Dropbox contra iCloud

Dropbox contra iCloud

No, no tengo ninguna intención de iniciar un guerra religiosa en favor o en contra de estos populares “cyberlockers”. Ni siquiera voy a hablar de ellos, al menos no de forma directa, sino de los paradigmas que representan cada uno y de cómo pueden cambiar la forma en que gestionamos nuestra productividad.

Ultimamente se está poniendo de moda el asunto de almacenar en la nube, y hasta Google y Microsoft se han subido al carro recientemente con sendas propuestas. Sin embargo, iCloud, de nuevo una herramienta puesta en la mesa por Apple, ha traído una visión distinta de lo que debe suponer el almacenamiento en la nube. Pero antes de que me lluevan improperios, una aclaración. Aunque en los últimos dos años he caído bajo el influjo del ecosistema de Apple, no me considero un “fanboy”. O al menos me creo lo suficientemente abierto de entenderas como para no aceptar cualquier cosa que venga de los chicos de la manzana.

Habiendo sido “pecero” desde que tengo uso de razón, y proponente del software libre y de Linux durante muchos años, si he decedido moverme por la senda de Apple ha sido por la fantástica experiencia de usuario que proporcionan en todos sus productos y servicios –bueno, o casi en todos–. Uno ya se va haciendo un poco mayor, y un poco sibarita también. El tiempo apremia, y prefiero emplear mi tiempo productivamente que “perderlo” tratando de arreglar las cosas que no funcionan como quiero. Así que este artículo no trata de defender un producto o una marca, sino de apoyar un concepto.

Hasta ahora, todos los servicios de almacenamiento online, incluido su máximo exponente, Dropbox, han seguido el paradigma clásico de archivos y carpetas –o para los que nacimos mucho antes del 90, los directorios de toda la vida–. Uno crea carpetas y más subcarpetas, y clasifica los archivos como mejor le parece en función de los criterios más variados. Como sucede con un archivo en papel, el asunto es más o menos manejable cuando tienes pocos archivos, pero la cosa se complica cuando el volumen rece. Llega un punto en que ya no sabes si la factura del coche va en la “C” de coche, o en la “F” de factura.

Lo que iCloud propone es olvidarnos de la necesidad de clasificar y buscar archivos, y poder acceder a ellos desde la propia aplicación que los genera de forma transparente. Simplemente abres Numbers y ahí está el presupuesto con el que has estado trabajado en la oficina; o le dices a Keynote que cree una presentación, y no te tienes que preocupar ni de cómo ni de dónde lo almacena. No importa si estás en tu ordenador, tu smartphone o tu tableta, ahí están los documentos listos para trabajar con ellos. No me vas a negar que desde un punto de vista productivo esto es genial.

Por supuesto, iCloud todavía está lejos de ser lo que digo. Por ejemplo, no tengo nada claro cómo manejará decenas o cientos de documentos una misma aplicación –quizá no nos libremos del todo de algún tipo de clasificación de archivos–. Y aunque ya es posible trabajar desde los dispositivos iOS, todavía no es posible hacerlo desde el ordenador –aunque la próxima versión del sistema operativo, Mountain Lion, parece que traerá esta nueva función–. Sin embargo, esa no es la cuestión, sino la dirección que representa iCloud, y todo parece que en los próximos meses y años veremos nuevos conceptos ligados a este paradigma.

Hoy por hoy es evidente que Dropbox, y la miriada de servicios a-la-Dropbox que hay por ahí, todavía tienen mucho recorrido por delante. Siguen siendo la mejor opción para mantener archivos online que no generamos nosotros mismos. Pero creo sinceramente que de nuevo Apple está mostrado el camino, como ya sucedió recientemente en el mundo de los smartphones y de las tabletas, y los demás no parecen querer seguirlo. Veremos como se desarrollan los acontecimientos durante los próximos meses. Pero si las cosas son como imagino, y dado que Apple controla el paquete completo, desde el hardware hasta el servicio web, es posible que en poco tiempo estemos de nuevo ante la situación de que nadie pueda hacerles sombra, tampoco en esto del almacenamiento en la nube.

Por mi parte, llevo usando iCloud desde octubre del año pasado, más de 6 meses ya, y estoy encantado. Tengo mi sistema GTD (Recordatorios, Notas, Calendario, Mail…), mis borradores de escritos (iA Writer), documentos (Pages), hojas de cálculo (Numbers) y presentaciones (Keynote), todo perfectamente integrado con iCloud. Y eso que sólo estamos al principio del camino. No puedo esperar a ver qué es lo que vendrá dentro de un año.

El debate está servido. ¿Qué opinas del nuevo paradigma que supone iCloud? ¿Le ves algún futuro? Comparte tu opinión en un comentario.

Artículo original escrito por Jero Sánchez. Sígueme en Twitter.

Foto por AJ Cann

12 comentarios

  1. Un ana radiografía interesante. La nube esta tomando una relevancia considerable en los últimos tiempo. A mi personalmente me ayuda una barbaridad. Suelo trabajar en varios sitios y eso de tener la información disponible de forma instantánea según el lugar en el que me encuentre es realmente genial. Es como si añadiese a cada fichero un contexto llamado @en cualquier lugar. Las diferencias entre ambos servicios las expones de forma muy clara. Para mi la gran mejora sería que los Sistemas operativos pudieran etiquetar los ficheros, de forma que haciendo una sola búsqueda por etiquetas obtuviéramos la información que quisiéramos, al igual que hacemos con los recordatorios y los contextos. Sería realmente genial. Yo personalmente lo que hago es por ejemplo a los proyectos los denomino de la siguiente forma AÑO CODIGO TIPO REFERENCIA, de forma que con las búsquedas personalizadas en el Finder de OSX, accedo a los proyectos de forma inmediata. Otra gran ayuda son QuickSilver o Alfred, lanzadores, localizadores de información. No se que haría sin ellos.

