Por qué la matriz de Eisenhower no funciona

Reloj oxidado

La matriz de Einsenhower, que muchos conocen como la «matriz de importancia y urgencia», es una de esas reliquias de la gestión del tiempo que han aguantado el paso de los años, más por inercia que fruto de una análisis realmente serio sobre su utilidad en el trabajo. Y, como me sucedía hace unos días al hablar de lo que nos enseña de verdad la ley de Parkinson, tengo que hacer de nuevo un acto de contrición y reconocer públicamente que, hace tiempo, yo también creí en esta matriz. Hasta me permití el lujo de escribir una entrada explicando cómo usarla para priorizar tareas en GTDShame on me! ;)

Pero veamos primero de qué se trata esta matriz, y luego por qué en realidad sirve para muy poco hoy en día. La idea central consiste en dibujar una matriz de dos columnas y dos filas, donde el cuadrante superior izquierdo representa lo que es urgente e importante, y el cuadrante inferior derecho lo que no es ni urgente ni importante —por cierto, que esta representación la tuve mal en mi mente durante años, con el orden cambiado, hasta que el otro día mi buen amigo y colega José Miguel Bolívar me lo hizo notar. Con esta configuración, la casilla superior derecha representaría lo importante pero no urgente, y la inferior izquierda, lo urgente pero no importante.

Continuar leyendo

GTD y la matriz de Eisenhower para priorizar tareas

Bomberos

IMPORTANTE: Esta entrada ya no refleja mi postura actual sobre la utilidad de la matriz de Eisenhower, como explico en esta otra entrada: Por qué la matriz de Eisenhower no funciona.

Hace poco tiempo, en un artículo de la serie GTD para dummies, escribía sobre la necesidad de diferenciar entre lo urgente y lo importante a la hora de priorizar nuestras tareas. Comentaba que con demasiada frecuencia caemos en el error de gestionar las próximas acciones urgentes como si fueran importantes, y aún peor, asimilamos una interrupción como si fuera una urgencia. Consecuencia: terminamos haciendo el trabajo según llega, en lugar de atacar primero las próximas acciones que son prioritarias.

Saber todo eso está muy bien, pero ¿cómo podemos trabajar con la importancia y la urgencia en la práctica diaria de GTD? Bueno, estamos de suerte, porque hay un par de preguntas y una matriz —la matriz de Einsenhower— que nos ayudarán muchísimo. Vamos a ello.

Continuar leyendo