26 creencias que harán fracasar tu implementación de GTD (III)

Fail

Continúo con el análisis de nuevas creencias que harán fracasar tu implementación de GTD, esta vez atacando la línea de flotación de algunas de las creencias consideradas como pilares por muchos, y que yo considero de las creencias más limitantes a la hora de mejorar la efectividad personal.

Como dijo Mario Alonso Puig en una ocasión, rendimos al nivel de nuestras creencias, en lugar de rendir al nivel de nuestras capacidades. Por eso, es muy importante revisar hasta nuestras creencias más íntimas si de verdad queremos experimentar una mejoría significativa en los resultados que podemos alcanzar con lo que hacemos.

Continuar leyendo

26 creencias que harán fracasar tu implementación de GTD (II)

Fail

En el post anterior veíamos las cinco primeras creencias que harán fracasar tu implementación de GTD, en respuesta a las 26 razones para no usar GTD. En este segundo post de la serie continuamos con otras cinco creencias, haciendo especial hincapié en algunos de los hábitos que causan más problemas a los principiantes de GTD, como capturar, incubar, delegar, diferir y reenviar.

Aprovecho también para explicar la diferencia entre estos hábitos fundamentales con el mal hábito de la procrastinación. Muchos los han confundido en el pasado, y los han utilizado como fundamento para criticar la metodología GTD. Sin duda hay espacio para la crítica a GTD, pero hacerlo desde este punto de vista sólo evidencia desconocimiento de la metodología de David Allen.

Continuar leyendo

26 creencias que harán fracasar tu implementación de GTD (I)

Fail

Hace unos días, mi colega bloguero Rubén Alzola tradujo un post publicado allá por 2008, y que recuerdo haber leído en su día, que medio en broma —o quizá no, vaya usted a saber—, hace una relación de 26 razones para no usar GTD. Ninguna de estas razones resiste el más mínimo análisis serio e informado, razón por la que creo que el post original sólo servía como un divertimento del autor para pasar el rato. O eso, o el autor no entendía en que consiste practicar GTD.

En cualquier caso, y sin intentar ocultar las carencias del método de David Allen, que las tiene, me he permitido hacer yo mismo un ejercicio inverso, a modo de respuesta, con la única idea de reflexionar sobre algunas de las creencias que suelen limitar a muchas personas a la hora de intentar implementar con éxito GTD.

Continuar leyendo