Productividad personal, fuente de capital psicológico

OptimismoA finales del siglo XX surgió una rama de la psicología denominada psicología positiva, cuyo foco principal era utilizar el conocimiento científico adquirido por esta ciencia para ayudar a las personas a conseguir una vida más satisfactoria, y no tanto en el tratamiento de desórdenes psicológicos. En este contexto surgió el concepto de denominado capital psicológico positivo, o simplemente capital psicológico, como las sinergias que se producen entre cuatro estados mentales: autoeficacia, esperanza, optimismo y resiliencia.

La importancia de este concepto radica en que existen muchos estudios que parecen asociar el capital psicológico con un mayor rendimiento en el trabajo —y en general, un mayor bienestar en la vida. Y que al tratarse de un «estado mental agregado», debería ser posible modificarlo, al contrario de lo que sucede con los rasgo de la personalidad, que básicamente son fijos e inmutables. La cuestión es: ¿qué podemos hacer para lograrlo?

Continuar leyendo