GTD es sólo el primer paso

“El ser humano no vive sólo de pan. Necesitamos amor y cuidados, y encontrar una respuesta a quiénes somos y por qué vivimos.” Jostein Gaarder (1952-) Escritor y profesor de filosofía noruego.

Artículo original escrito por Jero Sánchez. Sígueme en Twitter.

En la búsqueda por tomar el control de nuestras vidas, muchos de nosotros nos hemos topado finalmente con GTD (Getting Things Done), el método de organización y productividad personal de David Allen, que ya hemos revisado en una serie de artículos anteriormente. De verdad creo que GTD (y sus distintas variantes que veremos muy pronto) es un método fascinante. En mi modesta opinión, es sin duda el mejor método que existe actualmente para trabajar de forma organizada, productiva y sin estrés. Pero, ¿hasta dónde podemos llegar con GTD?

Cuando yo mismo empecé a aplicarlo en mi día a día, me di cuenta rápidamente de que sólo GTD no era suficiente para alcanzar el nivel de control de mi vida que quería. Podía trabajar casi como un autómata, gestionando listas y sacando trabajo adelante. Pero me faltaba algo más. Sentía que esta era sólo una pieza de un todo. Y no terminaba de ver la foto completa ni cómo encajaba GTD en ella.

Ha pasado ya algún tiempo desde entonces. He leído muchos libros y blogs, he realizado muchos experimentos y compartido experiencias. Y al final, he llegado a una conclusión. El método de productividad no es más que el motor, el vehículo para construir lo que realmente importa: una vida plena y feliz, signifique lo que signifique para cada uno.

Cuando somos pequeños aprendemos a caminar. Poco a poco aprendemos la técnica motriz y vamos ganando confianza. Nuestras piernas empiezan a ganar fuerza, responden a nuestra voluntad, y llega un momento en que podemos movernos libremente de un sitio a otro. De igual manera, con GTD podemos tomar el control de nuestro trabajo diario y completarlo de manera eficiente. Por medio de las diferentes técnicas y hábitos expuestos en el método podemos hacer avanzar nuestros proyectos, igual que el niño puede avanzar caminando. El problema es que avanzar por avanzar no sirve de mucho si no tenemos claro cuál es nuestro destino, por qué queremos llegar ahí y, quizá lo más importante, cuál es el camino para llegar.

Hay que reconocer que Allen hace un esfuerzo por dirigir GTD hacia un propósito: el cumplimiento de nuestros objetivos a medio y largo plazo y las áreas de responsabilidad que tenemos. Pero ni mucho menos define un método concreto para definir claramente ese propósito. (En realidad no tiene por qué hacerlo, ya que su objetivo es mucho más modesto: explicar un método de organización, no su aplicación particular en la vida de cada uno.)

Necesitamos un proceso mucho más global, un proceso que nos permita conseguir todo lo que nos propongamos, de acuerdo a nuestros valores y misión en la vida.

Desde luego, dicho proceso debe empezar por tomar el control del día a día (ya he mencionado anteriormente mi apoyo al concepto de modelo de organización personal ascendente), y en eso GTD cumple perfectamente. Pero inmediatamente después debemos ser capaces de definir nuestra visión y misión en la vida. Definir claramente nuestros valores en las distintas áreas vitales: finanzas, hogar y familia, entorno, trabajo y bien estar. Y encontrar los métodos y herramientas para llevar a la práctica y revisar esos valores de manera sistemática.

Todos queremos conseguir independicia financiera, llegar a edad avanzada en óptimas condiciones, sentirnos a gusto en nuestro entorno (amigos y medio ambiente), aportar algo a la sociedad… Resulta casi obvio, ¿verdad? Pero definir exactamente qué significa cada una de esas cosas según nuestros parámetros, y averiguar cómo conseguirlo, cuándo y por qué no lo es tanto.

El gran reto que me he propuesto con este blog es precisamente desarrollar ese proceso holístico que integre todos los métodos y herramientas necesarios para conseguirlo. Es un gran reto, lo sé. Pero espero que el esfuerzo rinda al final sus frutos. Y que todos nos beneficiemos de ello :-)

Si has utilizado GTD, ¿te has enfrentado a este mismo problema alguna vez? ¿Has tratado de resolverlo? ¿Cómo? Comparte tu experiencia en un comentario.

Foto por: Agata Urbaniak

9 comentarios

  1. Bueno, razón en parte no te falta, y fruto de esas críticas ha sido su tercer libro, “Making it all work: winning at the game of work and business of life”, que pretende responder precisamente a ese “gap” que se achacaba a GTD, que no terminaba de responder precisamente a los niveles más altos.

