Claves para viajar sin estrés

“El que no sale nunca de su tierra está lleno de prejuicios.” Carlo Goldoni (1707-1793) Dramaturgo italiano.

Artículo original escrito por Jero Sánchez. Sígueme en Twitter.

Viajar, especialmente en avión, es una de las actividades que puede llegar a ser muy estresante, da igual la experiencia que uno tenga. Para los que viajan con poca frecuencia, porque la falta de experiencia les suele jugar malas pasadas; para los que ya llevamos muchos kilómetros recorridos, porque no siempre las circunstancias nos permiten organizarnos adecuadamente.

Aprovechando que acabo de llegar de un viaje transatlántico de ida y vuelta, he pensado compartir con vosotros algunas ideas y trucos que siempre utilizo cuando viajo. Son mis claves para viajar sin estrés. Estoy seguro de que a muchos de vosotros os vendrán muy bien la próxima vez que tengáis que coger la maleta, ya sea por placer o por obligación.

1. Haz una lista de comprobación para viajes. Es una idea que aprendí de David Allen, el creador del método de productividad GTD. Se trata de una lista de objetos ordenados por tipos, que repaso cuando estoy haciendo la maleta. Desde ropa y calzado hasta equipos electrónicos, pasando por la documentación que tengo que llevar. Desde que uso esta lista, nunca me he olvidado de llevar nada importante. Junto a la lista de objetos, también incluyo una lista de actividades que tengo que realizar previas al viaje, como acomodar a mi perro, pagar recibos que tenga pendientes, desconectar aparatos, solicitar visas, vacunaciones, información de destino, etc.

2. Pesa todas las maletas con antelación. Infórmate con tiempo del número máximo de maletas y del peso máximo por bulto que puedes facturar. No te confíes, cada compañía aérea tiene sus normas. Evita pagar recargos carísimos por exceso de equipaje. O peor aún, tener que dejar algunos de tus bienes en tierra. Yo peso cada maleta con una báscula de baño mediante el método diferencial: primero me peso yo, y luego de nuevo cargando la maleta; resto y tengo el peso de la maleta. Funciona de maravilla.

3. Factura el equipaje un día antes. En viajes cortos donde no es necesario facturar equipaje, imprimo las tarjetas de embarque por internet o en los terminales del aeropuerto, sin necesidad de esperar. Pero si voy a facturar, me informo si es posible hacerlo un día antes (por ejemplo, en el aeropuerto de Madrid Barajas se puede hacer). Normalmente trato de facturar todo un día antes y el día del viaje sólo llevo conmigo el equipaje de mano.

4. Nunca guardes artículos de valor en el equipaje. Aunque parezca una obviedad, hay que decirlo. Hace poco una amiga metió el iPod en su equipaje facturado. Resultado: robo en alguna de las escalas. La maleta es SOLO para ropa y artículos de aseo. Nunca para artículos de valor.

5. Lleva una copia de todos los documentos importantes. Uno nunca sabe cuándo será víctima de un robo, así que es una buena idea llevar una copia de los documentos del viaje, especialmente del pasaporte (todas las páginas), y dejarlas en el hotel. A la hora de poner una denuncia u obtener un duplicado es fundamental. Tener una copia del pasaporte puede ser la diferencia entre un pequeño susto o no poder regresar a tu país, además del descalabro económico. (Por cierto, es una buena idea localizar donde está el consulado o embajada de tu país antes de salir de viaje, por si acaso.)

6. Lleva siempre una bolsa extra. Al viajar es inevitable hacer compras y, en mi caso, los paquetitos de lleva y trae entre los distintos miembros de la familia en ambos lados del charco. Por eso, siempre conviene llevar una bolsa de lona que se pueda enrollar dentro de una de las maletas. Si al volver excedo el peso de algunas de las maletas (ver punto 2), o simplemente me falta espacio, utilizo la bolsa extra.

7. Utiliza equipaje de mano ligero y práctico. Piensa que tendrás que pasar controles de seguridad, y posiblemente hacer algunas escalas largas. Yo utilizo una mochila, a ser posible que pueda llevar conmigo debajo del asiento. En ella llevo mi ordenador, mis equipos electrónicos con sus cables, los documentos de viaje, mi e-book, una bandeja de entrada portátil, una libreta de recopilación y un bolígrafo. Eso es todo. Cualquier otra cosa la pido a los auxiliares de vuelo.

8. Viste ropa cómoda. Especialmente en viajes largos, procura llevar ropa amplia y calzado plano y ancho (por Dios santo, si eres mujer no utilices zapatos de tacón).

9. No lleves dinero en efectivo. Lejos quedaron los días en que había que llevar dólares cada vez que salías de viaje. Actualmente es posible pagar casi cualquier cosa con tarjeta, tanto de débito como de crédito. Una vez llegues al destino podrás sacar dinero local en cualquier cajero automático. Créeme, las comisiones son muy razonables.

10. Considera contratar un seguro de viaje. Ponerse enfermo en algunos países puede ser un verdadero tormento económico. No te confíes y contrata un seguro médico temporal para viajes. Son muy baratos, y si algún día lo llegas a necesitar agradecerás eternamente haber pagado todas las veces que nunca lo necesitaste.

¿Y tú? ¿Qué otros trucos tienes para viajar sin estrés? Compártelos con todos nosotros en un comentario.