  2. Lo que está haciendo Apple me recuerdo mucho a la época de DOS. Como cada aplicación tenía su propio formato de datos, primero tenias que abrir la aplicación y luego abrir el documento. Es un sistema centrado en las aplicaciones.

    Con Windows este paradigma ha cambiado, teniendo varias aplicaciones para abrir cada fichero. No obstante, cada tipo de fichero tiene una aplicación por defecto. Habitualmente abrimos primero el fichero y automáticamente se abre la aplicación correspondiente.

    Creo que en el futuro tendremos que cambiar otra vez de paradigma. Lo idóneo sería poner el ‘proceso’ en el centro, en lugar de ficheros o aplicaciones. Por jemplo el proceso ‘Escribir’. Si elijo este proceso, el SO debe abrir el procesador de textos más sencilla. El momento que quiero aplicar formato a mi texto, automáticamente cambio a una aplicación más avanzado, etc.

  3. Resulta útil cuando todos tus dispositivos son Apple. Los que convivimos con un Ipad, un móvil Android y un Pc amb windows i linux, necesitamos una aplicación multiplataforma como dropbox y/o Evernote

  4. Yo no tengo nada en la nube, no siempre tengo internet así que prefiero tener todo a la mano en un disco duro externo.

    Manejar los archivos por aplicación tampoco creo que me funcione; en unas tres o cuatro aplicaciones tendría listas de hasta 30 archivos diferentes y en otras solo tendría uno o dos archivos.

    Creo que voy a seguir clasificando archivos.

  5. Pingback: Dropbox contra iCloud | El Gachupas | Hispafoxing

  6. Volvemos aquí a la eterna discusión entre nube y almacenamiento físico y todos los problemas de seguridad referida a información sensible, me refiero específicamente a empresas, donde la filtración de información es mucho más sensible que en un autónomo.
    No entendí el beneficio de no usar carpetas, porque puedo hacer lo mismo en mi PC guardo los archivos word, excel, pdf clasificados por extensión y sería lo mismo.
    Quizás me he quedado en el tiempo, pero por ahora mantengo las carpetas, cuando descubra el beneficio de no hacerlo así no dudaré en cambiar de opinión.

  7. Pues es un buen análisis. Yo he empezado a usar hoy iCloud, lo tenia en el iPad desde hace un mes pero aun no lo había habilitado. Pero para mi sigo sin verle demasiado uso ya que mi móvil es una bb y aunque mi portátil si es Apple no tiene el SO compatible con iCloud así que seguiré con dropbox al cual puedo acceder desde cualquier dispositivo.
    Creo q es una buena idea de Apple, claro que si, pero con su mentalidad de no abrir sus apps a otros sistemas no te da la opción de elegir que dispositivos tener, muy útil si tienes todo de ellos y actualizado a las ultimas versiones, si no, poca utilidad

    Saludos

  8. Uf, un tema íntimamente asociado al mecanismo de organización de los archivos personales. Aun no me he subido a la tendencia Cloud (creo que no voy a poder resistirme mucho más), pero veo difícil que un profesional pueda tener una organización decente de su material sin cierta clasificación en carpetas, directorios o como queramos llamarle. Más carpetas, menos carpetas, es un tema del tipo de trabajo y la forma de operar de cada persona. El sistema te puede ofrecer herramientas que agilicen el tema, pero la esencia de la organización del almacenamiento es que tiene que ser para el largo plazo. O sea que cuando lo tenga que ir a buscar, el material esté disponible, donde mi mente esté interesada y en condiciones de encontrarlo.

    Veremos. Gracias por la información. Seguramente, no siendo del mundo Apple termine en Dropbox.

    Saludos

    JC

  9. Jero, tal como lo explicas los que no tenemos Apple no entendemos qué es iCloud. ¿Es como Google Docs?
    Utilizaba Google Docs hasta hace poco para algunos proyectos, para probar, y también Dropbox. Ahora he pasado todo mi trabajo diario a Dropbox. Y pienso que el tema de las carpetas está obsoleto, hace años que existen las etiquetas y es un sistema de archivo mucho más flexible, ¿trabaja iCloud con etiquetas o “tags”? Dropbox no.

  10. Yo tengo un iPad 2 3G, una Lap Sony Vaio, un teléfono celular blackberry Bold y en la oficina una PC HP Win 7 y en casa una PC genérica Win 7… DropBox en todos mis equipos y funcionando excelente todo organizado. De momento no me cambiaria a iCloud.

  11. Lo siento, no me gusta la nube. Además de los problemas de protección de datos, que jurídicamente existen y son muchos, ya que todos tenemos datos sensibles que debemos proteger. No he de recordar que Google (si el mismísimo google) fue asaltado y robado con un gusano por empresas chinas.

    Pero desde el punto de vista productivo, y yo trabajo en muchos ordenadores, termino por trabajar en muchos sitios con una malísima cobertura móvil, o incluso sin internet. ¿Que hacemos entonces?

    El formato físico (disco duro externo), pendrive continúa teniendo una virtualidad impresionante permitiéndome trabajar con el último documento con tan solo pincharlo a través del puerto usb, puedo trabajar desde cualquier ordenador o puesto de trabajo, y no necesito tener conexión a internet.

    Reconozco la ventaja de la nube, de dropbox, de la copia de seguridad inmediata.

Deja un comentario