6 razones para no correr al volante

“Apresúrate despacio” Octavio Augusto (63 a.C.-14 d.C.) Primer emperador romano.


No dejo de asombrarme cada mañana por la forma en que mucha gente conduce para ir al trabajo, a la escuela de sus hijos o a una simple cita con una amiga. Pareciera que en cuanto nos subimos al coche tenemos obligación de convertirnos en dementes sobre ruedas.

Analizar los aspectos psicológicos de este comportamiento probablemente merezca toda una serie de artículos :-), y no voy a entrar en ello ahora. Pero aunque quizá no sea tan fácil explicar los motivos por los que la gente conduce deprisa, sí deberían resultar obvias las ventajas de conducir despacio. Con sólo pensar un poco a mi se me han ocurrido estas seis:

1. Reduces el estrés. Es quizá la más obvia de todas. Conducir como lo hace una gran cantidad de conductores necesariamente tiene que elevar los niveles de adrenalina y estrés, y eso no puede ser bueno. Al final casi siempre terminan pagando las consecuencias otros conductores, compañeros de trabajo o miembros de tu familia. Conduce a una velocidad moderada, pon un poco de música, baja los cristales de las ventanillas y respira el aire de la mañana.

2. Evitas accidentes. Al reducir la velocidad con que conduces y mantenerte relajado, tendrás más conciencia de las cosas que suceden a tu alrededor. Con menos estrés estarás de mejor humor, lo que aumentará tu buena disposición para facilitar la circulación de otros conductores. Además, circular más despacio hará que aumenten tus reflejos y, por tanto, tu velocidad de reacción ante cualquier imprevisto.

3. Ahorras dinero. Debería ser obvio para todos los conductores, pero acelerar como loco gasta mucha gasolina, y frenar inmediatamente después desgasta los frenos innecesariamente. La diferencia en gasolina y gastos de mantenimiento puede ser pequeña en un sólo día, pero acumulada a lo largo los meses no es nada despreciable. Lo mires por donde lo mires, cuanto más rápido conduzcas más dinero te costará.

4. Contaminas menos. Es una consecuencia directa de la anterior. Si quemas menos gasolina, contaminas menos el ambiente. Por otro lado, un nivel de estrés alto hace mucho más probable que utilices el claxon. Así que reducir el estrés implica menos claxon y, por ende, menos contaminación acústica.

5. Educas a tus hijos. ¿Qué crees que aprenderán tus hijos si cada vez que te subes al coche te comportas como un energúmeno? Los niños aprenden por mímica, así que deberías cuidar la forma en que te comportes al volante.

6. Llegas al mismo tiempo. Lo he comprobado muchísimas veces: alguien me adelanta desesperado porque (según él o ella) voy demasiado despacio, y 15 minutos después lo veo justo delante de mi, o un par de coches más adelante. Al final, después de haber gastado más gasolina, más pastillas de freno y más adrenalina, apenas ha avanzado 20 metros más que yo.

¿Qué otras ventajas se te ocurren para conducir despacio? Compártelas en un comentario.

Foto por Michal Zacharzewski

6 comentarios

  1. Pues yo no tengo automovil y ni siquiera condusco, pero creo que la razon por la que mucha gente quiere protagonizar un combate Senna-Prost es la falta de observacion.

    Me refiero a que no se ponen a pensar que el arrancon y los revases funcionan en Formula 1 porque NO HAY SEMAFOROS.

    En automovil el trafico esta controlado por el semaforo, seria mas eficiente salir 5 minutos antes de tu casa que tratar de jugar el Gran Premio de Monaco antes de entrar a trabajar.

  2. No lo habia visto como un problema psicologico. Si es posible que no tengan forma de observar su comportamiento.

  3. Que articulo más bueno… No suelo correr, pero a veces sin darme cuenta me dejo llevar por las prisas como dices para sólo adelantar 20 metros, así que lo tendré en cuenta la próxima vez que me posea el energúmeno que todos tenemos dentro ;)

  4. Correr definitivament es angustiarse y para mi es abusar de los demas pues se convierte en una enfermedad que atropella a la gente que anda correctamente.

  5. @Hluot:

    ¿Sabes? Yo no estoy tan seguro que sea falta de observación. Hoy escuchaba en la radio a un psicólogo que hablaba precisamente del comportamiento de muchos individuos a la hora de comer y de conducir. Según él, la mayor parte de las veces se trata de un trastorno psicológico, es decir, las personas no se dan cuenta de que tienen un problema. Para el que tiene el problema su actitud es totalmente normal, y si les preguntas te dirán que no es cierto, que ellos no son así.

    No sé si salir 5 minutos antes sería la solución para la horda de pilotos de Fórmula 1 frustrados, pero lo que sí sé seguro es que es un buen remedio para reducir el estrés diario antes de llegar el trabajo.

Deja un comentario