Hacia el minimalismo

¿Por qué acumulamos cosas? Por más que pienso en ello no termino de tener una idea clara. La gente compra, consume, colecciona, acumula… sin darse cuenta de que se convierten en esclavos de lo que poseen. Acumulamos objetos, relaciones, títulos. Pareciera que lo que tenemos es un reflejo de lo que somos, que sin esas cosas no somos nada, cuando en realidad es justo al contrario.

La mayoría de las cosas que poseemos son superfluas, y nos damos cuenta de ello cuando las perdemos. Usamos muchas de las cosas sólo porque las tenemos, y no porque las necesitamos. ¡Qué despilfarro! Y lo más triste de todo es que ni siquiera nos damos cuenta del peso que suponen nuestras posesiones.

Cuando decidí venirme a vivir a México dejé mi trabajo en Madrid, vendí mi piso y mi coche, y metí en dos maletas todo lo que pensé que era lo más importante para mi nueva vida. Fue una experiencia muy reveladora. Nunca imaginé que podría vivir con tan pocas cosas (irónicamente, ahora me parecen que todavía eran demasiadas). Y la verdad es que jamas he experimentado tanta libertad como entonces. Ahora, de nuevo, tengo una casa y un coche (y también un trabajo), pero aprecio la virtud de no acumular, y de llevar una vida sencilla.

Poseer demasiado no solo supone un peso físico, sino también emocinal. Poseer significa preocuparse. Preocuparse por si perdemos lo poseído, o por lo que le pasará a lo poseído cuando nosotros ya no estemos. Es como si, al poseer, fuéramos nosotros los poseídos. Y la única forma de no ser poseídos es no poseer, o poseer solo lo mínimo imprescindible.

Pero incluso si no nos importa ser poseídos, acumular sin orden ni concierto es poco inteligente. Derrochar recursos preciosos en cosas que no nos aportan ningún valor es estúpido, más aún si el afán consumista nos lleva a olvidarnos del futuro, de cómo mantendremos nuestro ritmo de vida cuando seamos mayores.

Ahora bien, no nos engañemos. Vivir de forma sencilla no es fácil.

En primer lugar, no es necesariamente barato. Tener pocas cosas no significa que esas cosas sean baratas o de mala calidad, todo lo contrario. Las cosas que poseamos tienen que tener un fin específico, y deben adaptarse a nuestras necesidades, lo que, si se hace bien, puede resultar caro. Y es que, lamentablemebte, preferimos comprar un sillón barato para poder aquirir un bolso Carolina Herrera, antes que comprar el sillón adecuado para nuestro descanso y relax.

Por otro lado hay que vencer la indecisión de qué hacer con las toneladas de cosas que hemos acumulado a lo largo del tiempo. Seamos francos, para las cosas innecesarias sólo hay tres caminos: regalarlas, venderlas o tirarlas a la basura (o dejarlas en la calle para que alguien más las utilice). Y cuando hablo de cosas innecesarias no sólo me refiero a los souvenirs de las últimas vacaciones, o los apuntes de la universidad que jamás hemos vuelto a leer. También me refiero a muchos objetos heredados o regalados, que conservamos como recuerdo. Nos aferramos a los recuerdos y nos olvidamos del presente… del futuro.

Y no menos importante resulta, simple y llanamente, el miedo al cambio. No entrar en la rueda consumista no está bien visto. Los que deciden vivir de forma sencilla son peligrosos para la economía y la sociedad de consumo. Hay que tener los pantalones muy bien puestos para ser moderado en el comer, gastar poco y no hablar de los demás, pues rápidamente te considerarán avaro, hipócrita y asocial.

El minimalismo, o arte de vivir con sencillez, es una actitud espiritual e intelectual. Requiere de mucho esfuerzo y dedicación para no caer en las trampas del materialismo. Pero una vez que asumimos sus principios, entramos en una dimensión nueva y muy reveladora, y nuestra vida cambia para siempre.

¿Te consideras una persona minimalista? ¿Por qué crees que las personas tendemos a la acumulación? Comparte tus ideas en un comentario.