Foto por: Pablo Barrios

12 comentarios

    • @Aitor:

      Completamente de acuerdo. Soy una persona bastante tranquila (algunos de los que me conocen dirían “casi” impasible jajaja). Pero la posibilidad de no llegar a tiempo a un sitio es algo que me saca de quicio y me altera sobremanera. Solución: hacer todo con mucho tiempo.

  1. Pingback: Tweets that mention Claves para viajar sin estrés -- Topsy.com

  2. Pingback: linkintrip.com

  3. Yo añadiría:
    Lleva algo de dinero suelto, billete pequeño.Si necesitas comprar unos chiclés, o coger un taxi te será útil.
    No lleves únicamente una tarjeta de crédito.Si falla una tienes la otra.Procura no llevarlas juntas.Una en la cartera, otra en un bolsillo interior. si te roban no te quedas desamparado.
    Si vas a un país cuya divisa es distinta al del tuyo, lo mismo, antes de salir pide a tu banco una cantidad de billetes de montante pequeño.las comisiones que te cobrará ,en calidad de cliente, siempre serán inferiores y el cambio que te aplicarán también.Antes de regresar a casa, deshazte de todas las monedas en divisa distinta a la tuya.En tu país no te las cambiarán

    • @Montse:

      Buenas aportaciones, muchísimas gracias por compartirlas.

      Yo nunca he cambiado dinero antes de un viaje y jamás he tenido problemas. Me resulta difícil creer que haya algún aeropuerto de tamaño mediano donde no acepten tarjetas o donde no haya cajeros automáticos para sacar algo de dinero local. Pero en fin, la decisión es de cada uno. Muchos se sienten más seguros llevando el dinero en el bolsillo ;-)

  4. Pingback: Claves para viajar sin estrés « Blogueando Viajes

  5. Yo añadiria:
    * Crea una lluvia mental de todo lo que vas a necesitar en el viaje.
    * Crea una lluvia mental de todo lo que los demás deben realizar en tu ausencia.
    * Dedica un tiempo a visualizar el viaje y a disfrutarlo.
    * Pase lo que pase, adopta una posición de optimismo.

    El punto 9 lo desaconsejo, por ejemplo, no siempre una tarjeta de DEBITO funciona en el exterior, a mi me ha pasado en MEX por ejemplo, no pasaban por la banda magnética. Así que mejor me llevo dinero en efectivo para los imprevistos en el viaje.

    • @Bergonzini:

      Mi lista de cosas que necesito para los viajes siempre está lista, ya que incluye todo lo que alguna vez podría necesitar (sólo la repaso y selecciono lo que aplica en cada caso). Sin embargo, la lluvia de ideas para las cosas que deben hacer en nuestra ausencia es una idea estupenda.

      Pero lo mejor es lo que comentas sobre disfrutar por adelantado mediante la visualización, y adoptar una postura optimista. Muchas veces nos olvidamos de estos detalles, que son igual de importantes o más que el viaje en sí mismo. ¡Buena aportación!

      En cuanto al asunto del dinero, como le comentaba a Montse, en realidad es una decisión personal. Yo siempre llevo dos tarjetas (la de débito y la de crédito), y mi mujer lleva otra de débito, por lo que sería casi una confabulación cósmica que nos quedáramos sin poder sacar dinero o pagar en una tienda.

  6. Hola

    El punto 4 es una buena recomendación, pero cuando viajas con equipo profesional es necesario dejarlo a un lado. Hasta ahora ninguna aerolinea me a permitido subir a la cabina con 20 kg de aparatos en la mano.

    Las bolsa de lona del punto 6 es parte de mi equipaje siempre. Incluso me sirven para ir al supermercado y no utilizar bolsas de plastico.

    Siempre checo si se existen diferentes formatos de los voltajes para los electronicos. Entre Europa y America existen, con Asia tambien.

    A final de cuentas, lo mejor es planear y ser realistas. Algunas veces he viajado con un libro de 2 kilos de peso “porque me voy a poner a leer”. Pasaron 3 semanas y del libro me acorde cuando levante la maleta para abordar el avión.

    A veces, he negociado con algunas personas para no llevar tanto equipaje. Si me prestan una computadora, dejo mi laptop y solo llevo un disco duro externo con la información. Si voy a la montaña y consigo rentar la ropa termica, evito cargar la mia.

    Para mi, muchas veces los electronicos son menos eficientes que la clasica agenda de papel, sobre todo cuando no tienes forma de recargar la bateria y cuando tienes que hacer actividades diferentes a los de tu rutina diaria. Siempre cargo con una pequeña libreta donde apuntar.

    Saludos

    • @Hluot:

      Buenas ideas para aligerar equipaje. No hay nada que me ponga de peor humor que tener que arrastrar kilos y kilos de equipaje inútil por el aeropuerto de Ciudad de México (por ejemplo), como esos libros de 1.500 páginas que luego no leemos. (Si, yo también he sido de esos. Por eso ahora tengo un e-book.)

      Me parece especialmente creativo lo de buscar la opción de que alguien te pueda prestar un ordenador en destino para no llevar el tuyo. ¡Genial! Y por supuesto, la libreta es imprescindible.

      Gracias por tu aportación. Realmente complementa muy bien el artículo :-)

  7. no olviden el repelente para los mosquitos. Una victorinox. También es muy útil llevar un tripie para los autoretratos, vale la pena llevarlo pues así te evitas pedir el favor de que alguien que no conoces o que no habla tu lengua te tome la foto y que por lo regular sale borrosa. Lleva tus lentes de sol. Buen viaje!

Deja un comentario