VI Jornadas OPTIMA LAB: knowmads en acción

Como cada año por estas fechas, los pasados días 23, 24 y 25 de junio tuvieron lugar unas nuevas Jornadas de Innovación OPTIMA LAB. El lugar, el Palacio de los Infantes, las magníficas instalaciones que tiene Euroforum en El Escorial, y que a estas alturas ya se ha convertido casi en nuestra segunda casa. En esta ocasión se trataba de la edición que solemos celebrar justo antes de la llegada del verano y, como cada año, además de «cerrar cajas» que necesitábamos cerrar en el MundoReal®, el objetivo principal era preparar el trabajo de red a realizar durante el periodo estival.

Como ya saben nuestros clientes, durante el verano dejamos de hacer «delivery», y alguno de los nodos también dejamos de publicar en los blogs. Pero lejos de significar un parón de nuestras actividades, para nosotros el verano significa seguir trabajando disfrutando de lo que hacemos y avanzando. Aprovechamos el periodo estival para enfocarnos 100% en estudiar, seguir adquiriendo competencias y desarrollar productos y servicios innovadores que podamos ofrecer a nuestros clientes durante los próximos meses.

Continuar leyendo

Por qué es malo planificar, para dummies

PupitresSi lees habitualmente blogs de efectividad personal, seguro te has encontrado alguna vez con el consejo de planificar tus tareas el día anterior, conocida por muchos como la técnica de las TMIs —acrónimo de Tareas Más Importantes. La idea es elegir cada día, antes de terminar la jornada, dos o tres tareas que consideras clave para tu trabajo, con el objetivo de que al día siguiente sean esas tareas las que hagas en primer lugar, antes que cualquier otra cosa. De ese modo, puedes ponerte a trabajar directamente, sin «perder» tiempo. Es como empezar cada día a tiro hecho.

En muchas ocasiones he dicho que soy enemigo de las TMI, principalmente porque no es la solución óptima para el problema que quieren resolver. Tengo que reconocer que marcharte a casa todos los días habiendo decidido por dónde vas a empezar el día siguiente, produce cierto subidón y sensación de control. El problema es que es una sensación de control falsa, porque en el trabajo del conocimiento, las catorce horas —más o menos— que transcurren desde que terminas una jornada y empiezas la siguiente, es una auténtica eternidad.

Continuar leyendo

#CoreGTD: ¿Cuántas listas son necesarias?

ContainersUna de las críticas más recurrentes que recibe la metodología Getting Things Done® (GTD) es que resulta demasiado compleja en un entorno laboral y personal de por sí ya es suficientemente complejo. Y en particular, la cantidad de listas que son necesarias para poder organizar lo que aclaras cuando procesas tus bandejas de entrada.

Tan importante como desarrollar los cinco hábitos básicos de la productividad personal es entender la diferencia entre lo simple y lo simplista. Que algo resulte más o menos complejo de lo que a uno le gustaría no es relevante desde el punto de vista de la efectividad. Cada problema a resolver tiene una solución óptima. Y en el caso que nos ocupa, la solución que propone GTD para la mejora de la productividad personal es, hasta ahora, la más universal, simple y eficiente posible. Cualquier solución alternativa, con menos listas, dejará de ser simple y se convertirá en una solución simplista y, por tanto, inefectiva.

Continuar leyendo

Efectividad personal para niños

Niña en la nieveHoy me acerco a un tema complicado, que me ha interesado siempre, pero que, personalmente, siempre he considerado tierras movedizas. No tengo hijos, ni he tenido oportunidad de influir significativamente —todavía— en la formación de ningún niño, por lo que me he estado resistiendo a hablar del tema durante muchísimo tiempo. Sinceramente, no me consideraba con la suficiente autoridad moral para hablar de ello. Pero hace unos días leía un interesantísimo post de Raúl Hernández en la que compartía su experiencia intentando enseñar a sus hijos algo de GTD, la metodología de productividad personal de David Allen, lo que me hizo reflexionar y me dio el coraje suficiente para escribir sobre el asunto.

Básicamente, en este primer post la conclusión final de Raúl es que resulta muy complicado enseñarle GTD a un niño. De hecho, reconoce haber obtenido escaso éxito, al menos hasta ahora —espero que eso signifique que habrá más intentos, y que compartirá sus avances en su blog. Tanto es así que Amalio Rey, que también participó en el debate, cree que a esa edad no es momento para tanto orden, y que no hace falta un GTD para niños.

Continuar leyendo