo, Jesús Serrano, José Miguel Bolívar y Paz Garde, estuvimos “encerrados” un fin de semana completo en un hotel, “trabajando”. Y si le preguntas a cualquiera de ellos que estuvimos haciendo, estoy seguro que ninguno te dirá que estuvo trabajando, sino disfrutando de lo que hacía. Es el poder de la artesanía y de la red, el trabajo deja de percibirse como algo negativo, obligatorio, que tienes que hacer para poder vivir, y se convierte en algo que haces porque te apasiona, porque disfrutas el simple hecho de hacerlo. Creo que el profesor Mihály Csíkszentmihályi podía haber certificado, sin lugar a dudas, que todos los que estábamos ahí estábamos fluyendo como el río Amazonas ;-)

Yo, personalmente, siento que mis colegas, y a estas alturas buenos amigos artesanos de OPTIMA LAB, han hecho una aportación enorme a mi vida, tan grande que no sé si algún día podré agradecérselo como se merecen –aprovecho para saludar desde este foro a Silvestre Segarra, al que igualmente considero parte fundamental de OPTIMA LAB, aunque ahora haya decidido dar un paso atrás para enfocarse en otros temas. Pero creo sinceramente que la nueva forma de trabajar que es el trabajo en red, que día a día estamos explorando juntos, tendrá mucho que decirle a las organizaciones del siglo XXI muy pronto.

Nosotros seguimos trabajando para descubrir cómo se articula, qué factores son clave para sacarle el máximo provecho y experimentando en nuestras propias carnes cada descubrimiento. Y eso me hace inmensamente feliz. Porque una nueva forma de trabajo no se descubre todos los días. :-)

8 comentarios

  1. Muy buena crónica Jero, expresa lo que sentimos durante los dos fines de semana de disfrutar creciendo, creando, transformando, experimentando, compartiendo… 6 días viviendo alineados con nuestros propósitos como nodos y el propósito de OPTIMA LAB como red.
    Esto promete y formar parte de una red productiva que crea valor centrándonos en las personas no sólo es un orgullo sino que además me hace sentir pleno y feliz.
    Muchas gracias amigo y un abrazo fuerte.

    • Si te soy sincero, Jesús, creo que lo que estamos construyendo ya ha dejado de ser una promesa: es una Realidad con mayúsculas. Sí, aún faltan por pulir muchas cosas, pero esta nueva forma de trabajar que es el trabajo en red ya tiene “cuerpo”, y la prueba de ello es todo lo que ya ha cuajado en los últimos meses.

      Para mi es evidente que la prueba de concepto ya ha tenido un éxito rotundo. Ahora, como buenos “beta testers”, a seguir iterando y probando…

      Muchas gracias por pasarte por aquí, amigo, y un fuerte abrazo.

  2. Comparto sensaciones, maestro. Muchas organizaciones se han convertido en lugares tristes, en los que las personas carecen de la autonomía necesaria para poder realizar un trabajo con sentido acorde a su maestría. Las redes productivas son parte del futuro, en buena medida porque nacen y necesitan lo que falta en las organizaciones. Sé que estamos aportando nuestro «granito de arena» a un futuro mejor, y eso es muy motivador!!
    Un fuerte abrazo

    • Lo mejor de todo es que el trabajo en red no sólo tiene mucho que decir a las organizaciones que dejan poca autonomía a las personas que trabajan en ellas, sino también a aquellas en donde ya hay cierto grado de autonomía, pero no las herramientas para explotarla en todo su esplendor. Y eso, maestro, me parece aún más motivador.

      Un fuerte abrazo y seguimos trabaj… digo, fluyendo. ;-)

  3. Jero, muchísimas gracias por la mención… la verdad es que fue un verdadero placer acompaños en ambas sesiones y disfrutar viendo cómo vuestra pasión, paciencia e inquietudes hicieron de esos días lograr cosas como las que citas.
    Lo más importante de todo es ser consciente de que aún quedan muchas cosas por hacer, que es posible y que sobre todo si tenemos una mirada exterior, es posible.
    Así que enormemente agradecido…
    Nos seguiremos viendo, por supuesto.
    Un enorme abrazo

  4. Nunca un “encierro” fue tan deseado y provechoso. Bueno, “nunca” no, porque ya hubo 2 encuentros previos, y los que vendran. Además de que gracias a vosotros he descubierto que la palabra “nunca” no tiene mucha aplicación. Seguimos trabajando.

Deja un comentario