Intuición informada y efectividad personal

Bombilla rota

Una de las críticas que recibe con más frecuencia la metodología de productividad personal de David Allen, Getting Things Done (GTD), es que propone una forma de trabajar que es demasiado «cuadriculada» para las personas creativas. Por alguna extraña razón, la creativiad se suele asociar a libertad, pero una libertad mal entendida. En los últimos años, la creatividad es un valor en alza pero, paradójicamente, hay muchas personas que creen que si no tienes una mente «caótica» no puedes ser verdaderamente creativo. Quizá por eso se ha extendido durante los últimos años la falsa creencia de que la creatividad es algo innato, y no hay mucho que pueda hacer una persona «normal» para aprender a ser más creativa.

Por otro lado, muchas personas más «cuadriculadas» critican a GTD porque no resuelve de manera satisfactoria el último paso de la metodología, a saber: cómo elegir de manera unívoca qué hacer cuando te quedan varias acciones en el mismo contexto, para las que requieres tener más o menos el mismo tiempo y la misma energía mental disponibles, algo que se da con relativa frecuencia.

Continuar leyendo