Gestiona mejor tu vida, de Berto Pena

Foto por ThinkWasabi.com

Artículo original escrito por Jero Sánchez. Sígueme en Twitter.

Berto Pena se ha convertido en los últimos tiempos en todo un referente en cuanto a productividad personal en español se refiere. Desde su blog ThinkWasabi, y ahora con su nuevo libro “Gestiona mejor tu vida. Claves y hábitos para ser más productivo y eficaz”, nos propone nuevas ideas y enfoques originales para alcanzar nuestros objetivos vitales, de forma creativa y relajada.

Algunas de sus propuestas son realmente interesantes. Inicialmente pensaba escribir una simple reseña del libro, pero rápidamente me di cuenta de que un sólo artículo no le haría verdadera justicia. Por eso, con este artículo doy comienzo a una serie en la que espero poder presentar las ideas de Berto de forma clara y sencilla, y animaos a adquirir su libro, repleto de casos prácticos y la prosa sencilla y amena de Berto, que estoy seguro no os defraudará.

Principios de la productividad

Desde el principio queda claro que este libro no es otro libro más de productividad. Antes siquiera de entrar en el núcleo del asunto, Berto hace hincapié en lo que yo llamo sus 3 principios fundamentales de la productividad, y que marcan una gran diferencia con otros métodos y sistemas productivos:

Principio #1. Eliminar los malos hábitos. La productividad no se trata tanto de organizar tareas y proyectos, como de identificar malos hábitos y sustituirlos por otros que sean beneficiosos para nuestros objetivos personales.

Principio #2. Aprovechar la tecnología que está a nuestro alcance. Lejos de ser un problema, la tecnología debe ser nuestra aliada. Por suerte o por desgracia, la mayoría de nosotros tenemos que utilizar el ordenador e Internet para hacer nuestro trabajo. No podemos ignorar la tecnología a la hora de ser productivos, así que más vale que aprendamos a usarla y le saquemos el máximo provecho.

Principio #3. Gestionar nuestra persona. El tiempo no se puede gestionar, pero sí podemos decidir lo que hacemos con él en cada momento. Así que el verdadero reto no consiste en gestionar el tiempo, sino en saber gestionarnos a nosotros mismos, de forma que hagamos sólo lo que nos aporte valor, e ignoremos el resto.

Beneficios vitales y decálogo personal

Antes de entrar en más detalles, Berto nos deja un par de herramientas que serán de vital importancia a la hora de empezar a trabajar, como veremos luego.

La primera es una lista de los 5 beneficios vitales de ser productivos: 1) trabajaremos utilizando nuestro máximo potencial creativo; 2) disfrutaremos de un estado permanente de relajación y control; 3) facilitaremos nuestro crecimiento personal y profesional; 4) sentiremos una profunda satisfacción por lo que hacemos y conseguimos; y 5) tendremos siempre la sensación de capacidad, que valemos más, que somos más, que podemos más.

La segunda es lo que él denomina el “decálogo personal de productividad”, una lista de nuestros objetivos personales, nuestra declaración de intenciones productivas. Debe estar compuesta por objetivos concretos, perfectamente delimitados y medibles, que despierten en nosotros el deseo genuino e intenso de alcanzarlos.

Los giros

El concepto central de Berto, y uno de los más originales que he visto en la literatura sobre productividad, es lo que él denomina “giros”. Estos son conjuntos de cambios a diferentes niveles que nos ayudarán a corregir conductas indeseables, sustituyéndolas por hábitos que sean beneficiosos para nuestra productividad personal.

Como explica muy bien en su libro, la idea con cada giro es ir incluyendo poco a poco ciertos cambios en nuestras rutinas diarias. Después, a base de repetición iremos construyendo el hábito, hasta que finalmente llevemos a cabo las nuevas conductas de forma espontánea.

Berto propone 35 cambios, agrupados en 7 giros: proactividad, perspectiva, simplicidad, enfoque, método, autocontrol y evaluación. Cada cambio irá “llamando” a otros, de forma que se autoalimentarán y autorreforzarán a medida que vayamos implantando los giros.

Ahora bien, aunque este proceso no es complicado, hay que tener en cuenta 9 reglas básicas si queremos que la cosa funcione:

1. Proponer cambios pequeños. Intentar cambios asequibles y, sobre todo, un cambio a la vez.

2. Proponer cambios concretos. Que los cambios estén definidos de forma precisa, que sean tangibles y puedas decidir fácilmente si los has conseguido o no.

