3 claves de la productividad que me enseñó la escalada

3 claves de la productividad que me enseñó la escalada

Como algunos de vosotros sabéis, desde hace un tiempo practico de manera activa la escalada deportiva. Además de permitirme desconectar de la vorágine del día a día, la escalada es un deporte apasionante, muy técnico, que proporciona una condición física como pocos deportes –dicen que después de la natación es probablemente el deporte más completo. Y eso no por hablar del trabajo mental con tus propios miedos y la vuelta a la naturaleza –tú y la roca a solas, batalla tras batalla.

Escalar me ha permitido conocerme mejor a mi mismo, y descubrir algunas estrategias que son extrapolables a mi vida cotidiana. Y por supuesto, como el “productivo” que llevo en mi interior no puede evitar establecer asociaciones con todo lo que le rodea, también he descubierto su aplicación al mundo de la productividad personal.

A continuación os comparto 3 lecciones que la escalada me enseñó para mejorar mi productividad, y que creo merece la pena tener en cuenta.

1. La técnica es necesaria

Muchos neófitos escaladores que van al rocódromo por primera vez, ven cómo los veteranos se mueven con gracilidad sobre la pared, casi como si caminaran sobre terreno plano, y sienten ganas de “treparse” inmediatamente. ¡Se ve tan fácil! Pero, ¡ay! Conseguir que los movimientos se vean tan fluidos y sencillos… bueno, no es tan sencillo. La fuerza bruta no funciona, es necesario aprender un montón de pequeños trucos.

La productividad personal, a ojos del que se acerca por primera vez, parece que no es más que unas cuántas ideas de sentido común que cualquiera puede aplicar inmediatamente con solo proponérselo. Por desgracias, la productividad personal se ve sencilla, pero requiere de mucho estudio y saber cómo desarrollar hábitos duraderos de manera eficiente. Si no fuera así, todo el mundo sería altamente productivo y conseguiría sus metas fácilmente.

Para muestra, un botón: entender que para tener el control debes procesar tus bandejas de entrada hasta dejarlas vacías, es fácil. Conseguirlo de manera consisitente, un día sí y otro también, ya no tanto. Y procesar de manera que el resultado sea siempre completo, significativo y útil, es aún más difícil.

2. Los resultados no son inmediatos

Es humano: ves a los escaladores curtidos con sus cuerpos delgados y musculosos, sin un gramo de grasa, “reptando” por techos imposibles, ¡y tú también quieres! :-) Así que empiezas a ir al rocódromo un día por semana. Luego vas dos. A cabo de unas semanas sales también los fines de semana a la roca… Pero después de 3 meses durante los que pierdes peso rápidamente y ganas bastante condición física, de repente te estancas. Subir de grado –dificultad de las vías que puedes escalar–, se hace ahora mucho más complicado. Conseguir ascender por las paredes difíciles se torna una meta casi imposible.

Muchas personas se inician en la productividad personal haciendo listas. Cuando nunca has aplicado técnicas de organización, ese simple gesto supone una mejora radical y casi inmediata. En unos pocos días consiguen tal sensación de relax y control que piensan que ya está todo hecho. El problema viene cuando comprueban que se han convertido en máquinas de hacer, pero no consiguen avanzar en las cosas que realmente les importa.

Dominar los estadios superiores de la productividad personal –perspectiva– no es sencillo y requiere de mucha práctica. Los avances al principio se antojan enormes, pero enseguida se produce un estancamiento si no seguimos más allá. Conseguir resultados que merezcan la pena supone trabajar con control y perspectiva al mismo tiempo, y eso requiere muchas horas de vuelo.

3. Hay que comprometerse

Escalar no es como ir al gimnasio. Una buena sesión en el rocódromo fácilmente se lleva 3 horas. Para salir el fin de semana a la roca debes levantarte temprano y desplazarte unos cuántos kilómetros, si es que quieres aprovechar el día y no quieres que todas las vías de la zona estén ya ocupadas cuando llegues. Y eso por no hablar de llevar una dieta estricta, que te permita no romper el delicado equilibrio entre músculo y peso, necesario para poder levantarte de las regletas más pequeñas.

Aunque muchos piensan que la productividad es un conjunto de hábitos de sentido común, desarrollarlos y, todavía más importante, mantenerlos no es sencillo. Son muchos pequeños detalles de los que tenemos que estar pendiente todo el tiempo: estar preparado en cualquier posible escenario de recopilación, conocer las claves del procesamiento diligente para que no se acumulen o se retrasen cosas importantes, decidir la siguiente acción a ejecutar con un mínimo de criterio, hacer las revisiones del sistema cada semana para asegurarnos de que vamos por buen camino…

Como con cualquier otra actividad complicada, el compromiso –el verdadero compromiso– es el único que nos puede ayudar a no abandonar, seguir insistiendo y terminar dominando los hábitos que nos convertirán en expertos.

Y tú, ¿qué cosas te ha enseñado tu deporte favorito? Comparte tu experiencia en un comentario.

Artículo original escrito por Jero Sánchez. Sígueme en Twitter.

Foto por Alex Indigo (via Flickr)

22 comentarios

  1. Me parece que has mostrado algo que generalmente no queda expuesto cuando se habla de productividad: que es difícil lograrla. Digo porque, como notás en el 2do punto, después de cambiar un par de cosas todo parece mejor, pero de lo que se trata es de cambiar para siempre, a través de un largo, duro y exigente proceso, que es posible que sea coronado (si tenemos en claro la perspectiva) con una mejor calidad de vida. Saludos Jero, y a todos los lectores del blog.