Foto por k_deemon

7 comentarios

  1. muy buen material mi hermano ; ademas del impacto ambiental (huella ecologica) por parte de la adquisicion de productos no biodegradables (materiales) que es el principal motivo de este desastre q estamos creando conciente mente y q como un niño pienza q el problema se solucionara solo, seguimos caminando como sombies del sistema capitalista hacia nuestro apocalipcis de lluvia acidaa y rasismo genetico estoy deacuerdo con lo del estres q arraiga claro q todas las cosas son duales pero todas las propuestas ecologicas se inclinan por el DECRESIMIENTO para el cressimiento y sustento armonico de la humanidad y claro q decreser es minimal

    • @Isaac:

      Concuerdo contigo en que vivir de forma sencilla es mucho más sostenible, social y ambientalmente. Estamos tan inmersos en la rueda consumista que no siquiera nos damos cuenta.

      Muchas gracias por tu retroalimentación.

  2. hola, llegué a este blog buscando un poco sobre vivir con pocas cosas. Me gusta mucho lo que has escrito, tal cual lo describes me ha pasado a mi. Soy argentino, llevo 8 años en españa y hasta el año pasado, debido a cuestiones personales, he sentido un cambio interior que me ha provocado la necesidad de tener menos cosas materiales. Empecé donando ropa que no usaba, luego vendí cosas que no usaba y hasta vendí mi coche, porque en casa tenemos otro y para qué dos?.
    Llevo una vida más relajada, siento libertad y aunque tengo menos cosas, intento que sean buenas y que me duren muchos años.
    No si si es el mejor modo de vivir, pero a mi me hace mejor… disfruto mucho sitiéndome más liviano.
    Un saludo

    • @emanuel:

      Muchas gracias por tu comentario y bienvenido :-)

      La mayoría de las personas no entienden que reduciendo el número de posesiones seas más libre. Lamentablemente, viviemos en una sociedad donde poseer es sinónimo de éxito, y la gente fija sus objetivos en términos de ganar más dinero, tener una casa más grande, una esposa bonita, hijos, coches nuevos todos los años, etc. El problema es que ese tipo de vida supone una gran carga, justo todo lo contrario de la sensación de libertad que te da poseer pocas cosas.

      Poseer poco puede que no sea el modo de vivir que desee la mayoría de la gente –principalmente por desconocimiento y la presión social–, pero a mi juicio es la mejor forma de hacerlo.

  3. En Google ingrese las palabras “consumir comprar adquirir coleccionar acumular” y me apareció este escrito, las ingresé por la manía que tengo de comprar (mas no lo hago, me inhibo), vi en la tienda un reloj que me gustó, me frené, en casa recogí como 12 relojes, esto como ejemplo, ¿será que tengo un trastorno de acumulación? o sindrome de diógenes. La manía de consumir. Cuando voy al extranjero enves de turistear en la gente, las costumbres, las artes, la cultura, me siento más atraido por un centro comercial, ¡Que desastre! ¡Que despilfarro!. Voy a tener en mente esto del minimalismo, gracias

  4. Maravilloso escrito. Creo que a la mayoria de los minimalistas que conozco , tuvieron la misma experiencia que yo: una mudanza. De repente te encuentras que solo puedes llevar un par de cosas, descubres que lo mas importante de tu vida cabe en una sola maleta. En mi caso fueron un par de libros, un par de discos, las 5 prendas mas bonitas y fotos. Fin. Ya sea porque tienen valor personal, sentimental o funcional.
    Me he sentido libre desde entonces y evito comprar en lo maximo. Se descubre que todo lo material es sustituible y para una persona que trabaja representa hasta un favor al tener un objetivo para hacerlo y hasta para actualizarse en ropa.
    Tambien tengo el don del orden y la limpieza, pero en su justa medida. Cada que llego a mi casa siento que llego a un templo a meditar, a descansar, a preparame para trabajar para los dias siguientes. No ambiciono nada que no necesite y mis maximas prioridades son la riqueza intelectual y espiritual. Gracias

  5. Yo soy minimalista, pero creo que no es todo tan simple como a veces se manifiesta: por ejemplo, si todos fuéramos minimalistas, posiblemente la economía se desplomaría por falta de consumo. O sea, que de hecho lo mejor es que seamos unos pocos, ya que así podemos disfrutar de nuestra inclinación sin sentir que podemos provocar el colapso de nuestra sociedad.

Deja un comentario