    Podemos estar o no de acuerdo con su propuesta (la define como lo más concreta posible sin entrar en la casuítica personal y la más simple posible), pero entonces no sé si el problema es la herramienta o quien la usa…

    Saludos, ;-)

    • @Rubén:

      Sé lo que quieres decir, yo mismo tenía esa sensación hace tiempo. Pero creo que la clave de todo es que la herramienta de Allen no está pensada para ser el proceso holístico que describo en el artículo. Su objetivo inicial era (y sigue siendo) básicamente ayudarte a organizarte de forma efectiva y sin estrés, no explicar cómo utilizar GTD en un proyecto vital.

      El problema no es de la herramienta (cumple perfectamente la función para la que fue creada), ni tampoco de quien la usa. Simplemente GTD es una pieza de un proceso más grande, un proceso de desarrollo vital. Y es precisamente ese proceso el que espero ir descubriendo poco a poco en este blog.

      Muchas gracias por tu comentario. Me ha servido para matizar un poco más mi idea :-)

  2. O sea que…

    GTD es un medio (entre otros) para alcanzar un objetivo. GTD nunca deberá ser el objetivo.

    Se trata de hacer el trabajo eficientemente, no de ser exclavo del metodo. Y hacer el trabajo eficientemente solo es bueno si sirve para mejorar tu calidad de vida.

    • @Hluot:

      Exactamente, GTD es sólo un medio. De hecho, todos los demás métodos, técnicas y herramientas que iremos desvelando a lo largo de los artículos también son un medio. El único objetivo u objetivos son los que te propongas en tu proyecto vital, y esos sólo tú puedes definirlos. Cómo alcanzarlos (los medios) es de lo que hablamos en este blog :-)

  3. Hay personas que comienzan por entender su meta o propósito en la vida y a partir de eso consiguen las herramientas que necesitan para hacerlo realidad. Una aproximación “correcta” desde un punto puramente lógico.

    Por otro lado están quienes se sienten atrapados en el estrés de su situación actual y entonces no conciben siquiera la posibilidad de sentirse guiados por un propósito mayor.

    Para el segundo grupo GTD funciona de maravilla porque te da las herramientas para al menos sentir la confianza de que es posible hacer un cambio.

    Me enfrenté con una disyuntiva similar cuando comencé el curso de finanzas en mi sitio: ¿comienzo por hablar de valores y establecer metas a largo plazo? ¿O comienzo por hacer un presupuesto para aliviar los síntomas primero?

    Mi solución fue encontrar un punto medio: usar herramientas “de bajo nivel” para determinar y comenzar a controlar la situación actual (como lo hace GTD) y luego hacer un cambio inmediato a poner los ojos en el futuro y a dónde quiero llegar. Justo como lo que tú mencionas.

    En este sentido, fuera de las finanzas, recomiendo mucho (MUCHO) el libro Life on Purpose del Dr. Brad Swift, que hace una contraparte “top-down” excelente para métodos “bottom-up” como GTD.

    Saludos, excelente post!

    • @Víctor:

      Lamentablemente, la mayoría de nosotros tenemos agendas llenas de tareas, compromisos y proyectos de todos los tamaños, lo que hace casi inviable una aproximación top-down sin antes tomar el control del día a día. Con los métodos bottom-up en realidad lo único que hacemos es retrasar lo inevitable: definir nuestro propósito y objetivos en la vida.

      Como hiciste en tu curso, nos se aseguramos de tener el control suficiente de nuestra vida antes de introducir cambios que sean duraderos.

      Por cierto, recomiendo a todos mis lectores interesados en mejorar sus finanzas personales que hagan el curso de Víctor:

      http://economiapersonal.com/mejora-finanzas-20-dias-anuncio/

      Gracias por la referencia del Dr. Brad Swift. También va a mi lista de “Libros para leer/comprar” ;-)

  4. Pingback: Tweets that mention GTD es sólo el primer paso -- Topsy.com

  5. En mi experiencia personal GTD ha sido un punto de partida. Mi situación – que creo que es muy común – era que no sabía por donde empezar. GTD definió mis problemas en los primeros capítulos y me ayudó a buscar las soluciones. A partir de ahí queda un largo camino, pero al menos ya no voy a ciegas.

    Había un anuncio de neumáticos que tenía un lema que me encantaba: ‘la potencia sin control no sirve de nada’. Creo que GTD puede echarnos un cabo para controlar esa potencia, pero para sacar el máximo rendimiento seguro que hay otras herramientas adicionales, o maneras distintas de aplicar el método.

    • @Chemo:

      El tuyo es un claro ejemplo de lo que explico. Como dices, GTD te da el control, pero no te enseña el camino. GTD se ha convertido en una herramienta indispensable en mi vida, pero me he dado cuenta de que necesito algo más si realmente quiero llegar a algún lado útil. Descubrir ese “algo” es el objetivo de este blog :-)

      Gracias por tu comentario y bienvenido.

Deja un comentario