Claridad y atención, claves de la efectividad personal

Etiqueta Conceptos

Creo que un punto de inflexión en esto de aprender a ser más efectivo en las cosas que haces se produce cuando te das cuenta de que no hay herramienta ni método que te sirva cuando llegas a la oficina a las 8:30 de la mañana y te sientas en el escritorio, solos tú y tu ordenador. No importa lo que hayas leído sobre Autofocus, la matriz de Einsenhower, el método Seinfeld… O sobre GTD®. Al final, nada de todo eso importa si no consigues entender una cosa: la atención lo es todo.

En los últimos años ha cobrado mucha difusión un término bastante rimbombante, “procrastinación”, para definir un comportamiento que todos conocemos muy bien, incluso si nunca hemos oído hablar de productividad personal. La procrastinación es esa tendencia que todos tenemos –sí, yo también– a posponer algunas cosas que, en el fondo de nosotros mismos, sabemos que deberíamos empezar a hacer ya, pero que por falta de claridad, o porque nos parecen aburridas o difíciles, decidimos no hacer en favor de otras tareas aparentemente igual de necesarias, pero definitivamente mucho menos importantes. Este fenómeno no es otra cosa que el resultado de un defecto en la capacidad de gestionar nuestra atención.

Continuar leyendo