#CoreGTD: El uso correcto del calendario

CalendarioEl término «calendario» es uno de esos términos que tienen truco dentro del ámbito de la metodología Getting Things Done® (GTD®), al igual que sucede con otras palabras como «proyecto» o «diferir». La aplicación que hacemos de estos términos en la vida cotidiana hace que adquieran un significado muy concreto para nosotros, que es ligeramente distinto al que tienen en GTD. Como dice mi colega José Miguel Bolívar, el hecho de que el significado de estos términos sea parecido, y no radicalmente distinto, dificulta enormemente captar algunas sutilezas que resultan importantes a la hora de implantar GTD correctamente.

Así, para muchas personas el «calendario» —o agenda— no es más que una herramienta que sirve para planificar el trabajo. Se trata de un «bote» multiusos que generalmente utilizamos para recordar citas y organizar nuestras tareas según su prioridad. De hecho, los expertos en gestión del tiempo recomiendan justamente eso: anota tus tareas, luego asígnales una prioridad, y finalmente planifícalas en el calendario con arreglo a su prioridad. El resultado de esta forma de trabajar probablemente ya sabes cuál es: frustración por no poder cumplir todo lo que pones en el calendario, pérdidas de tiempo replanificando tareas y estrés por no llegar a tiempo a la mayoría de las fechas de vencimiento.

Continuar leyendo