El verdadero trabajo sin estrés

El verdadero trabajo sin estrés

Dice David Allen que una de las claves para trabajar sin estrés es ser consciente en todo momento de lo que estamos dejando sin hacer. O para decirlo en sus propias palabras, “uno sólo puede sentirse bien sobre lo que no está haciendo cuando sabe lo que no está haciendo”.

Desde luego, el argumento no carece de lógica. Si no somos conscientes de los compromisos que hemos adquirido, enseguida sentimos que no tenemos el control. Y eso genera estrés, mucho estrés. La cuestión es, ¿basta solo con saber los compromisos que no estamos cumpliendo para liberar ese estrés?

Cualquiera que haya sufrido alguna vez de procrastinación –y creo que ahí entramos la inmensa mayoría de la Humanidad–, sabe que eso no basta. De hecho, no hay nada peor, en términos de estrés, que ser plenamente conscientes de una tarea que hemos estado posponiendo de manera sistemática, y que probablemente vamos a seguir posponiendo –ya sea porque no nos motiva, porque nos resulta difícil o porque no tenemos los conocimientos suficientes para hacerla.

Mantener un registro de los frentes abiertos que no estamos atacando es solo el primer paso hacia el trabajo sin estrés. El segundo paso, yo diría quizá el paso más importante, es hacer un análisis serio y determinar claramente por qué están abiertos los frentes e, idealmente, hasta cuándo van a estarlo, al menos de forma aproximada.

Cuando somos conscientes de que hemos pospuesto una tarea, y además sabemos por qué y hasta cuándo, entonces empezamos a sentir verdadero control de la situación. Mientras tanto seguiremos teniendo la sensación de que nuestras listas de pendientes crecen y crecen, sin saber cómo ni cuándo las podremos desahogar. Y eso seguirá causándonos muchísimo estrés, casi tanto como no saber cuáles son nuestros compromisos.

Si tienes tareas que estás procrastinando sistemáticamente, determina cuál es la causa. ¿Es porque realmente no te interesan ni te motivan? Trata de delegarlas, o simplemente elimínalas. ¿Es porque no tienes claro el valor que pueden aportarte? Habla con tu jefe, o trata de tomar un poco de perspectiva del asunto. ¿Quizá no tengas los conocimientos para llevarlas a cabo? Entonces primero aprende las habilidades que necesites.

Sea cual sea las causas, después de determinarlas sabrás qué es lo que te detiene o lo que necesitas antes de seguir adelante. E inmediatamente te sentirás relajado, porque por fin habrás tomado una decisión al respecto: delegar las tareas, analizarlas en su contexto para ver si merece la pena llevarlas a cabo, ganar experiencia o conocimientos en alguna habilidad, o lo que sea.

Así que, para trabajar sin estrés tienes que saber lo que estás dejando sin hacer, pero también por qué –y quizá hasta cuando.

¿Tú qué opinas? ¿Crees que puedes trabajar sin estrés simplemente sabiendo lo que dejas sin hacer? Comparte tu opinión con nosotros en un comentario.

Artículo original escrito por Jero Sánchez. Sígueme en Twitter.

Foto por rtadlock (via Flickr)

15 comentarios

  1. Delegar o eliminar tareas no siempre es factible.Pensar “sinceramente” el porqué no actuamos; si es por miedo a un fracaso, a complicaciones, negativas o enfrentamientos. ¿Qué es lo peor que te puede pasar si actúas? quizás no es tan grave.sabiéndolo es más fácil de asumir .Es decir, no sólo hay que saber lo que dejas de hacer, sino también saber porqué, identificar miedos y cómo los solventarás. Si no el estrés continúa.
    Saludos,
    Montse

    • @Montse:

      No, tienes razón, no siempre se puede delegar o eliminar tareas. Pero muchas veces no lo hacemos, no porque no se pueda, sino porque ni siquiera nos planteamos que podamos hacerlo ;-)

      Cada uno debe analizar lo más objetiva y honestamente posible cuál es la causa por la que las tareas se “enquistan” en nuestras listas de siguientes acciones. Solo así podemos tomar la mejor decisión al respecto, y sobre todo dejar de estar estresados.

  2. Quizás el verdadero título del post debería ser “aprende a posponer responsablemente” y es que es ahí donde se esconde la clave del tema.

