La productividad en el correo electrónico

Pila de papeles

En los últimos años parece haber surgido una cruzada contra el correo electrónico, achacándole muchos de los males de la productividad personal del hombre —y la mujer— del siglo XXI. Tengo que reconocer que el uso que hacemos de esta herramienta deja bastantes que desear en general, y que es fuente de muchas de las ineficiencias comunicativas del profesional moderno. Pero una cosa está clara: por mas que a muchos les gustaría que fuera de otro modo, el correo electrónico no ha muerto, al menos no todavía. Ello quiere decir que tenemos que aprender a utilizarlo de la manera más efectiva que nos sea posible.

Se pueden seguir muchas reglas para enviar correos efectivos, y eso está bien. Facilitar el trabajo de quien estará al otro lado del email es una forma excelente de mejorar nuestra propia efectividad, en la medida en que aumentará las probabilidades de obtener los resultados que buscamos. Pero como seguramente ya sabes, los correos que envías son solo la mitad de la ecuación: en tu efectividad también influye, y de manera muy notable, el tipo y cantidad de correos que recibes… ¿no?

Continuar leyendo

El correo electrónico no ha muerto

Normandy American Cemetery, by Hans Splinter

Hace unas semanas pude participar en un interesante debate de Twitter sobre el uso del correo electrónico. Mi maestro y amigo José Miguel Bolívar compartía una publicación en la que Alejandro Vázquez abogaba por usar cada vez menos el correo electrónico. En particular, Alejandro decía que “Los más jóvenes no lo usan, les huele a naftalina, es ‘viejuno’, pero en el mundo de la empresa sigue siendo una herramienta frecuente, intrusiva, molesta y hasta excesiva.”

No sé, quizá yo mismo me he vuelto también algo “viejuno”, pero aunque estoy de acuerdo con la necesidad de evolucionar que defiende Alejandro, no estoy de acuerdo con que eso signifique que le tenga que llegar la hora a esta veterana tecnología. No desde un punto de vista tecnológico. Y desde luego, tampoco desde un punto de vista productivo.

Continuar leyendo