Cómo definir los niveles superiores de GTD

“Si no se tomara la vida como una misión, dejaría de ser vida para convertirse en infierno.” León Tolstoi (1828-1910) Novelista ruso.

Artículo original escrito por Jero Sánchez. Sígueme en Twitter.

El método de organización GTD tiene la peculiaridad de ser un método ascendente, es decir, te ayuda a organizarte controlando primero los detalles del día a día, que son precisamente los que generan más estrés. Después, una vez controlados los detalles, y por medio de las revisiones periódicas, puedes integrar tus valores y objetivos a largo plazo en un todo coherente. (Otro día hablaré de por qué este modelo es superior al modelo descendente que recomiendan otros autores.)

El propio David Allen reconoce la importancia de realizar revisiones a distintas alturas, con su ya celebérrima metáfora del avión. De esta forma aseguramos que toda la vorágine diaria de trabajo está regida por las cosas que verdaderamente nos importan, por un plan de vida que tiene sentido para nosotros, por nuestra visión y misión en la vida. El problema es cómo definir correctamente esos niveles superiores del sistema, que darán luz (aterrizarán) los distintos proyectos y siguientes acciones.

No tan sorprendentemente, he encontrado una excelente solución para esta tarea en un libro de Hubert Rampersad, titulado Tu marca personal. En el describe un modelo de 4 fases para implementar tu marca personal. De las cuatro fases, la primera es precisamente la definición de lo que Rampersad denomina “tu ambición personal”, proponiendo un método basado en ejercicios de respiración y meditación muy interesantes.

La ambición personal está formada por la definición de tres elementos: la visión personal, la misión personal y los roles clave personales. Además, a la hora de definir estos elementos hay que integrar 4 aspectos: interno (lo que te importa a ti de forma íntima), externo (lo relacionado con los demás), conocimiento y aprendizaje (tu propio desarrollo personal), y finanzas.

Como vemos, esto no es otra cosa que los niveles superiores del modelo de David Allen.

Visión personal

La declaración de la visión personal es una descripción de cómo te ves en los 4 aspectos anteriores, en un futuro razonablemente lejano. Se puede decir que son tus objetivos a largo plazo, y deben reflejar de algún modo tus valores personales.

Un ejemplo hipotético de mi visión personale podría ser la siguiente:

* Estar en buena forma física y mental.

* Ser un apoyo para mi familia y amigos, sirviéndoles de inspiración como modelo de persona respetuosa, tolerante y exitosa.

* Mantener una actitud proactiva y abierta para estar siempre aprendiendo mejores formas de hacer las cosas.

* Ser económicamente autosuficiente, sin tener que trabajar para poder vivir.

Como ves, cada punto se corresponde con un aspecto (interno, externo, conocimiento y finanzas), aunque no necesariamente tiene que haber una correspondencia exacta.

Además, de cada punto es fácil extraer proyectos u objetivos intermedios que nos ayuden a conseguir nuestra visión. Por ejemplo, para estar en buena forma física podemos proponernos subobjetivos como bajar de peso y comer sanamente, lo que podría traducirse en hábitos como hacer ejercicio todos los días, o proyectos como aprender a cocinar.

Misión personal

La declaración de misión personal debe ser una frase fuerte y directa que refleje lo que pretendes ser para ti y los demás, y que te sirva de inspiración permanente. Por medio de la misión respondes a la pregunta: ¿qué tengo que hacer para considerarme una persona exitosa?

Un ejemplo de la definición de mi visión personal podría ser:

Disfrutar de la libertad de compartir mis conocimientos para ayudar a otros a ser productivos y desarrollar hábitos que les permita alcanzar el equilibrio vital y ser felices.

De nuevo, los 4 aspectos están presentes: interno (“Disfrutar”), externo (“a otros”), conocimiento y aprendizaje (“compartir mis conocimientos”) y finanzas (“libertad”).

Roles clave personales

Los roles clave personales son las relaciones que tienes previsto tener con las personas o grupos de personas que te importan. Como dice el propio Rampersad, la relación más importante e íntima es la que tienes contigo mismo, y queda cubierta en la visión y misión personales. Esta sección cubre tus relaciones con el resto de personas.

Una buena definición de los roles debe incluir una descripción de cómo quieres exactamente que sea cada relación que tienes con los demás.

Un ejemplo de la definición de mis roles claves podría ser:

* Marido: La persona más importante en mi vida es mi mujer, y quiero cuidarla y hacer que se sienta feliz.

* Coach: Disfruto ayudando a los demás a ser más productivos y desarrollar buenos hábitos. Para mi es muy gratificante ayudar a todo el que lo desee genuinamente a liberar todo su potencial y alcanzar el equilibrio vital.

* Trabajador: Mientras no pueda vivir de mi pasión, es importante mantener una relación profesional y honesta con la empresa en la que trabajo, aplicando toda mi experiencia y conocimientos para que la empresa alcance sus objetivos.

Y tú, ¿cómo defines los niveles superiores de GTD? Compártelo con nosotros en un comentario.

Foto por: beteton

7 comentarios

  1. Pingback: Tweets that mention Cómo definir los niveles superiores de GTD -- Topsy.com

    • @Blumm:

      ¡Gracias! Por cierto, que el libro lo compré en una de las tiendas de revistas del aeropuerto de Madrid, justamente cuando regresaba a casa de mi periplo post-navideño. Nunca me dejo de sorprender de la buena “literatura” que uno encuentra en estas tiendas. Compré un par de libros (el otro fue uno sobre simplicidad que pronto comentaré), y me los ventilé en el avión, entre películas y almuerzos ;-)

  2. Esto ya me suena a Stephen Covey y sus 7 hàbitos. Las buenas teorias coinciden en que hay que tener un fin, un propòsito, misiòn o como quieras llamarle…

    Se me antoja un buen libro para este mes, que tal el proposito de añadir 12 nuevos libros este año a mi repertorio? Sugerencias any one?

    • @Moroni:

      Si, Covey (y otros muchos expertos en productividad y organización) utilizan métodos descendentes. Es decir, primero debes enfocarte en definir tu misión y visión, y a partir de ahí generar los objetivos a largo plazo, a corto plazo, proyectos y, finalmente, las acciones reales que tienes que llevar a cabo diariamente. El problema de este enfoque es que, mientras defines todas esas cosas… ¿qué pasa con lo que tienes que hacer de manera inmediata, con el día a día?

      Por eso Allen preconiza el uso de un sistema ascendente: primero controla el día a día, que es el que te genera más estrés; y una vez tengas un sistema funcional en marcha, entonces sí define tus misión, visión y objetivos, y poco a poco ve adaptando tus proyectos a lo que realmente te importa en la vida.

      Ni que decir tiene, a mi me parece mucho más racional, efectivo y realista el método de Allen.

  3. Pingback: Mi plan para volver a ser productivo » Yo Evoluciono

  4. Pingback: De vuelta al cole o a la tarea. « +productividad

Deja un comentario