GTD: Organizar es agrupar por significado

Legumbres organizadasGTD® es una metodología de efectividad personal basada en hábitos sencillos. Sin embargo, eso no quiere decir que poner en práctica todas las estrategias que propone GTD® sea algo rápido. Como cualquier cambio, dejar de hacer las cosas como las has estado haciendo durante años, y empezar a hacerlas de una forma distinta, lleva tiempo. Además, muchos de los cambios de comportamiento que son necesarios para implementar esta metodología son bastante sutiles, lo que dificulta aún más el proceso.

Uno de los cinco pasos de GTD® es el que llamamos «Organizar». Este paso consiste en poner recordatorios de las cosas que decidimos en un lugar de confianza. El problema es que, para muchas personas recién llegadas a la metodología, organizar suena muy parecido a poner orden, generalmente sin tener en cuenta un criterio objetivo real que facilite el uso de esos recordatorios de manera efectiva a la hora de elegir qué hacer en cada momento, que es uno de los propósitos clave de esta metodología.

Continuar leyendo

#CoreGTD: Organizar el email de manera efectiva

SobresMuchas personas se acercan por primera vez a la metodología de productividad personal GTD buscando una manera eficiente de gestionar el correo electrónico. Uno de los retos fundamentales a los que se deben enfrentar la mayoría de los profesionales del conocimiento es cómo tratar correctamente la creciente cantidad de «inputs» potencialmente importantes que reciben a diario. El email es, desde hace unos años, quizá la mayor fuente de entradas de este tipo. Sin embargo, la mayoría de profesionales carece de un método adecuado para gestionar grandes flujos de información, que en muchas ocasiones resulta cambiante y ambigua. Así que es natural que el email se haya terminado por convertir en una de las principales fuentes de estrés en el trabajo del siglo XXI, y la causa por la que cada vez más profesionales buscan la manera de hacer algo al respecto.

Desde el punto de vista de GTD, una bandeja de correo electrónico es exactamente igual que cualquier otra bandeja de entrada. Sin embargo, el email tiene algunas peculiaridades. En primer lugar, las «cosas» se recopilan o capturan de manera automática, por lo que es casi obligatorio vaciar su contenido de manera frecuente para que permanezca funcional. Además, es una bandeja susceptible de recibir muchas cosas que no requieren acción, ya sea porque son basura o porque son simple información, lo que puede introducir un nivel de «ruido» considerable. Por si esto fuera poco, mucho emails están relacionados con varios asuntos y/o requieren más de una acción.

Continuar leyendo

#CoreGTD: ¿Cuántas listas son necesarias?

ContenedoresUna de las críticas más recurrentes que recibe la metodología Getting Things Done® (GTD) es que resulta demasiado compleja en un entorno laboral y personal de por sí ya es suficientemente complejo. Y en particular, la cantidad de listas que son necesarias para poder organizar lo que aclaras cuando procesas tus bandejas de entrada.

Tan importante como desarrollar los cinco hábitos básicos de la productividad personal es entender la diferencia entre lo simple y lo simplista. Que algo resulte más o menos complejo de lo que a uno le gustaría no es relevante desde el punto de vista de la efectividad. Cada problema a resolver tiene una solución óptima. Y en el caso que nos ocupa, la solución que propone GTD para la mejora de la productividad personal es, hasta ahora, la más universal, simple y eficiente posible. Cualquier solución alternativa, con menos listas, dejará de ser simple y se convertirá en una solución simplista y, por tanto, inefectiva.

Continuar leyendo

#CoreGTD: El uso correcto del calendario

CalendarioEl término «calendario» es uno de esos términos que tienen truco dentro del ámbito de la metodología Getting Things Done® (GTD®), al igual que sucede con otras palabras como «proyecto» o «diferir». La aplicación que hacemos de estos términos en la vida cotidiana hace que adquieran un significado muy concreto para nosotros, que es ligeramente distinto al que tienen en GTD. Como dice mi colega José Miguel Bolívar, el hecho de que el significado de estos términos sea parecido, y no radicalmente distinto, dificulta enormemente captar algunas sutilezas que resultan importantes a la hora de implantar GTD correctamente.

Así, para muchas personas el «calendario» —o agenda— no es más que una herramienta que sirve para planificar el trabajo. Se trata de un «bote» multiusos que generalmente utilizamos para recordar citas y organizar nuestras tareas según su prioridad. De hecho, los expertos en gestión del tiempo recomiendan justamente eso: anota tus tareas, luego asígnales una prioridad, y finalmente planifícalas en el calendario con arreglo a su prioridad. El resultado de esta forma de trabajar probablemente ya sabes cuál es: frustración por no poder cumplir todo lo que pones en el calendario, pérdidas de tiempo replanificando tareas y estrés por no llegar a tiempo a la mayoría de las fechas de vencimiento.

Continuar leyendo