    Posponer algo es una acción que asume un riesgo y por lo tanto hay que ponerle límite o bien temporal o bien a través de una condición que deberemos desbloquear.

    No hay que olvidar que para concentrarse 100% en una tarea, lo primero que se debe hacer es posponer todo el resto. Sino no hay manera de ser eficaz.

    Un saludo!

    • Iago:

      Muy buena apreciación. Desde luego, trabajar en algo significa posponer todo lo demás –aunque sólo sea un par de horas. Es el “costo de oportunidad” de los financieros puesto en la escena productiva.

      De hecho, tener esto claro nos ayuda mucho a ganar perspectiva, pues si pensamos en el costo que supone dejar de hacer algo importante cuando, por ejemplo, nos ponemos a navegar por Internet sin rumbo, seguramente nos resulte mucho más fácil tomar la decisión correcta –creo que este pensamiento es carne de artículo… con tu permiso, claro ;-)

  3. Totalmente de acuerdo el portergar tareas crea estres, yo ya he implantado en mi mente el ser productivo, de conseguir resultados con mi tiempo.
    Pero tal vez, como en mi caso, procastino por temor a el primer paso en esa tarea, o porque espero que se resuelva sola, no quiero involucrarme en ella, aunque tengo que.
    asi que si no la puedo delegar, me estoy entrenado con a técnica kamikaze, es decir cerrar los ojos, apretar el timón y aventarme a hacerla sin mas que, una vez hecho, pas! pum! ya estoy al otro lado.

    • Rene:

      Excelente estrategia. Aunque no puedo negar que me dio mucha risa cuando leí lo de la “técnica kamikaze” –deberías patentar el término :-) De nuevo, como la idea de Iago, es carne de otro artículo… me lo anoto ;-)

  4. Por temporadas estoy sometido a mucho estrés, por ello tomo un complemento alimenticio llamado sin estrés y verdad es que me va muy bien.

  5. hola!!!! de nuevo ha sido un grato alimento leer un escrito en tu blog sobre por que nutre MI MENTE, gracias por el tiempo que dedicas a compartir aprendizajes
    un abrazo grande
    y nos vemos pronto!!!!!

    • @Karla:

      Es un placer que los buenos amigos se interesen por mi trabajo, y sobre todo que lo pongan en práctica de forma honesta como tú ;-)

      Espero seguir viéndote por aquí más seguido y contar con tu retroalimentación. Para mi es muy importante.

  6. Hola Jero!
    Tu blog ha sido una de las cosas más importantes que me han pasado, es increíble aplicar los sistemas de productividad, surten efecto inmediato.
    Lo que más destaco es la ausencia de estrés. Lo que comentas arriba en uno de los puntos es bastante notorio: al enfrentar las cosas postergadas (¿”procrastinadas”?) inmediatamente dejamos de estresarnos, sentimos que lo tenemos bajo control. Creo que la mayoría de nuestro estrés se debe a eso, a la falta de control.
    Excelente post Jero
    Saludos!

    • @Tigerocker:

      Lo que mencionas es clave: enfrentarnos a las cosas que dejamos de lado y hacernos conscientes de las causas por las que están ahí. Una vez somos conscientes de las causas, tomar decisiones es muy fácil. Y lo mejor, el estrés desaparece casi por arte de magia.

      Gracias por tu comentario :-)

  7. Estimado Jero:
    Ha sido un gusto grande conocerte aunque esto haya ocurrido casualmente. Este es el primer artículo que leo y su contenido me atrapó por completo por su claridad y sencillez tan minimalistas.
    Me quedo con la sensación de que tu blog puede ser un gran hallazgo y, por ello, me veo en la obligación de felicitarte.
    Un fuerte abrazo
    Fedor

  8. Muy buen trabajo, creo que es importante saber acerca de las tareas que se procastinan. La complicacion viene cuando tienes personas a tu cargo, yo creo que para delegar se tiene que ensenar a no postergar a los companeros de trabajo y asi evitar multiplicar los problemas por estres de trabajos delegados.

  9. Hola:
    Me alegro mucho leer tu blog.
    Me encanto haber encontrado esta información , ya que es lo que me esta pasando y ahora sé porque me esta pasando.
    Mil gracias!
    Dennisse

Deja un comentario