3. Proponer cambios que te motiven. Conectar estos pequeños retos con el decálogo personal, de forma que nos sintamos impulsados a hacerlo, con ilusión y emoción.

4. Repetir los cambios cada día. Repetir las nuevas conductas hasta que se conviertan en hábito y nos salgan de forma espontánea.

5. Medir los avances. Cada día, recoger por escrito los avances y dificultades, para poder encontrar soluciones a los problemas que nos encontremos.

6. No reprocharse por los errores. Todos nos equivocamos, forma parte del proceso de cambio. En lugar de martirizarnos por los fallos, es mejor buscar la causa y proponer soluciones para no volver a fallar.

7. Armarse de paciencia. Cada persona tiene su ritmo, y a unos nos cuesta cambiar más que a otros. Modificar una conducta de años lleva su tiempo; no hay atajos.

8. Armarse de determinación. Habrá momentos de flaqueza y desmotivación. En esos momentos, debemos centrarnos en los beneficios de la productividad y nuestro decálogo personal en busca de inspiración y motivación.

9. Saborear el éxito. A medida que vayamos consiguiendo las pequeñas victorias, debemos saborear el triunfo, disfrutarlo y premiarnos por el trabajo bien hecho.

Y hasta aquí la introducción al método. En próximas entregas de la serie profundizaremos en los 7 giros, terminando con las propuestas de Berto para combinar productividad y tecnología –una de las partes más interesantes del libro, por cierto.

Artículos de la serie

¿Qué te parece el planteamiento de Berto? Deja tu opinión en un comentario.

17 comentarios

    • @ManoloAM:

      Desde luego, una de las cosas de más valor del libro son los ejemplos tomados de la vida real. Muchos libros de productividad son demasiado teóricos, lo que los hace mucho menos interesantes. Se nota que Berto diseñó el contenido del libro específicamente para llevarlo a la práctica sin esfuerzo. Y creo que lo consigue.

  1. Me compré el libro en formato electrónico y me lo leí poco después del de David Allen.

    Personalmente me resultó bastante interesante su apartado de la proactividad. De hecho cambié algunos hábitos (para mejor espero) después de su lectura. También la revisión matutina de las tres tareas fundamentales ayudó a afianzar un poco más mi productividad personal.

    Es un libro recomendable, aunque para mí no fue tan reveladora su lectura como el de GTD. Es posible que eso se derive de que ya era lector del blog de Berto (otra joya del web) y quizás me cogió un poco más preparado (GTD me pilló, como se suele decir, en bolas).

    El haberlo editado en formato digital para que podamos disfrutarlo en un libro electrónico ha sido un acierto enorme. Espero ver más publicaciones de este tipo y que las editoriales se convenzan de una vez de que los libros electrónicos no son ‘el coco’ sino una opción de futuro clara.

    • @Chemo:

      Bueno, por algo GTD se ha convertido en un clásico. El gran mérito de David Allen fue reunir en un sólo método un montón de ideas, técnicas y herramientas que anteriormente estaban desperdigadas y desconectadas. Yo creo que descubrir la coherencia de todo ello en un sólo método fue lo que nos sacudió a la mayoría de nosotros.

      El libro de Berto tiene dos grandes méritos, a mi juicio: el primero, como le decía antes a ManoloAM, es que resulta tremendamente práctico. El segundo, que hace mucho hincapié en la tecnología. Especialmente este último se me hace muy interesante, pues ya casi nadie puede realizar su trabajo sin ordenador ni internet. Hacía falta un enfoque de la productividad desde el punto de vista tecnológico, y eso es algo que Berto consigue perfectamente.

  2. Excelente introducción a un excelente libro. Es un libro totalmente recomendado. Mi consejo, que sale del propio libro de Berto, es saborearlo lentamente, pensando, reflexionando sobre como hacemos nosotros las cosas y leer varias veces cada capitulo para exprimirlo al máximo!

    Un saludo a todos

    • @rauldm:

      Sin duda, es la mejor forma de leer el libro. De hecho, aunque lo estoy desmenuzando para escribir esta serie, estoy seguro que me quedan unas cuántas horas de relectura por delante :-)

  3. Hola:

    Esto es totalmente off-topic.