    • @Eugenio:

      Gracias por tu comentario. Como dices, a veces perdemos de vista la realidad, y es que ser productivo requiere de tiempo y dedicación, como casi todo lo que vale la pena conseguir en la vida :-)

  2. Seré breve.

    1. Este post es la muestra de uno de los secretos de la vida: tomar conciencia de toda experiencia y extrapolarlo a otros campos. Me gusta :)

    2. Desde mi punto de vista, teniendo en cuenta que nuestro medio es la tierra, puntualizo: la escalada es más completa que la natación. In my opinion ;-)

    Un abrazo Jero!

  3. Practico baloncesto desde hace 24 años, y si algo he aprendido es que la constancia y el sacrificio es el único camino para llegar aser bueno en algo. Hace algún tiempo que sigo este blog y desde entonces intento aprender todo lo que puedo sobre productividad. Pero sino haces día adía y estas lo suficientemente motivado creo que es imposible ser productivo.
    Es un reto. Gracias a ti ,Alberto pena y al Sr David Allen tengo la motivación que me daba cada día el Basket para seguir mejorando . Gracias

    • @Luis José:

      Desde luego, no se nos debe de olvidar. Una de las cosas más importantes de la productividad personal, entendida en su sentido amplio, es que te ayuda a identificar y realizar las cosas que más disfrutas. De esa forma, puedes disfrutar cada día con lo que haces. ¡Muy buen punto! :-)

  4. Excelente artículo!

    Hace un tiempo que soy un silencioso lector de este blog y estas notas son realmente muy motivadoras.

    Me quedo con el 2º punto, ser paciente y nunca dejar de trabajar para lograr los objetivos. En la sociedad en la que vivimos, se hace demasiado enfásis en el éxito instántaneo, pero es solo una ilusión. Solo el trabajo y la dedicación (más el talento y una pizca de suerte) nos pueden llevar hacia nuestras metas.

    Saludos!

    • @Germán:

      Gracias por salir del anonimato para comentar –me encanta leer ideas frescas ;-)

      Completamente de acuerdo: con trabajo, dedicación, talento –que podemos desarrollar–, y una pizca de suerte –que podemos generar–, es posible cumplir todas nuestras metas ;-)

  5. Te ha salido un artículo excelente Jero que voy a retwitear y a guardar en Evernote. La verdad es que coincido contigo al 1000%. Yo estoy en el estadio máquina de hacer pero un tanto descabezada. Creo que el ultimo libro de Allen trabaja un poco más el tema de los horizontes aunque no va a haber libro que nos ayude demasiado en esto, debemos interiorizar la productividad y sentirla, por cursi que suene. Buscar nuestro camino, como en todo.

    • @Rubén:

      De antemano mil gracias por el entusiasmo y por compartirlo :-=

      La GTD es bastante sencillo, mucho más de lo que muchos están dispuestos a reconocer. El problema no es el método, sino si nosotros estamos dispuestos a hacer lo que tenemos que hacer, o como dices, interiorizar y sentir la productividad.

  6. ¡¡Buuuaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!
    ¡¡Buuuaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!
    ¡¡Buuuaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!

    ¡¡Quiero volver a escalar!!

    Tal vez este año no lo logre porque ya tengo comprometidas un monton de cosas, pero el proximo año empiezo de nuevo.

    Yo combinaba la escalada con el campismo y entre otras cosas aprendí que subir montañas no es cuestión de piernas, es cuestión de pulmones. Igual que la productividad; no es cuestión de lo que se vé, es cuestión de lo que no se vé.

    Tambien aprendí que es mejor saber como salir adelante con una navaja, una brujula, una cuerda y cerillos que llevar montones de cosas para cada necesidad; a final de cuentas cada cosa pesa y tu la cargas. Igual que la productividad, si tienes demaciadas aplicaciones una para cada necesidad, terminas cargando cosas de más y solo te complicas la vida.

    • @Hluot:

      Me alegra saber que hay más escaladores entre mis lectores :-)

      Como dices, la productividad no es cuestión de software, ni herramientas, ni listas –lo que se ve–, sino de nuestra actitud y compromiso –lo que no se ve. Y si existe verdadero compromiso, generalmente basta con unas pocas y muy simples herramientas para ser productivos.

  7. Saludos Jero, muy bueno tu artículo de productividad asociado a la escalada. Vengo prácticando la esclada indoor desde hace un año y concuerdo con tus puntos. No es de la noche a la mañana, es un proceso que hay que aprender a disfrutar así como la efectividad y productividad!

  8. Felicitaciones Jero, es realmente gratifcante encontrar este tipo de ayuda tan desinteresada, Te estory siguiendo desde hace algunos meses y estoy empeñado en implementar este sistema de productividad he logrado ciertos avances pero aún no he conseguido que el sistema me funcione a plenitud, lo cual a momentos me ha desconsertardo, en todo caso debo seguir persistiendo para lograrlo y artículos como éste nos permiten entender cosas vitales que nos motivan, mil gracias Jero y te animo a que continues con tu blog que es realmente PRODUCTIVO.

Deja un comentario