#CoreGTD: La Revisión Semanal

MecánicoYa sabemos que existen tres razones fundamentales por las que debes reflexionar sobre tu trabajo de manera regular. La primera es ayudarte elegir mejor qué hacer en cada momento en el día a día. La segunda es permitirte mantener la fiabilidad de tu sistema de recordatorios, de manera que reflejen la realidad de tu trabajo. Y la tercera es asegurarte de que manejas la información adecuada para tomar las decisiones correctas. De las tres, la Revision Semanal® de GTD® está directamente relacionada con las dos últimas.

En el fragor de la batalla diaria, a muchas personas les produce vértigo dejar de hacer —¡con la cantidad de trabajo que hay!—, y ponerse a reflexionar sobre todo lo que tiene entre manos. El problema es que hacer sin reflexionar pronto se termina convirtiendo en «hacer por hacer», y te deja totalmente a merced de las circunstancias. O dedicas parte de tu atención a revisar todas las partes de tu sistema a conciencia con la suficiente regularidad, o te será imposible alcanzar la promesa de GTD® de eliminar el estrés y mantener una sensación de control permanente sobre tu vida personal y profesional. En este sentido decimos que la Revisión Semanal® es un hábito central de la metodología de productividad personal de David Allen.

Continuar leyendo

GTD para dummies: la revisión semanal

GTD para dummies: la revisión semanal

En el artículo anterior vimos que existen 3 tipos de revisión: operativa, de control y estratégica. De los 3 tipos, la revisión de control o semanal es en la que más hincapié hace David Allen, y no por capricho.

La revisión operativa es muy conveniente, pero se puede vivir sin ella si hacemos una revisión de control exhaustiva cada pocos días. Por otro lado, la revisión estratégica es crucial, pero no sirve de nada sin un sistema productivo depurado y perfectamente engrasado. Así que, como vemos, hay buenos motivos para desarrollar primero el hábito de hacer una revisión de control, generalmente una vez a la semana.

Continuar leyendo

Encuesta: ¿Haces la revisión GTD semanal?

Pollin station

Foto por secretlondon123 (via Flickr)

Artículo original escrito por Jero Sánchez. Sígueme en Twitter.

De todos los hábitos a desarrollar cuando implementamos GTD, quizá el más difícil y el que más disciplina requiere sea la revisión semanal. Capturar los frentes abiertos en el momento es quizá lo más sencillo. Tenerlo todo organizado en listas y en el calendario requiere un poco más de trabajo, pero no opone demasiada resistencia. Ejecutar el trabajo ya es otra cosa, y en no pocas ocasiones nos tenemos que enfrentar al monstruo de la procrastinación. Pero la revisión… ¡ah, la revisión! Esa es otra historia.

Para que el sistema permanezca engrasado y funcione perfectamente, es necesario hacer una revisión periódica de todo el sistema. Aunque David Allen propone una cada semana, en realidad no es obligatorio. Dependiendo de nuestras circunstancias, la revisión semanal puede ser en realidad quincenal, o incluso cada tres semanas. Pero, ¿realmente damos cumplida cuenta de este paso tan importante en cualquier sistema de organización?

Hoy os propongo “confesar” cuán disciplinados somos contestando a esta sencilla pregunta. Por supuesto, y como siempre, estáis invitados a dejar vuestros comentarios para desarrollar cualquier idea o experiencia que queráis compartir con los demás.

Gracias de antemano por tu participación.

[poll id=”4″]

 

GTD para dummies: las revisiones del sistema

GTD para dummies: las revisiones del sistema

Hasta ahora nos hemos esforzado por recopilar todo lo que pasa por delante, procesarlo adecuadamente y organizarlo de manera que sea sencillo tomar la decisión de cuándo y cómo hacerlo. El problema es que, si no hacemos algo para solucionarlo, nuestro bonito sistema pronto dejará de ser bonito, empezará a degradarse y llegará un momento en que ya no funcione como debe.

Es decir, nos enfrentaremos a uno los 7 principios productivos, el que llamamos principio de entropía –o todo orden tiende rápidamente al desorden, a no ser que hagamos algo al respecto. Es por eso que la revisión del sistema es un hábito fundamental para nuestra productividad, y no tenerlo en cuenta lleva a mucha gente a fracasar en su intento de implementar GTD.

Continuar leyendo