    ¡¡¡ME ENCANTA LA NUEVA APARIENCIA DEL BLOG!!!

    Esa imagen de papel perforado para impresoras de matriz de puntos esta genial, más adecuado para un blog de productividad en las oficinas imposible.

    Genial, me encanta.

    Saludos

    • @Hluot:

      Me alegro muchísimo de que el cambio te parezca genial. Sé que tú eres uno de los lectores que no se subscribe y prefiere leer directamente en el blog, así que supongo que serás de los más beneficiados con el cambio. ¡Espero que lo disfrutes! :-)

  4. Hola Jero!! fijate que los artículos que nos has estado mostrando, me han animado a adquirir el libro. Gracias por tu guía, ya que con ella he podido tener más perspectiva con respecto a mi vida personal y profesional. Se que quizá el camino es largo, pero estoy decidida a caminarlo. Otra vez, gracias y muchas felicidades por la nueva imagen de tu blog!!!

    .-= Lo último publicado por Sharon: Sonicadesaibaba: RT @mgonsen: HOYGAN, lean y, si les gusta, retuiteen esta muy interesante reflexión sobre Twitter de @baronesarampant :D http://bit.ly/ … =-.

    • @Sharon:

      Gracias a ti por tus palabras :-)

      En cuanto al libro de Berto, como él mismo dice, saboréalo despacio y no tengas prisa. Ve llevando a la práctica sus hábitos poco a poco y estoy seguro de que tu vida cambiará sustancialmente –cuando lo leas y empieces a trabajar con ellos, no vendría mal que volvieras para comentar tu experiencia.

  5. Pingback: “Gestiona mejor tu vida”, o como escribir 200 páginas sobre el sentido común | Incognitosis

  6. Pingback: Libros de productividad – Gestiona mejor tu vida: claves y hábitos para ser más productivo, de Alberto Pena

  7. He empezado con el libro de Berto, y no puedo con el. Un 25% del libro nada mas empezar para no decir nada e irse por las ramas (vas a conseguir esto, luego te digo como, y esto otro luego te digo como…)

    Y cuando llegas a los giros, te dices que bien ya empieza esto y lo primero que te encuentras dice “piensa en positivo”, no pienso leerme otro libro de autoayuda, en los que la conclusion siempre es la misma. “Si algo malo te ocurre es culpa tuya”

    PD: Se que es un post de hace dos años, pero su informacion es atemporal :)

    • Bueno, Diego, yo creo que los libros denominados de “autoayuda” –yo prefiero denominarlos de aprendizaje–, son precisamente eso: libros en los que tú debes poner de tu parte para aprender.

      En general, para adquirir cualquier habilidad práctica, es necesario tener voluntad, desarrollar hábitos y hacer un esfuerzo consciente y constante a lo largo del tiempo. Si no estás dispuesto a hacerlo, difícilmente vas a poder sacar provecho de ningún libro práctico.

      Dicho lo cual, respeto tu opinión sobre el libro. A mi me gustó en su día, pero debo reconocer que con el conocimiento y la experiencia que tengo actualmente de GTD, el enfoque de Berto Pena me parece bastante limitado. Aún así, creo que tiene cosas aprovechables, si realmente estás dispuesto a hacer el esfuerzo.

      • Estoy totalmente tu acuerdo contigo en cuanto a la necesidad de voluntad, esfuerzo y habitos. Mi critica va mas en el enfoque y camino que se dan en muchos libros de aprendizaje. La mayoria comienzan, piensa de esta forma o de esta otra y con ello conseguiras cambiar tus habitos, cuando segun que casos considero mas eficiente cambiar tus habitos y asi modificar tus pensamientos.

        Por ejemplo: caso tipico, visualiza que tienes dinero, que no tienes problemas economicos y asi estaras mas tranquilo y produciras acciones que haga que te llegue el dinero. Hace ya dos años que apunto mis gastos diarios y los mensuales. A principio de mes planifico lo que voy a gastar y guardo un remanente para imprevistos y otro como ahorro. Mis pensamientos han cambiado, ya no estoy todo el dia pendiente del dinero.

        PD: Mi interes por gtd, es lo contrario al libro, tengo mucho tiempo libre y no lo aprovecho. Creo que la gtd me ayudara a adquirir unos habitos para aprovechar ese tiempo malgastado y realizarme mejor como persona.

        saludos y felicidades por el blog.

Deja un comentario